Los jugadores del Betis escuchan una charla de los técnicos en un entrenamiento (Foto: Vanessa Gómez/ABC)
Los jugadores del Betis escuchan una charla de los técnicos en un entrenamiento (Foto: Vanessa Gómez/ABC)

Betis: serenidad en el día después

La plantilla trabaja en reforzar la parte positiva de la primera parte ante el Celta y en evitar la ansiedad; en el club respaldan la figura de Setién

Por  5:07 h.

Hay más ocupación que preocupación en el Betis. Rostros serios pero discursos que se agarran en los argumentos que ofrece el equipo. «No es el mejor momento pero no se puede decir que el grupo está caído, ni mucho menos», señalan desde el vestuario. La reflexión interna se centró en potenciar, una vez más, lo que sí hicieron los jugadores durante 60 minutos. Trabajo psicológico para esquivar la ansiedad y la frustración, palabras recurrentes a estas alturas en un equipo con tanta exigencia. El Betis vertical y ofensivo que quieren en la preparación de la ciudad deportiva sí apareció. Y de ahí pretenden sacar el fruto en las siguientes cosechas. La versión que exprime las cualidades de la plantilla. También se habló, claro, de la desconexión, de los nervios, de la falta de ayudas, de la locura desatada que afectó al dibujo… Como en la jugada final en la que, con todo el equipo arriba, Joaquín tuvo que defender un mano a mano con Iago Aspas ya con 3-3, con lo que le había costado al Betis volver a agarrarse al encuentro. Las caras eran serias en una sesión de más intensidad para los que no jugaron, entre los que había futbolistas que recibieron un toque de atención de Setién al no entrar en la convocatoria, sobre todo Inui y Boudebouz. En la planta noble, diálogo, contrariedad pero serenidad ante todo. El entrenador no tiene ultimátum, ni mucho menos. No van por ahí las cosas. Ya se vivió una situación parecida la pasada campaña y la unión en el club ayudó a superarla. Setién no se la juega ante el Milan ni ante el Barcelona si no hay descalabros históricos, desproporcionados. Es decir, su puesto no está en cuestión y sí se trata de fomentar la unión para salir todos del momento actual.

 
Se entiende que el calendario no ayuda ahora para hacer una valoración pero lo principal es que Setién mantiene el crédito que fue amasando durante toda la temporada pasada. No hay debate en ese sentido. Ya fue respaldado antes, incluso, de ir a Milán, cuando almorzó con Lorenzo Serra Ferrer, Ángel Haro y José Miguel López Catalán. Allí el análisis fue severo y los cambios se han ido viendo, aunque no se concreten del todo en una regularidad positiva. El triunfo en San Siro le dio oxígeno y el 2-0 ante el Celta parecía que iba a borrar de manera definitiva el ruido que se ha provocado a su alrededor. La remontada viguesa y el gol de Canales agitaron el escenario. Ahora el técnico se centra en ganarle de nuevo al Milan para dar un paso en la Liga Europa. En el club también tienen clara la circunstancia de que, aunque LaLiga es lo que da de comer, lo que se decide en estas fechas es el pase a la siguiente fase de la Liga Europa y a octavos de final de la Copa del Rey y en ambas competiciones el Betis está con ventaja para conseguir los objetivos que se ha propuesto.

 
Una de las tareas de Setién en este tiempo es recuperar cierta estabilidad anímica en el vestuario. Hay jugadores descontentos con su situación, algo muy habitual en todos los equipos, especialmente los que no logran buenos resultados, como es el caso. El cántabro considera que le ha dado tiempo suficiente a todos para demostrar sus virtudes pero obviamente tiene sus preferencias, como se puede comprobar en las alineaciones. Setién tiene previsto continuar con su sistema de rotaciones aprovechando la presencia en las tres competiciones pero ha dado entrada a dos elementos más como Robert y Kaptoum, que le restarán tiempo a algunos futbolistas que ya vienen jugando menos. Es una decisión ya tomada que tuvo su primera repercusión el domingo cuando ofreció la lista de convocados dejando fuera a Sergio León, Barragán, Inui y Boudebouz. Los dos primeros sí han estado alternando grada con titularidades en partidos concretos, sobre todo de Liga Europa o el de Copa, pero la situación del japonés y el franco-argelino sí llama más la atención tras haber dado escaso rendimiento en las últimas semanas. La entrada de Robert en los planes de Setién, más allá de lo que está demostrando en el filial el canterano, supone un toque de atención a estos futbolistas ya que es competencia directa.

 
De todas formas, más allá de estas circunstancias personales, en el vestuario del Betis se mantiene la serenidad, compartida por el cuerpo técnico. «El equipo hace muchas cosas bien. Somos optimistas, queremos atacar, queremos defender así mejor y ante el Celta pecamos de esas cosas pero preferimos que sea de esa manera que no de otra más cobarde. Vemos que hacemos muchas cosas y no estamos teniendo el fruto. Es por la eficacia. El fútbol depende de detalles, lo hemos hablado en el vestuario», señalaba Eder Sarabia, segundo entrenador, en Betis TV.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
@SergioMguezMart ¿Dónde pone 6+6? Yo veo 7+7+8. - 2 horas ago