Jon Rahm trata de ajustar su juego de pegador en un campo tan técnico como Valderrama
Jon Rahm trata de ajustar su juego de pegador en un campo tan técnico como Valderrama - RCG VALDERRAMA
GOLF - Estrella Damm Andalucía Masters

Jon Rahm, al asalto del feudo de Sergio García

Valderrama recupera su máximo nivel con un duelo entre los españoles más victoriosos del momento

MIGUEL ÁNGEL BARBERO
SAN ROQUE (Cádiz). ENVIADO ESPECIALActualizado:

Después de unos años de vacas flacas, parece que la alegría está volviendo al golf español. En los últimos tres años no solo acompañan los resultados (el Masters de Sergio García ha sido un revulsivo) sino que la figura de Jon Rahm ha ayudado a generar nuevas aficiones; por si fuera poco, la sombra de la crisis parece disiparse y ya vuelve a haber patrocinadores que apuesten por asociar su nombre a los torneos profesionales.

En este trienio se ha pasado de no organizarse apenas pruebas internacionales (el Open de España de 2017 no se celebró por falta de fondos) a tener compromisos lucrativos con dos empresas privadas que garantizan sendas pruebas de alto nivel para los próximos cinco años. Cronológicamente se anunció primero el compromiso del Abierto Nacional con los promotores del Madrid Masters de tenis (que se celebrará en octubre) y después el de Estrella Damm con el Andalucía Masters. Es especialmente significativa la apuesta de la cervecera por este evento que mañana comienza en Valderrama porque su intención es ir subiendo paulatinamente los premios (la bolsa actual de tres millones de euros ascenderá a siete) para ser incluidos en la categoría de un Rolex Series, un coto reservado a los siete mejores torneos europeos.

Asía las cosas, el jardín de Sotogrande ha recuperado el glamour de antaño, cuando los mejores jugadores del circuito se peleaban con ser unos de los sesenta elegidos que disputaban el Volvo Masters, una prueba que hace una década ya repartía cuatro millones en premios. Ahora se han incorporado nuevos nombres al plantel, pero hay dos que destacan por encima de todos: Sergio García y Jon Rahm. El primero, evidentemente, es el gran favorito. Juega en casa (le hicieron socio de honor hace dos años) y sus resultados en este campo son impresionantes: de las catorce veces que ha jugado aquí ha acabado trece entre los diez primeros, con las tres últimas ediciones ganadas de manera consecutiva.

Jon Rahm, sin embargo, pese a no haber superado el corte en su única participación (2017), está arriba en todas las apuestas. Viene de firmar un tercer puesto en el Open de Estados Unidos y tiene este campo entre ceja y ceja desde que era pequeño. "En 2007 asistí aquí a mi primer torneo de golf como aficionado y diez años después pude jugarlo como profesional -comentó- por lo que es un lugar muy especial para mi. Aunque no se adapta en absoluto a mi juego, es una alegría que sigan existiendo recorridos así". Efectivamente, es un campo corto y plagado de árboles que tiene enorme personalidad y que hay que conocer mucho. "En mi caso es mi campo preferido, porque cuando vengo me encuentro más relajado que nunca y sé los golpes que tengo que pegar en cada momento", declaró García, que es el enemigo a batir aquí cada temporada, sea cual sea su estado de forma. "Es lo bonito que tiene el golf, que cada campo es diferente y cada jugador lo interpreta de una manera", apostilló.

Aunque hay veintidós españoles en liza, el público ya ha tomado partido por estos dos y el duelo está servido. El castellonense no quiere llevarlo hasta ese extremo, aunque reconoce que "es buenísimo que haya cada vez más españoles en el circuito y que se amplíe el número de victorias. Cualquiera de los que estamos aquí tiene posibilidades y no sería justo centrarlo en un duelo entre solo dos". El vasco, por su parte, no rehúye la pelea cara a cara. "Evidentemente, para ganar a Sergio en Valderrama hay que jugar muy bien, pero yo siempre que salgo al campo es para vencer. Así que estoy cambiando mi estrategia y en lugar de jugar agresivo como hace dos años voy a pensarme más los golpes y a utilizar mucho más los hierros".