Fabián Ruíz
Fabián Ruíz

Betis-Málaga (2-1): Fabián se encarga de sellar el pasaporte

En un partido que se complicó más de lo previsto, el Betis fue capaz de darle la vuelta al marcador y certificar su presencia en competición continental

Por  9:34 h.

Hecho. Tres jornadas antes de acabar el campeonato. Pasándolo mal en varias fases del encuentro. Con un marcador estrecho y nada claro hasta el tramo final. El Betis vuelve a Europa cinco años después. Ayer se aseguró la séptima plaza, aunque en estos momentos sigue siendo el más firme candidato a terminar en la quinta posición. En una noche que se nubló por momentos, apareció uno de los faros del actual Betis para solucionar la papeleta.

Faltaba poco más de un cuarto de hora y el empate tenía atenazado a jugadores y aficionados. Fue entonces cuando Fabián tomó la pelota en una de sus zonas predilectas. Conducción, regate con la derecha y golpeo con la izquierda. Gol. Recordando muchísimo al que agitó el arranque del último derbi jugado en Nervión. Alegría desbordada en los más de 53.000 aficionados que saltaron de sus asientos. Europa se convertía en una realidad un lustro después.
Un descenso. Un ascenso. Una décima posición y una decepción importante hace justo un año. Balance de lo ocurrido desde la última vez que el Betis compitió en Europa. Hace doce meses, Lorenzo Serra Ferrer regresó a Heliópolis. Días más tarde, Haro y Catalán anunciaron el nombre del nuevo técnico. Anoche, las lágrimas de Quique Setién dejaban bien a las claras el significado de lo conseguido después de una temporada en la que el rendimiento del equipo fue de menos a más. El Betis, que ha firmado unos meses de marzo y abril para enmarcar, se ha ganado a pulso su billete europeo. Con justicia. Ahora queda ver si es capaz de rematar la temporada evitando que nadie le quite el quinto puesto.

Atascado. Así inició el cuadro verdiblanco el encuentro. Sin encontrar una salida en condiciones para el balón. La circulación rápida se convirtió en un casi imposible. Los futbolistas estaban demasiado estáticos. Pocos eran los que se ofrecían. Además, la presión con la que salió el Málaga se convirtió en otro obstáculo. Pedro abría los brazos. No tenía claro lo de jugar en corto, de modo que los balonazos en largo hacia Sanabria se convirtieron en un argumento más que repetido. Así, los centrales malaguistas tenían la tarea algo más sencilla.

Menos tranquilos vivieron los defensas béticos. La movilidad de los dos atacantes del Málaga, en especial la de En-Nesyri, desconcertaron en muchas fases a Mandi, Amat y Junior. No eran pocos los que echaban en falta la presencia del sancionado Bartra. En un balón largo, Amat perdió la carrera con En-Nesyri y el marroquí definió con fuerza y colocación. Golpe de efecto, ya que justo un par de minutos antes Barragán se había incorporado con intención para llegar al área malaguista y rematar con fuerza. La mano de Roberto y el larguero evitaron el que podía haber sido primer gol bético. Por fortuna para los de Setién, la hemorragia se frenó de manera rápida. Un claro error de Rosales a escasos metros de su portero dejó el balón en los pies de Durmisi. El lateral, que regresaba después de mucho tiempo al once, no desaprovechó la ocasión y definió con la derecha para empatar. Respiro. Pero en contra de lo que se pensaba, la igualada no sirvió para que el Betis creciera en el juego. Al contrario. Seguía estando espeso y sin verticalidad. Por más que Joaquín y Durmisi trataran de asociarse por la izquierda. O que Fabián intentará filtrar pases. El Málaga, sin presión alguna, seguía a lo suyo. Llegando. Con peligro. Como en un remate de En-Nesyri. El final de la primera parte le venía mejor al Betis que a su rival.

Se demandaba algo que cambiara el paso de los verdiblancos. Javi García, fundamental en muchas de las tareas del equipo, tuvo que asumir en muchos momentos la distribución desde la parcela central del campo. Setién decidió meter a Loren para jugar con dos delanteros. También tiró de Guardado para sustituir a un cansado Joaquín. El partido se había roto. El Málaga ya no iba con tanta alegría al ataque. La posesión empezó a crecer en el cuadro bético aunque sin probar de verdad a Roberto. Tuvo que llegar Fabián para inventar una acción que quedará en la memoria de todo bético. Gol para hacer realidad el regreso a Europa. Estallido de alegría para liberar las tensiones acumuladas en años de sinsabores. Quedan tres partidos para redondear una temporada en la que al Betis se le ha puesto cara de ganador.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @Orgullo_Nervion: Benfica-Sevilla: último test antes de empezar a competir https://t.co/QCJ63XrdJb vía @Orgullo_Nervion @MontesdeOcaFran - 4 horas ago