Mireia Belmonte, en el podio
Mireia Belmonte, en el podio - REUTERS

Natación | Mundiales de BudapestMireia Belmonte, subcampeona del mundo en 1.500

La nadadora española se cuelga su primera medalla en estos Mundiales de Budapest

Actualizado:

Mireia Belmonte, la mejor de las mortales. La española logró la medalla de plata en la prueba de 1.500 metros y regresa al podio mundialista después de su ausencia en Kazán 2015 por una lesión. Así, la nadadora se despeja de un principio dubitativo en el Mundial de Budapest en el que no se sintió cómoda en las pruebas de 200 y 400 libres, fuera de las medallas en ambas. Pero Mireia Belmonte se resarce como sabe: con garra, y podio. Una plata luchada en una carrera estratégica y meditada en la que solo Katie Ledecky pudo con ella. Un impulso a su ánimo para esta semana y para lo que vendrá, pues la prueba de 1.500 será olímpica en Tokio 2020.

Es su primer metal en estos Mundiales y en esta prueba de 1.500 metros. Porque sí tiene récords, pero de piscina corta. Esta vez dio el estirón con mucha clase y una paciencia tremenda para atrapar una plata con récord de España (15'50.89). Olvidada la pequeña decepción de los primeros días, se lanzó con ritmo y aguante en los primeros metros para atacar en los últimos 500 a una Simona Quadarella que no aguantó.

Katie Ledecky ganó el oro, con suficiencia, con 20 años y 19 segundos de distancia con sus perseguidoras. En apenas un par de largos, ya sacaba casi tres segundos y la cámara siguió su estela haciendo desaparecer a las demás. Tan sobrada Ledecky como siempre, que solo sabe lo que es nadar en oro en un Mundial. Y ya son 12 metales de ese color. Con 20 años.

Pero en la carrera de las mortales estuvo la lucha. Concentrada en la primera parte de la prueba porque Belmonte, Kapas, Quadarella y Hou defendieron con uñas y dientes su posición. La española pasó tercera en el primer viraje, pero Kapas y Quadarella se mantuvieron en las posiciones de podio hasta los 900 metros. Allí, el cambio de ritmo de la italiana hizo la primera criba, y Hou y Kapas se quedaron en el intento. La nadadora de 18 años quería coger metros porque es más de mitad de prueba que de final, consciente de que al sprint no aguanta.

Pero Mireia Belmonte no bajó el ritmo y continuó pegada a ella por la calle cinco sin soltarla. La estudió hasta que encontró en ella misma la chispa que necesitaba para dar el arreón final, con 1.200 metros, la española ya voló hasta la plata porque acabó sacando una distancia de casi tres segundos para asegurar la medalla. La primera de Belmonte en este Mundial, con una gran marca (15.50.89) buenísimas sensaciones para lo que viene: 200 mariposa, 800 libres y 400 estilos. Donde ella ya es medallista olímpica. Esta plata todavía no lo es, pero ya hay referencias para Tokio 2020.