Aspecto del Benito Villamarín en el Betis-Eibar (Foto: Juan Flores).
Aspecto del Benito Villamarín en el Betis-Eibar (Foto: Juan Flores).

Betis-Sevilla: camino del récord de asistencia de estos tiempos

El Benito Villamarín puede batir hoy la plusmarca histórica de asistencia a un derbi con todos los espectadores sentados y contabilizados por LaLiga

Por  14:00 h.

La construcción del Gol Sur del Benito Villamarín estaba pensada para estos partidos pero la buena temporada del Betis ha ampliado su eficacia. Desde la planta noble verdiblanca siempre señalaban el derbi, además de los duelos ante el Real Madrid y el Barcelona, como la cita que le daba sentido a una ampliación tan notable del aforo. Pasaba el coliseo verdiblanco de poder acoger a unos 52.000 espectadores a tener cabida desde el pasado verano para 60.720. Una cifra que le sitúa como el cuarto recinto de LaLiga tras el Camp Nou, Santiago Bernabéu y Wanda Metropolitano. En la campaña actual la mejor cifra de asistencia es la registrada en el Real Betis-Real Madrid, con 53.486 aficionados. Muy cerca estuvieron los duelos ante el Barcelona (53.426) y el Málaga (53.163). Hoy puede franquearse no sólo esta frontera, sino la que marca el derbi de la temporada 2015-16 en el mismo escenario con datos registrados por LaLiga y con todos los espectadores sentados: 51.720.

Hay que aclarar estas circunstancias porque tanto los clubes como las crónicas de otros años recogen asistencias mucho mayores, principalmente en el Ramón Sánchez-Pizjuán, donde se llegaron a registrar, el 26 de mayo de 1997, 71.114 espectadores, según se reflejó incluso en el marcador electrónico del estadio de Nervión. Aquella cifra estratosférica (hoy el Sánchez-Pizjuán cuenta con un aforo de 42.714) no estaba visada con los rígidos estándares que ahora contempla LaLiga ni con los medios digitales actuales, además de que los estadios mantenían muchas gradas de pie, con lo que la capacidad era mucho mayor. Desde que LaLiga, Federación Española de Fútbol y la UEFA obligaron a que los estadios tuvieran todas sus localidades con asientos la reducción del aforo fue evidente y en este contexto, el actual, las cifras que pueda ofrecer hoy el Betis con respecto a la afluencia a su recinto pueden ser las más elevadas de la historia de un partido de esta rivalidad basándose en un control más exhaustivo. En el encuentro de la primera vuelta, disputado en el Sánchez-Pizjuán, la cifra oficial recogió la presencia de 40.272 personas, la segunda marca de esta campaña en el coliseo nervionense, superando a los partidos de la Copa del Rey y los de la Liga de Campeones, menos el Sevilla-Bayern de Múnich, con 40.610 personas.
En pocos derbis se han quedado asientos vacíos. La máxima rivalidad ha atraído siempre a los aficionados sea cual sea la situación de su equipo preferido. En las circunstancias actuales, con los dos equipos más igualados después de varias campañas con amplias diferencias a favor del Sevilla, el Benito Villamarín va a registrar una afluencia de espectadores sin igual. En riesgo está el récord de este recinto, pues, logrado esta campaña primero ante el Barcelona y después superado por el Real Madrid y rozado por el Málaga. En todo caso, las entradas no estaban agotadas en la web oficial del Betis en la tarde de ayer, cuando restaban aún alrededor de 150 localidades prácticamente en todas las zonas del estadio.

Obviamente, el lleno está garantizado en la esquina de la grada visitante. El lugar habitual reservado en el Benito Villamarín para las aficiones rivales será ocupado por 570 seguidores que han recibido y abonado las localidades tras un sorteo realizado por el Sevilla entre los socios que han demandado su presencia en este duelo. Las medidas de seguridad no sólo para estos aficionados sino para todos los que van a asistir al campo son las habituales para partidos de alto riesgo, como son todos los derbis. Más de 900 efectivos se encargarán de ello: 400 funcionarios de Policía Nacional, con cuatro grupos operativos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), dos grupos operativos de la Unidad de Prevención (UPR), un grupo de Caballería, guías caninos, un helicóptero, cuatro indicativos Zeta y funcionarios de la Brigada Provincial de Información;además los grupos de la Policía Local, encargados de la vigilancia en los aledaños del estadio del tráfico, aparcamientos y veladores, entre otros; los 378 vigilantes de seguridad de los que dispone el Betis y los 55 que brinda el Sevilla;y se completa con las UVI móviles del 061 instaladas en los aledaños del estadio, Protección Civil y los integrantes de la Policía Adscrita encargadas de controlar la reventa de entradas. Para que el ambiente sea el idóneo y esté a la altura de un encuentro de estas características, dentro del estadio se han desarrollado dos iniciativas. Un tifo, que promete ser el mayor de la historia del Villamarín y para el cual la grada de animación de Gol Sur ha ido recaudando fondos durante los últimos días, y las banderitas con el escudo del Betis y en colores verde y blanco que repartirá el club en cada asiento del estadio para darle colorido a la salida de los equipos. El Betis ha solicitado, a su vez, a sus socios que adelanten la llegada al recinto heliopolitano para evitar colas. Un derbi que puede ser de récord con datos oficiales registrados y con todos los espectadores sentados. Un número que puede darle más valor al espectáculo local con repercusión mundial que es el derbi sevillano.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
Así se tira una falta. Templadita y gol. Messi. - 3 horas ago