Golf

El golf también busca los focos

Dubái acogerá la próxima semana el primer torneo profesional nocturno en una novedosa experiencia con las mejores jugadoras del Circuito Europeo

Miguel Ángel Barbero
Actualizado:

El deporte busca alcanzar una dimensión universal por su propia idiosincrasia. Cuantas más personas puedan practicar y disfrutar con una disciplina será mejor para todos. Sin embargo, hay veces que la realidad y la razón se opone a los deseos de los divulgadores, ya sea por cuestiones físicas, económicas o ambas a la vez.

Los deseos de promocionar una actividad determinada con carácter internacional puede chocar con problemas monetarios (hoy en día los grandes eventos son muy caros de llevar a cabo y requieren grandes inversiones) o geográficos (cuando se quieren realizar en zonas que no están preparadas para ello). No obstante, en los Emiratos Árabes hace tiempo que decidieron que ninguno de los dos aspectos iban a impedirles llevar a cabo sus sueños.

Los circos de la Fórmula 1 o del Mundial de Motociclismo hace una década que optaron por celebrar sus carreras por la noche para huir del calor extremo del desierto. Y la experiencia fue tan satisfactoria (en las dos ruedas han comprobado que se producen menos accidentes que durante el día) que este año el golf también ha copiado la iniciativa. La semana que viene se celebrará por primera vez un torneo profesional nocturno.

El negocio del golf hace décadas que está asentado en la zona del Golfo Pérsico, y año tras año van creciendo las competiciones en los meses invernales, donde las temperaturas son más benévolas con los deportistas. Sin embargo, durante gran parte del calendario los campos se quedan inutilizados por el calor. En este contexto comenzaron a iluminarlos para sacarles rendimiento durante la noche (los turistas pueden ir a jugar de una manera razonable como una alternativa más de ocio), pero siempre fuera de la dinámica profesional. La experiencia dubaití del 1 de mayo será la inaugural en cuanto a un torneo al máximo nivel, pues acogerá el Omega Moonlight Classic perteneciente al Circuito Europeo femenino.

A Silvia Bañón, que tomará parte en el torneo inaugural, le parece «una idea muy buena para los lugares donde hace mucho calor porque hay veces que durante el día es insoportable practicar y jugar y así se podrían aprovechar otras horas para que el golf esté más presente en más campos y en otras zonas del planeta». Ahora bien, se presenta la duda de si a la hora de salir al recorrido, el rendimiento de los golfistas va a ser el mismo y si podría existir algún problema para interpretar las reglas. En ese sentido, José María Zamora, director de torneos del Circuito Europeo masculino y árbitro internacional, no le ve ninguna pega. «Yo mismo he jugado allí a nivel amateur y la verdad es que están muy bien iluminados -reconoce-, casi con un 90 por ciento de visibilidad con respecto a un torneo diurno. El problema algunas veces es que si pegas la bola muy alta y sale por encima de los focos la pierdes; tienes que ser bastante bueno adivinando la línea que sigue porque la iluminación solo alcanza unos 40 metros de altura. Pero la luz no es un inconveniente para que no se pueda celebrar un torneo».

El problema de las sombras

Otra aspecto a considerar es que la luz artificial cambia mucho la percepción de la lectura de las caídas y las sombras pueden ser un incoveniente, como señala Noemí Jiménez, que no sabe lo que se va a encontrar la semana que viene en el Emirates Golf Club. «Creo que hay muchas maneras de promocionar el golf femenino y esta puede que sea una de ellas, pero espero que no se convierta en una costumbre; se me va a hacer raro jugar de noche».

Sin embargo, será más una cuestión de habituarse que de técnica, pues, según prosigue el árbitro: «Las pequeñas molestias que se puedan sufrir son similares a las que también se tienen con sol, como cuando tienes la sombra en la línea de putt y te molesta. Yo no le veo absolutamente ningún inconveniente desde el punto de vista de las reglas». Comparte su opinión la alicantina Bañón, ya que muchas veces se ven más afectadas por el propio cansancio que por la visión, como cuando los torneos se retrasan por inclemencias meteorológicas. «Se nos hace un poco de noche. Al final consigues ver sin problemas con más concentración, así que con tantos focos va a estar muy bien».

Una vez más, el golf europeo vuelve a tomar la iniciativa en cuanto a la promoción del golf se refiere. Mientras que en Estados Unidos están anclados en la comodidad y no buscan cambios, a este lado del charco se intenta acelerar el ritmo de juego y nuevas iniciativas. «También ayudará el que el torneo sea Pro-Am y lo puedan vivir también los amateurs», indica la malagueña Jiménez, mientras que su paisano Zamora está deseando que la idea salga bien «para poder hacer algo similar con los hombres».