José María García durante su intervención en la presentación de «Hoy sí me puedo levantar»
Deportes

El impactante testimonio de José María García

El comunicador participa en la presentación de «Hoy sí me puedo levantar», libro de Roberto Arrocha, periodista de ABC

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Roberto Arrocha ha reunido este jueves a un grupo de supervivientes que se han decidido a ser ejemplo de concienciación sobre las adversidades. Y un altavoz tremendo para crear conciencia sobre la importancia de vivir, de dar la esperanza de que se puede salir y de ofrecer una mano a los que están en esa situación. Sobre todo los niños, para quienes va la recaudación y los derechos de autor del libro «Hoy sí me puedo levantar», escrito a través de conversaciones entre el periodista de ABC Sevilla y diferentes personalidades de la cultura, el periodismo y el deporte.

«Una de las mejores cosas que he hecho en mi vida es apoyar la creación de la clínica Cemtro. Además, una de mis grandes pasiones ha sido siempre el fútbol sala. No entiendo cómo los equipos de Primera no tienen todos un equipo de fútbol sala», comenzó a narrar su historia José María García. «Durante un torneo, salí a correr, porque siempre me ha gustado mucho hacer deporte. Y comencé a sentir frío. Después de los diez o doce kilómetros seguía sintiendo frío. Ganamos aquel partido y después... Me encontraron un bulto. El médico me dijo: podemos ganar este partido. Pasé 46 sesiones de quimio y 80 de radio. Como buen masoca, tengo guardada esa máscara», contó el periodista deportivo en su intervención en la presentación.

«Mi hijo me decía que no dijera la palabra cáncer. Pero es que hay que decirla. Hay que ponerla a la vista. Soy católico, creyente. Lo mismo que yo lo padecía Paquito Fernández Ochoa. Él no lo puede contar. Los que tenemos el privilegio de ser supervivientes tenemos la obligación de predicar con nuestro ejemplo. No se acaba el mundo. Hay que luchar y llevar la cabeza hacia el optimismo incluso sabiendo que te puedes quedar en el camino. Podéis contar conmigo», concluyó.

También Mayra Gómez Kemp explicó y, sobre todo, agradeció el apoyo a este libro, para desterrar miedos. «Cuando me dijeron que tenía cáncer de lengua pregunté ¿"pero eso existe"? Me quitó el modo en que me ganaba la vida. Yo podía luchar, pero ¿un niño? ¿cómo le explicas a un niño que no va a poder crecer? Yo sabía que era valiente ante la vida y descubrí que también era valiente ante la muerte. Tenemos que hacer lo posible por darles esa energía a esos niños. Y gracias a estos futbolistas jóvenes, que pudiendo estar donde quisieran, están aquí para estar a su lado».

De otra adversidad habló José Ángel de la Casa. «De una enfermedad de la que no te mueres, pero que te va debilitando. Que es un maratón. Una carrera contra el tiempo. El párkinson. Me la diagnosticaron en 2004, aunque en un partido de Copa de Europa entre el Real Madrid y la Roma, en 2002, cuando al hacer una entradilla mi mano derecha se movía de forma involuntaria. Me cambié el micrófono de mano y comencé a readaptarme. Nunca he pretendido ocultar mi enfermedad. Es imposible. Pero al ser tan llamativa temía que la gente estuviera más pendiente de los temblores que de lo que yo decía. Es una enfermedad que te delata. Y en 2007 dejé la profesión definitivamente. Como con el cáncer, tienes que ser valiente por ti y por los que te rodean».

Roberto Arrocha
Roberto Arrocha

Al acto de presentación, que ha tenido lugar en la Casa del Lector del Matadero de Madrid, también han asistido el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y la modelo Sandra Ibarra. «Siempre he tenido ídolos. Primero del balonmano. Luego del fútbol. Y cuando iba con los jugadores del Sevilla al hospital infantil siempre salía mal. Ahora sigo teniendo ídolos. Pero se han convertido en héroes: los niños que luchan cada día contra la enfermedad», explicó el autor de la obra, que dona todos los derechos de autoría a Andex, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía.

Roberto Arrocha es doctor en Comunicación por la Universidad de Sevilla, licenciado en Periodismo y diplomado en la Escuela de Formación del Profesorado por la Universidad de La Laguna, Tenerife.