John Rahm y Danny Willett se verán de nuevvo las caras el domingo en Wentworth
John Rahm y Danny Willett se verán de nuevvo las caras el domingo en Wentworth - AFP
GOLF

Rahm y Willett se juegan el trono de Wentworth

El dúo de líderes parte con tres golpes de ventaja sobre un trío de perseguidores en el BMW Championship

Miguel Ángel Barbero
Enviado especial a Londres (Inglaterra)Actualizado:

En Inglaterra, el país de la monarquía por antonomasia, se ha preparado una auténtica lucha de tronos dominical en Wentworth. El mítico club londinense va a vivir un mano a mano espectacular entre el rey de las Rolex Series, Jon Rahm, y el ganador del Masters de Augusta, Danny Willett. Ambos están empatados en cabeza del BMW PGA Championship (-15) y sus más directos perseguidores (Chris Bezuidenhout, Justin Rose y Shub Sharma) se encuentran a tres de distancia.

Los dos líderes comenzaron la tercera jornada empatados y, aunque a lo largo del día el español fue quien llevó la inicitiva y llegó a ir con dos de renta en el marcador, un mal final de vuelta le volvió a igualar con el británico. Por eso se mostraba un tanto resignado al terminar, a pesar mantener de su confianza de cara a los últimos 18 hoyos. «Estoy jugando muy bien, llevo toda la semana sin fallar un golpe y ha dado la casualidad de que justo he ido a pinchar hoy en el 17 y el 18 -comentó-. Menos mal que he podido salvar un par buenísimo en el último porque por nada en el mundo quería terminar con dos bogeys en esos dos pares cinco».

Las condiciones climáticas han venido siendo ideales durante toda la semana, mas para el domingo la previsión es totalmente distinta. De ahí que el vasco abra el abanico de favoritos a hombres que están situados en la lejanía, como Rafa Cabrera (-10), que con una tarjeta de 67 golpes acabó sexto y se dio opciones de luchar por la victoria. «Estoy muy contento, porque después de estar cuatro semanas sin competir por el nacimiento de mi hija veo que no se me ha olvidado jugar al golf», bromeó el canario. De hecho, pasó la primera vuelta con 30 golpes y su resultado pudo haber sido de escándalo de no haber tropezado también en los agujeros postreros. Rahm es consciente de ello y por eso no le descarta para la victoria, pues «en condiciones duras se pueden producir vuelcos importantes en la clasificación y no es imposible que venga alguien desde lejos y nos sorprenda a los de arriba».

Sea como fuere, el vizcaíno es optimista y apuesta por sí mismo sin ambages. «Ya he estado en esta situación anteriormente y sé lo que tengo que hacer para ganar, igual que lo que me puede hacer perder -señaló-. He aprendido de mis errores pasados y solo espero que sigan saliéndome las cosas bien para ganar en este campo que tanto significa para mí. Aquí han ganado grandes figuras del golf mundial y sería un honor poder añadir mi nombre al de ellos». Además de eso, seguiría haciendo historia en la Rolex Series con un cuarto entorchado, más que ningún otro golfista.