Rahm y Molinari, tras el triunfo europeo
Rahm y Molinari, tras el triunfo europeo - EFE

Ryder CupEuropa vibra como nunca con una victoria mágica

Jon Rahm y Sergio García ganaron sus partidos contra Tiger Woods y Ricky Fowler en la jornada decisiva

Actualizado:

La Ryder Cup de París fue un éxito completo para el golf europeo. En un Golf National en excelente condición, los mejores jugadores de ambos lados del Atlántico desplegaron un gran juego durante la semana y al final el triunfo fue para el bando local, gracias a una última jornada inolvidable. Hubo emoción, tensión e incertidumbre hasta que se comprobó que el trofeo regresaba de nuevo a la vitrina azul.

A pesar de la ventaja con la que arrancaban los anfitriones (10-6) y del resultado final (17,5-10,5), tampoco hay que pensar que la jornada fue un paseo militar para los de Thomas Bjorn. Los norteamericanos salieron espoleados, sabedores de que estaban forzados a ganar ocho de los doce puntos en juego, y no dieron tregua a sus rivales. Es cierto que las pizarras empezaron a teñirse pronto de azul, pero a medida que fueron pasando los hoyos y sus pesos pesados hicieron presión le pusieron el miedo el cuerpo a los europeos.

Jon Rahm, que había dominado a Tiger Woods por dos arriba, se vio empatado; Rory McIlroy perdió su ventaja con Justin Thomas, al igual que Ian Poulter ante Dustin Johnson; Justin Rose y, sobre todo, Tommy Fleetwood, se dejaron llevar contra Toni Finau y Webb Simpson… los nervios del público se empezaron a sentir en el ambiente hasta que llegó el medio punto punto de Paul Casey que calmó un poco las cosas. A partir de ahí Rahm volvió a tomar la delantera, Poulter tiró de casta y el primer tanto completo llegó desde el lugar más inesperado, cuando Thobjorn Olesen se merendó a Jordan Spieth a falta de cuatro hoyos.

A partir de ahí ya se desató la locura. Rahm y Poulter llevaron el marcador a 13,5-9.5 y sólo faltaba un punto para asegurar la victoria. Lo podían haber conseguido tanto Sergio García como Francesco Molinari, que llevaban encarrilados sus duelos ante Rickie Fowler y Phil Mickelson, pero finalmente fue el italiano el que se llevó la gloria por cuestión de minutos. El zurdo tiró la bola al agua en el hoyo 16 y concedió el partido para que el milanés se convirtiera en el héroe de si bando: selló el 14’5 necesario y, además, logró un histórico pleno de victorias en su casillero.

A continuación Sergio selló su triunfo en el 17, con lo que también entraba en los libros de records como el hombre más anotador de la Ryder (25,5 puntos) y disfrutaba esta victoria como ninguna otra, en un año especialmente duro para él. Los triunfos posteriores de Stenson y Noren sobre Bubba Watson y DeChambeau dejaron el resultado final en 17,5-10-5.

Hay que hacer mención especial a la actuación de los españoles en la jornada, pues Rahm, el más joven, tuvo su bautismo en el torneo con un triunfo ante Tiger Woods (que le confirma como una de las grandes figuras del futuro) y García, el más veterano, se mostró como todo un baluarte europeo tanto dentro como fuera del campo. Los dos ledicaron el título a Celia Barquín.