Inui se lamenta de una acción durante el Alavés-Betis (Foto: EFE)
Inui se lamenta de una acción durante el Alavés-Betis (Foto: EFE)

Alavés-Betis: Una mejoría palpable y también insuficiente (0-0)

El Betis, que fue de más a menos, se mostró bastante superior al Alavés, pero no estuvo acertado de cara a la portería contraria; destacó Canales

Por  10:26 h.

Insuficiente. Por el rival. Por las ocasiones. Y, por qué no, por la situación en LaLiga. Sí, esto acaba de empezar. Y sí, no parece que el Real Betis vaya a pasar apuros, pero al conjunto verdiblanco, después del salto deportivo y económico que ha dado, hay que exigirle más. Es lo que le ocurre a los clubes que van creciendo. Por eso nadie puede darse por satisfecho con el hecho de que el Betis lleve un punto en dos jornadas, sobre todo si miramos a los equipos que había enfrente. Ni Levante ni Alavés, a priori, van a ser de la liga de los de Heliópolis, quienes deben mirar hacia arriba desde el primer instante. De ahí que sepa a poco lo que ocurrió ayer por la tarde en Mendizorroza. Y eso que hubo una mejoría palpable en el cuadro de Quique Setién con respecto al debut liguero, pero no fue suficiente. El Betis, tras una gran primera parte, bajó el nivel en la segunda, aunque, aun así, generó ocasiones para llevarse los tres puntos. Ya las había tenido en el primer acto, pero nadie acertó. La polvorá estuvo mojada en Vitoria, a pesar de que sí es positivo que, a diferencia de lo ocurrido contra el Levante en el Benito Villamarín, los verdiblancos tuvieron verticalidad y llegada. Falta, por tanto, que el técnico siga tocando piezas hasta que dé con la tecla. Pero debe hacerlo ya, porque el calendario liguero que se le avecina a los de Heliópolis no es nada fácil (derbi, antes del parón; y Valencia, después del mismo), a lo que habrá que sumar el hecho de empezar en la Liga Europa. El nerviosismo no se debe apoderar de nadie, ni del club ni de la afición, pero sí que debe haber movimientos en la dirección deportiva y en el banquillo para comenzar a sumar de tres en tres. Faltan retoques en ambas parcelas.

Centrándonos en Mendizorroza, se vio a un Betis más reconocible, más parecido al de la temporada pasada. Con control atrás, presencia en el centro del campo, verticalidad en las tres cuartas partes del terreno de juego y llegada. Bastante. Por lo tanto, todo pintaba bien porque los verdiblancos eran superiores al Alavés en todas las facetas. Sólo chirriaba el hecho de que Francis volviera a ser de la partida, duda que todavía se hizo más evidente con el paso de los minutos. Porque, al canterano todavía se le ve verde para ser titular en un Betis que aspira a luchar por cosas importantes. Por lo demás, el único cambio con respecto al partido con el Levante fue la entrada de Inui por Boudebouz. Y funcionó. No tanto por lo que aportó el japonés, quien estuvo bien, sino porque Canales capitaneó el juego heliopolitano con mucha clase y profundidad. El cántabro llevó la batuta del equipo y ayudó a que el resto de sus compañeros encontraran espacios. Y ocasiones. Pero no llegó el gol. El juego bético se volcó por la izquierda, donde Junior entró una y otra vez, aunque es cierto que eligiendo siempre mal en la última acción. Guardado y William Carvalho se entendieron bien en la medular. Todo hacía presagiar que el 0-1 llegaría en cualquier momento, pero el marcador no se movió a pesar de las acciones de Francis, Guardado e Inui durante la primera mitad.

Eso sí, no había preocupación. Si el Betis seguía en la misma línea durante el segundo acto la victoria iba a terminar llegando. El problema fue que el paso por los vestuarios le sentó muy mal al cuadro de Quique Setién. El Alavés dio un paso al frente e incomodó a los verdiblancos en la salida del balón. Ya no estuvieron tan finos William Carvalho ni Guardado -sobre todo el primero-. Tampoco Inui tuvo protagonismo. El único que mantuvo el nivel fue Canales, pero fue insuficiente para generar el peligro de la primera mitad. La banda derecha continuó sin existir con Francis como protagonista, mientras que Junior se prodigó menos por la izquierda. Aun así, y a pesar de que Pau López sí tuvo que emplearse a fondo en alguna que otra ocasión, el Betis pudo marcar. Ya no apabullaba al rival, pero siguió plantándose ante la meta de Pacheco, sobre todo tras mover el técnico cántabro el banquillo. Sanabria la tuvo nada más entrar al terreno de juego. Falló. Igual pasó con Tello, aunque éste se fabricó su jugada al instante de salir, demostrando que era posible crear peligro por la derecha. Y luego Loren, acostumbrado a ser un seguro de gol, falló también un mano a mano.

Quedaba la recta final del duelo, pero la dinámica no cambió y el equipo heliopolitano se marchó de Vitoria con la sensación de haber perdido dos puntos en vez de haber sumado uno, que le sirvió para estrenar su casillero. Ahora llega el derbi. Y antes, el cierre del mercado de fichajes. El Betis debe moverse. Le faltan dos laterales y desborde arriba.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Ya tengo (y casi terminado) 'Joaquín, la finta y el esprint', el libro que ha escrito @samuelsonsilva con la… https://t.co/beaKGauJoD - 4 horas ago