Haro, Catalán, Serra y Gordillo han arropado a los cien socios béticos más antiguos (Foto: Manu Gómez)
Haro, Catalán, Serra y Gordillo han arropado a los cien socios béticos más antiguos (Foto: Manu Gómez)

“Abuelo, te llama el Betis”

Los empleados del club se vuelcan en esta iniciativa para atender a los socios verdiblancos mayores de 70 años

Por  5:57 h.

Suena el teléfono. Aunque es muy cercano, no se reconoce la llamada. Ha estado toda la vida ahí. La voz es cariñosa. Pregunta por el mayor de la casa. No se puede ni imaginar que al otro lado está quien tantas alegrías y desvelos le ha hecho pasar en sus más de 70 años. «Abuelo, te llama el Betis». Muchos lo toman con incredulidad pero poco a poco confirman que será un momento que jamás olvidarán. Un paréntesis de felicidad en este tiempo tan complicado, sobre todo para los que más necesitan compañía y cariño, los que no pueden ver a sus hijos y nietos, los que están en sus casas echando de menos su rutina habitual. El Betis ha descolgado el teléfono y ha roto las distancias con sus mayores. Puede llamar un empleado de taquillas, un consejero o el utillero de un equipo de cantera. Todos son el Betis. Los que marcan el número y los que contestan al otro lado.
Los primeros que recibieron la llamada de la esperanza del Betis fueron los 236 socios que han superado los 75 años de edad. Viendo el éxito de la iniciativa, el especial enlace con los empleados y la buena repercusión en los aludidos, el club amplió hasta los 70 años, es decir, un total de 2.100 abonados. La gestión de quién debía llamar se organizó a través de un voluntariado entre los empleados del club y la respuesta fue masiva. Así lo explica Rafael Muela Pastor, gerente de la Fundación Real Betis: «La idea surge de varios compañeros del club que estaban inquietos, queriendo hacer algo. Había ganas de echar una mano y queríamos canalizar esa energía. Nos queríamos seguir enfocando en los más mayores del club. Nos pareció fácil llamar por teléfono para transmitir el cariño y dar un abrazo en verdiblanco. Y así nos podíamos acercar a los béticos que en esta situación estaban más en riesgo, que tienen mayor vulnerabilidad o soledad. La iniciativa es para cuidarlos. Sabemos que en este momento una llamada de su equipo puede tener un impacto emocional mayor. Por eso lo hemos llamado El Betis más cerca. Los tenemos muy presentes y de ahí el lema ‘de abuelos a nietos, una pasión llamada Betis’ (la recordada frase de Manuel Ramírez Fernández de Córdoba que luce en el Benito Villamarín). Queremos que nos conozcan a los empleados del Betis y que sepan qué estamos haciendo, también por ellos. Es un pequeño gesto que nos puede hacer a todos más felices».

 
Cada trabajador del club que llama a un abonado en esta iniciativa se encuentra con una historia diferente pero siempre es recibido con las puertas abiertas. «¿Cómo está usted?», preguntan con afecto. Unos narran cuál fue su primer recuerdo del Betis, otros hablan de su vida privada, sus nietos, su familia. Hay hasta esposas que se quejan de que en este confinamiento no paran de ver Betis TV. Otros echan de menos a personas queridas. Cada bético es un mundo pero siempre hay detrás una buena acogida y queda una alegría en cada casa donde sonó el teléfono.

 
Muela da más detalles de la idea. «En primer lugar nos encontramos una maravillosa respuesta de los empleados. A todos les gustó la idea y eso nos impulsó mucho para ponerla en marcha. Pensamos en llamar a los socios mayores de 75 años pero ya lo hemos ampliado a los mayores de 70 porque algunos compañeros ya han hecho todas sus llamadas durante el fin de semana y querían seguir. Hay emoción a todos los niveles. Los mayores se sorprenden, se alegran, se emocionan. Reciben una llamada de su club con todo el cariño del mundo. Se percibe mucha ilusión. Y quien hace la llamada también se emociona. Es un gesto pequeño que beneficia a todos. Las personas mayores te cuentan su vida, cómo sienten el Betis, en qué momento entró en sus casas. Se produce una conexión, una química especial», señala el responsable de la Fundación Real Betis, que en este tiempo de crisis del coronavirus también se ha destacado por donar material sanitario y ayudar a los niños desfavorecidos para que estén bien alimentados.

 
Seguimiento
La labor de las llamadas a los socios mayores muestra el cariño del club pero no queda en eso, se hace un acompañamiento en circunstancias más especiales o se da un aviso por si la necesidad es importante. «Hacemos también un seguimiento a los que nos transmiten que están más solos o tienen alguna dificultad», añade Muela, quien completa: «Si identificamos una situación más compleja tenemos mecanismos para recurrir a quienes en este estado de alarma pueden darles servicios, ya sea el Ayuntamiento, servicios sociales o el Virgen del Rocío».
Así, el Betis da un paso más en su fuerte vinculación con sus socios. Cuenta actualmente con 50.373 y todos están deseando volver a ver a su equipo en el Benito Villamarín. Mientras, los mayores observan cómo su club tiene esta tarea social de preocuparse por su estado en una situación tan compleja como la actual. Una llamada diferente y una muestra de solidaridad en tiempos difíciles.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
Muere Antonio Jiménez Casero, expresidente del Club Atletismo San Pablo e impulsor de carreras como la Nocturna y l… https://t.co/XrOvJVswgR - 6 horas ago