Tomás Olías: “Ni en los entrenamientos me salió un gol como el que le metí a Monchi”

Por  14:55 h.

Ha cambiado la defensa a los delanteros más peligrosos de Primera por los cafés más conocidos de Marbella. Dueño de una cafetería en la ciudad costasoleña, el que fue defensa del Betis se aparta en esta entrevista de los tópicos futbolísticos y se centra en su nueva vida.

-¿No habrá visitado su cafetería Juan Antonio Roca o Julián Muñoz?

-No, no, qué va… (Se ríe). Pero sí que ha venido Maite Zaldívar.

-¿La conoce?

-No… Bueno, todo el mundo la conoce en España, ¿no?.-Vaya la que se ha liado en Marbella.-Es una ciudad maravillosa, pero con el follón…, con todos los mangantes que ha habido en el Ayuntamiento, el que sale perjudicado de verdad es el pueblo. Yo vivo en Marbella porque me gusta, es la ciudad donde nació mi mujer, y bueno, aquí estoy haciendo mi vida. -¿A qué se dedica ahora?

-Tengo una cafetería, de una franquicia, que se llama Primer Express. Me lo llevan dos encargados, aunque yo voy a diario para ver cómo va todo, me encargo de los proveedores. La monté porque cuando estaba en Las Palmas siempre iba a tomar cafés a un sitio así y le pregunté al dueño. Ahí empezó todo. Más adelante le dije al que lleva la franquicia que si encontraba un local en Marbella me llamara. Y lo hizo. El año que estaba en Levante me llamó, que había un local en un centro comercial y que si me interesaba.

-¿Y qué tal?

Bien, bien. Cuando llevas toda la vida haciendo una misma cosa, como fue mi caso con el fútbol, te puede llegar un vacío muy grande al dejar de hacer lo que sabes. Tengo compañeros a los que les ha costado mucho cambiar. Para mí es muy importante estar mentalmente activo para pasar todo ese tiempo que ahora tengo libre. Como jugador debes tener la cabeza muy bien amueblada para lograr un colchón económico que te permita subsistir al retirarte.

-¿Y el fútbol?-Yo cuando me fui, me fui. El año que dejé el fútbol tenía 35 años y apenas había jugado con el Levante. Te llegas a plantear si merece la pena seguir dando vueltas, además de que no tenía ninguna cosa… sólo equipos de Segunda B. Yo ya tenía claro que no iba a ser entrenador, hay que tener vocación y yo no la tengo. Al principio estás encantado, pero conforme pasan los años te queman bastante los viajes. Son detallitos en la vida de un profesional que van mermando la ilusión por seguir. -¿Algún hijo que siga sus pasos?

-Tengo dos, un niño y una niña; él tiene nueve años y le da más al tenis.

-No está mal tampoco…-Lo que pasa es que en el tenis o eres de los 100 mejores del mundo o nada; en el fútbol, hasta los que juegan en Segunda B pueden vivir del deporte.-¿Qué preferiría, un Rafa Nadal o un Alfonso Pérez Muñoz?-A un Alfonso, eso seguro, además, mejor así, que fuera delantero...-A los defensas es más fácil criticarlos…

-La fotito en el periódico siempre se la lleva el delantero. (Se ríe). Pero no, no, yo estoy encantado de haber sido defensa.

-Claro, usted marcó un gol que hubiera firmado el mismo Alfonso.¿El que le hice a Monchi? Sin lugar a dudas ese gol marcó mi carrera deportiva. Cuando voy a Sevilla los aficionados del Betis me lo siguen recordando.

-¿Marcó un gol parecido en otros equipos?

-Pues no, que yo recuerde no…-¿Y en algún entrenamiento?-No, no, cogí el balón y salió todo perfecto; recuerdo que a Monchi lo estaban tapando varios futbolistas, le pegué bien y fue a la escuadra.-¿Fue esa su mayor alegría?-¿La mayor alegría? Hay varios momentos, el ascenso con el Betis, también con Las Palmas, el día que pasamos a las semifinales de la Copa del Rey en Vigo, con gol de Alexis. Ese día fue maravilloso.-¿Se acuerda del día que llegó al Betis?-Me llevó Sergio Kresic, vino con nosotros Chirri, un central que también estaba en el Marbella. Kresic ha sido mi padre deportivo, él tuvo la mala fortuna de no acabar la temporada y yo estuve seis años. Luego me volvió a llamar para que me fuera con él a Las Palmas.-¿Qué habría sido de no ser futbolista?

-No sé, hubiera seguido estudiando.

-¿Hasta dónde estudió?-Hasta selectividad.

¿Y no empezó ninguna carrera?

-Cuando firmé en el Málaga iba a empezar a estudiar turismo, pero me hicieron una prueba de inglés y no la pasé.

-¿Y qué tal el inglés ahora?

-Peor, seguro.

¿Cuál fue el jugador que más le impresionó en el Betis?

-Alfonso, sí, Alfonso Pérez Muñoz, por su ambición.

¿Guarda contacto con alguno de sus ex compañeros?

-Con Jaime Quesada hablo bastante, con Ureña y Vidakovic también, cada uno va haciendo su vida y vas hablando menos. Te vas olvidando.-Pues nosotros no nos olvidamos de usted.

-Muchas gracias.

{moscomment}

Redacción

Redacción