Henrik Stenson
Henrik Stenson - REUTERS

GolfHenrik Stenson: «Europa espera a Jon Rahm como agua de mayo»

El sueco, que viene de su año mágico (Open Británico, plata olímpica y Carrera a Dubái), siente que necesita ayuda en la Ryder Cup

Actualizado:

El golf europeo tiene en Henrik Stenson a uno de sus grandes líderes. El sueco, divertido y educado, transmite unos valores que son muy valorados en el mundo del deporte: es trabajador, constante, buen compañero y busca siempre la superación en todos los órdenes de la vida. A lo largo de su carrera ha vidido todo tipo de experiencias y al final ha llegado a lo más alto gracias a sus cualidades y a su mente, no tan fría como podría parecer por sus raíces escandinavas.

El de Gotemburgo, a sus cuarenta años, ha alcanzado su mejor momento tanto en madurez como en resultados. El año pasado logró su primer grande (el Open Británico en Royal Troon), la medalla de plata olímpica y se coronó por segunda vez como número uno europeo en la final de Dubái. Por eso ahora, cuando llega el primer puerto de montaña de 2017, el Masters de Augusta, está considerado como uno de los favoritos para vestir la chaqueta verde el próximo domingo.

¿En qué momento llega a Augusta?

Para ser franco, no lo sé muy bien. Físicamente me encuentro recuperado de la intoxicación que sufrí en el Mundial de México, pero me rompió totalmente el ritmo de preparación. Llegaba después de haber sido segundo en Dubái y había organizado mi calendario para llegar al National en plena forma. Espero que no se note mucho este parón y pueda rendir a tope.

¿Ahora que ya tiene un grande en su palmarés, afronta con la misma mentalidad el Masters?

La chaqueta verde siempre es un objetivo al comenzar la temporada y un motivo para afinar la puesta a punto en abril. Y no voy a negar que ahora que ya he destapado el tarro de los «majors» voy con menos ansiedad a los siguientes. De todas formas, siempre tengo un reto personal allí.

¿A qué achaca que nunca haya podido brillar en el National?

Creo que he sido muy conservador en el pasado, he tenido muchas tarjetas entre 70 y 73 golpes y quizá no me adapto muy bien al campo. Yo sé que si juego agresivo puedo hacer resultados bajos, pero muchas veces me encuentro entre palos y en Augusta tienes que ser muy preciso con el lugar en el que pones la bola, porque es muy difícil recuperar. Nunca he acabado mejor del puesto catorce y no quiero volver allí para quedar en esa posición. Necesito un cambio para poder optar a la chaqueta verde.

¿Qué es lo que debe modificar?

Varias cosas. Por un lado, la velocidad de los «greens» es un problema, porque no siempre podemos practicarla. Le dije a la gente de mi campo de Lake Nona que me los pusieran lo más rápidos posible para estos días, a ver si me adaptaba. Y luego, estoy intentando corregir las cosas que no me han funcionadon en el pasado. Al no haber un «rough» tan penalizante como en los otros sitios, igual puedo optar más por el «driver» y buscar segundos tiros más cortos, no sé... va a ser mi duodécima presencia seguida y son cosas que vas aprendiendo con los años. Es un grande en el que me gustaría darme opciones de triunfo.

Hace un par de meses, Sergio García le venció a lo grande en Dubái. ¿Cree que llega en forma al Masters?

En Emirates jugué con él en tres de las cuatro vueltas y lo hizo de maravilla. Estuvo muy sólido toda la semana, cogió la delantera desde el principio y ya no la soltó. Intenté apretarle todo lo que pude, pero no se dejó. Y eso que rebajé la distancia a solo dos gopes en el hoyo 14. Pero entonces sacó su magia y me cerró la puerta con un gran golpe que selló el torneo.

¿Y le ve con opciones esta semana?

Sergio lleva muchos años siendo una estrella del golf mundial. Ha estado cerca de ganar un «major» en varias ocasiones y por supuesto que tiene posibilidades. Lo único que tiene que hacer es no obsesionarse con ello.

¿Cuál es la mejor estrategia en los grandes, entonces?

Se trata más de colocarse en una buena situación y esperar a que llegue tu momento. Es lo que me pasó a mí. Hay que tener confianza en uno mismo y llegar bien colocado al domingo. Luego, una vez allí, solo hay que hacer una buena vuelta más. Puedo asegurar que eso funciona, porque yo lo he conseguido a los 40 años. Por eso García debe seguir dándose opciones; tiene cuatro años menos que yo y seguro que tendrá más oportunidades en el futuro.

Otro español que viene pegando fuerte es Rafa Cabrera. Usted convivió con él en la pasada Ryder Cup. ¿Le ve madera de campeón?

Por supuesto. Rafa lo hizo muy bien en la Ryder del año pasado y mostró un gran carácter. Venía de su mejor año como profesional y demostró que es un jugador muy sólido. También estoy convencido de que antes o después estará luchando por un gran torneo.

Sin embargo, el español que centra ahora todas las miradas es Jon Rahm. ¿Ha podido jugar ya con él?

Todavía no he tenido la oportunidad de hacerlo, pero sí que he ido viendo lo que está conseguiendo. Sergio también me ha comentado un montón de cosas buenas de él. Se trata de un chico que la pega muy largo y patea de maravilla. Va a tener un gran futuro.

¿Sabe que ha comentado que su objetivo es participar en la Ryder Cup?

Sí, y me alegra mucho. Necesitamos que vengan jugadores nuevos a ayudarnos. El equipo americano ha hecho su cambio generacional de mejor manera que el europeo y necesitamos gente con talento que nos permita recuperar el trofeo y mantenerlo en las ediciones venideras. En este sentido, Rahm puede ser un valor fundamental para ello. Le esperamos como agua de mayo, nos puede ayudar mucho.