Tello celebra con Joaquín y Sanabria su gol en el Betis-Dudelange. Foto: J. M. Serrano
Tello celebra con Joaquín y Sanabria su gol en el Betis-Dudelange. Foto: J. M. Serrano

Betis-Dudelange: Media hora efectiva para sellar el triunfo

Primera victoria del Betis en la fase de grupos en un partido que no se aclaró hasta el tanto de Sanabria y que rubricó Lo Celso con un gol de calidad

Por  9:41 h.

Ganó el Betis en el reencuentro del Benito Villamarín con la competición europea. Tres puntos con los que contaba todo el mundo en la previa, por aquello de la entidad del rival, pero que costó certificar más de lo previsto. El cuadro verdiblanco estrenó el casillero de triunfos en la fase de grupos de la Liga Europa superando a un Dudelange que vivió sin complejos durante una hora. El tanto con suspense anotado por Sanabria se convirtió en el punto de inflexión. Sirvió para que el cuadro luxemburgués bajara definitivamente los brazos dando paso al brillante cierre por parte de Lo Celso y Tello.

El Betis cumplió desde un punto de vista clasificatorio. Para hacer bueno de verdad el empate de la primera jornada en Atenas era necesario superar al Dudelange en Heliópolis. Y si era por varios goles de diferencia, mejor. El cuadro de Quique Setién consiguió el objetivo y ahora le saca tres puntos de ventaja al Olympiacos, que perdió en su visita al campo del Milan, próximo rival de los verdiblancos en la tercera y cuarta jornada.

No generó buenas sensaciones el fútbol del Betis durante los primeros 45 minutos. Faltó claridad a la hora de leer muchas jugadas. El Dudelange no pasó grandes apuros para dejar su portería a cero. Los verdiblancos volcaron buena parte del juego por la banda derecha. Por allí aparecía Barragán, activo a la hora de incorporarse pero poco efectivo cuando le tocó poner el balón en el área. En realidad fue un mal que afectó a la mayoría de los futbolistas verdiblancos. Pocos fueron capaces de sacar un centro en condiciones óptimas para que los compañeros pudieran inquietar al portero del Dudelange. Setién decidió darle un giro al sistema saliendo con Sergio León y Sanabria en la punta del ataque, pero ninguno de ellos se puso de gol en el primer tiempo. Apenas Guardado generó algo de temor desde la frontal del área. Primero, cazando un balón caído que remató con intención cerca del poste derecho. A continuación, con un lanzamiento de falta al que Frising respondió con eficacia.

Pero a la hora de repasar lo ocurrido a pocos se les escapaba que la parada de la primera parte había sido cosa de Joel Robles. No se había cumplido el minuto 2 cuando el Dudelange llevó el balón con soltura desde su área hasta la del Betis. Jordanov culminó la acción con un remate cruzado que obligó a estirarse al portero verdiblanco. Las previsiones veraniegas hablaban de un Pau López fijo en la titularidad y un Joel trabajando en la sombra, pero de momento hay reparto de minutos por parte del técnico y el titular en la tarde de ayer parece decidido a apuntarse al proyecto. Lo demostró con la intervención en el arranque de partido y también con una parada todavía mejor en el inicio de la segunda mitad despejando un cabezazo cercano de Turpel. La ocasión del Dudelange fue un paréntesis entre las ocasiones protagonizadas por Sergio León, que remató mal un buen centro de Sanabria, y un cabezazo de Javi García que atrapó sobre la línea Frising. El Betis había ganado en intensidad tras el tiempo de descanso. Joel apareció de nuevo en una llegada del Dudelange justo antes de que Sidnei saltara con potencia en el área rival. Su balón tomó el camino correcto, pero un defensa lo sacó en la línea. Sanabria, atento, cabeceó al larguero. La pelota cayó al césped. Suspense durante unos instantes hasta que el árbitro dijo que había sido gol.

Alivio en la grada y también entre los profesionales béticos. Con el marcador abierto llegó el momento de jugar con más soltura. Setién movió el banquillo y uno de los elegidos fue Lo Celso. El argentino selló una de las acciones del partido. Sanabria centró desde la izquierda al área y el centrocampista marcó después de acomodarse el balón con un gesto técnico de altísima calidad. Con el Milan remontando ante el Olympiacos, era el momento de aumentar el balance goleador particular. Tello, que puso ganas pero sin una gran capacidad para desbordar en el uno contra uno, demostró sus dotes de velocista en los instantes finales. Joaquín, otra de las caras nuevas en la segunda parte, le puso el balón por delante para que el extremo marcara por bajo. El acierto en el tramo final permitió al Betis celebrar su primer triunfo holgado de la temporada.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @Orgullo_Nervion: Quique Cárcel, director deportivo del Girona: «Ves al Sevilla de este año y ves a Pablo Machín» https://t.co/IM2QpH8iY… - 22 horas ago