Arias salta por un balón durante el reciente partido del Atlético ante el Brujas (Foto: AFP).
Arias salta por un balón durante el reciente partido del Atlético ante el Brujas (Foto: AFP).

Los “conflictos” del Betis con el Atlético en el último mercado de fichajes

Jonny y Arias fueron objeto de deseo de ambos pero los laterales se decidieron por la oferta rojiblanca

Por  3:42 h.

El pasado mercado de verano sirvió para que el Betis se codeara con equipos que tienen un mayor potencial económico y deportivo por jugadores a los que apuntaba la dirección deportiva comandada por Lorenzo Serra Ferrer. Ahora se enfrenta al Atlético de Madrid, que fue uno de los rivales en la carrera por convencer a algunos futbolistas durante el zoco estival. Los rojiblancos, con más de 400 millones de euros de presupuesto, se adelantaron al Betis por hombres como Santiago Arias o Jonny. Desde Heliópolis, donde presentarán una previsión de alrededor de 130 millones para esta campaña, lamentaron estas intromisiones en gestiones que tenían avanzadas. Sí hubo acuerdo entre las partes para el traspaso de Antonio Adán, aún inédito esta temporada.

 
Lorenzo Serra Ferrer había alcanzado un principio de acuerdo con Jonny para que se incorporara al Betis. Era el lateral que pretendían tanto Quique Setién como el vicepresidente dada su polivalencia, juventud y experiencia. La situación del Celta no era fácil con el futbolista y el Betis aguardaba una resolución que debía favorecer a sus intereses pero el Atlético, tras descartar inicialmente al futbolista, acabó comprándolo por una cantidad superior y posteriormente lo cedió al Watford, dejando al Betis sin una de sus prioridades.

 
Tras esta operación que no pudo concretarse, el Betis se centró en otra más potente con la que ya tenía pasos adelantados y creyendo que el Atlético entonces no sería rival tras fichar a Jonny. Con Santiago Arias tenía Lorenzo Serra Ferrer las conversaciones muy avanzadas para incorporarlo como el lateral derecho potente que buscaban los verdiblancos durante mediados del mes de julio. Pero, el Atlético le ofreció una cantidad mayor tanto al jugador como al PSV Eindhoven y cerró la operación en once millones de euros una semana después de la de Jonny. En el Betis estaban convencidos de poder hacerlo por una cantidad inferior pero se vieron adelantados por el poderío económico del Atlético.

 
Después el Betis recondujo el debate sobre el lateral y finalmente no fichó a ninguno para centrarse en la opción final de Lo Celso y mantener la confianza en Junior, Barragán, Tello y Francis para sus alas, que están rindiendo adecuadamente.

 
Al principio del verano tampoco fue fácil la salida de Antonio Adán al Atlético. El Betis esperaba una oferta más generosa del club madrileño por su portero, que había pedido salir hacia el Atlético tras no ser renovado y conocer la competencia de Pau López. Finalmente el acuerdo se cerró en un millón fijo más otro opcional por rendimiento. Otra operación en la que se encontraron ambos equipos fue en la de Gelson Martins, aunque el Betis salió pronto del interés por el extremo y se fijó en su ya excompañero en el Sporting de Portugal William Carvalho, dado que podía alcanzar un acuerdo con el club lisboeta y no tener que ejecutar la operación de la abrupta manera que hizo el Atlético, que negocia ahora con el Sporting por la denuncia del club luso.