Imagen del último choque entre murcianos y catalanes
Imagen del último choque entre murcianos y catalanes - LNFS

Fútbol salaElPozo Murcia-Barcelona, la final que pondrá fin a una sequía de títulos

El que triunfe en La Fonteta levantará después de varios años un título importante. Los técnicos, optimistas, avisan de que será un partido "sin especulaciones, sin miedo a ganar"

ValenciaActualizado:

ElPozo Murcia y Barcelona Lassa tienen hoy la oportunidad de poner fin a una larga sequía de títulos importantes. Uno de los dos, el que salga vencedor de la final de la XXX Copa de España de fútbol sala, volverá a inscribir su nombre en uno de los tres torneos grandes de este deporte (Liga, Copa de España y Copa de Europa) después de varios años de travesía por el desierto y títulos menores.

Si bien en este torneo los pronósticos hay que hacerlos con cierta reserva por la capacidad de sorpresa que tiene, en esta edición aniversario han sido ellos, dos de los tres clubes más poderosos del panorama nacional, los que han llegado al partido decisivo por el título. Y lo han hecho de forma más o menos brillante.

ElPozo, que disputa su primera Copa de España con el argentino Diego Giustozzi en el banquillo después de la era Duda, se ha mostrado muy solvente en sus dos partidos anteriores. Ahora practica quizás un juego menos vistoso que con el técnico brasileño, pero su nuevo entrenador le ha dado una solidez defensiva notable y una eficacia demoledora en ataque. Así, en cuartos dejó a cero al Levante y en semifinales solo encajó un gol de Movistar Inter cuando los madrileños jugaron de cinco. Y mientras, en ataque, los Pito, Fernando, Darío o Álex, causaron estragos en las porterías rivales a la más mínima ocasión. Si a ello le añadimos que el capitán Miguelín vuelve a ser un puñal, se puede decir que ElPozo llega en un momento óptimo a la final.

Pero no es el único. El Barça también se mostró muy superior a sus rivales anteriores a este choque, el Jaén Paraíso Interior y el Osasuna Magna, equipos nada fáciles de doblegar. Y lo hizo concediendo apenas un gol y dando la sensación de no haber forzado la máquina al cien por cien. Esperando con cierta comodidad a los fallos del contrario para mandarlo a la lona en cada descuido.

En las filas azulranas destacan por encima del resto tres jugadores que atraviesan un momento dulce en La Fuente de San Luis. El brasileño Ferrao, capaz de sacar petróleo de cada balón que recibe cerca de la portería rival, Sergio Lozano y Adolfo. Los dos últimos fueron el alma del equipo culé en el choque de semifinales.

Optimismo en ambos equipos

Sobre el partido, Giustozzi reconoció estar satisfecho por el camino recorrido por ElPozo, pero recordó que aún quedaba el paso más difícil: "A un técnico, cuando ve que el equipo hace lo que uno trabaja más allá del resultado es una satisfacción enorme. Nosotros vinimos a ganar este torneo, pero todavía falta un partido".

El argentino no quiso lanzar las campanas al vuelo pese a los dos buenos partidos del conjunto murciano: "Estamos en un proceso que está empezando, hace poco que estoy y estamos en los primeros pasos de hacer un equipo que se mantenga como un equipo ganador. Hay muchas cosas positivas pero no hay que volverse locos".

Teniendo en cuenta la sequía del club en los últimos años en los principales torneos, el técnico quiso evitar hablar de fracaso en caso de caer hoy en la final: "Siempre dándole prioridad a que seamos fieles a lo que trabajamos de lunes a sábado. Para mí el fracaso es cuando no eres fiel a una idea o no das todo lo que tienes en agradecimiento a un club, a un vestuario. Vamos a jugar como en semifinales y si ganamos lo festejaremos, y si jugamos como en semifinales y perdemos le daremos la mano al rival y seguiremos adelante".

Por su parte, Andreu Plaza, técnico del Barça destacó "el trabajo y la actitud defensiva" de los suyos ante dos equipos con mucho gol para plantarse en la final. Una final que pone a su alcance un título "que los dos necesitamos ganar, pero es verdad que quizás ellos tengan esa necesidad porque llevan tiempo intentando ser la alternativa a Inter, más que a nosotros que no estábamos para echar cohetes. Les han cogido las etapas victoriosas primero del Barça y luego de Inter. Nosotros, sin la presión de tener que ganar, sabemos quiénes somos y dónde tenemos que llegar y lo que se nos exige. Se nos exige competir, jugar el máximo de finales posibles, y si las perdemos compitiendo nadie nos va a decir nada. Otra cosa es que pasen dos o tres años y no se gane nada y el entrenador se tenga que ir".

"Creo que ElPozo, aún habiendo ganando a Inter, se ha esforzado menos que nosotros en la semifinal. Han estado intensos, pero solo el tiempo que han necesitado. Estarán más frescos que nosotros porque además han acabado antes su partido. Nosotros estamos tocados físicamente y tenemos que recuperar gente para poder ser competitivos", analizó el catalán sobre las semis.

Acerca del equipo que se encontrará mañana enfrente en la pista Plaza señaló que "será un Pozo enchufado, creyendo mucho en sus posibilidades, creyendo que esta es su Copa y teniendo la fe que tienen para ganar. Pero nosotros también estamos convencidos y deseosos de ganar y va a ser un partido bonito. En la final no va a haber especulaciones y no va a haber miedo a no ganar".