Rubi hace un gesto desde la banda durante el Real Madrid-Real Betis (Foto: AFP).
Rubi hace un gesto desde la banda durante el Real Madrid-Real Betis (Foto: AFP).

El Betis – Sevilla, catapulta o sentencia para Rubi

El choque del domingo llega en una situación similar al recordado 3-5 de la noche de Reyes del 2018 con Setién

Por  4:30 h.

Rubi y el Real Betis han llegado con vida al derbi. El partido del que todo el mundo está pendiente en Heliópolis desde que los verdiblancos firmaran un buen empate ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu el pasado sábado. Quién podía pensar, tras las derrotas consecutivas ante la Real Sociedad y el Granada, que el técnico de Vilasar de Mar iba a aguantar en el puesto. El expreparador del Espanyol estaba hace dos semanas más fuera que dentro, pero el gol de Fekir ante el Celta a última hora en el choque disputado el pasado miércoles en el Benito Villamarín y el buen punto que el conjunto bético sumó el sábado ante el cuadro dirigido por Zidane han provocado que Rubi y su cuerpo técnico tengan la oportunidad de conocer por dentro cómo se entrena, se vive y se dirige un encuentro de máxima rivalidad ante el Sevilla.

El planteamiento de tres centrales con Bartra por delante, en el puesto de pivote, le salió bien al entrenador barcelonés ante el Madrid: el Betis no encajó gol por segunda vez en toda la temporada. Eso sí, pese a que tuvo ocasiones ante Courtois, le faltó dar algún susto más en la portería contraria y ser más agresivo en ataque. Pero dejar de nuevo la portería a cero ya es un primer paso, muy importante, para el equipo que más goles ha encajado en las doce primeras jornadas de la competición oficial española. Dicho plan inicial se le venía reclamando a Rubi desde hacía varias semanas y en un encuentro crucial para su futuro y para el del equipo decidió armar a su escuadra por el centro. En la noche de Chamartín, el Betis recibió ocasiones, sí, enfrente estaba un Real Madrid que se jugaba ser líder en solitario, pero entre el compromiso y la seriedad que demostró todo el conjunto en tareas defensivas y el buen hacer de Joel Robles bajo los palos, hicieron que el domingo la expedición regresara a la capital hispalense con un buen sabor de boca y con la mente puesta ya en el choque ante los de Julen Lopetegui.

Los trece puntos que suma el Betis en el casillero sigue siendo un pobre bagaje para un equipo construido para estar peleando por las posiciones europeas, pero después del cuatro de seis acumulado ante vigueses y madridistas, el derbi le llega al Betis y a Rubi con otra cara. Pero echando la mirada al pasado más reciente, el choque se disputará en una situación muy parecida a la que afrontó Quique Setién el recordado 3-5 en el Sánchez-Pizjuán de la noche de Reyes del año pasado. Es verdad que en la actualidad el derbi ante el Sevilla se disputa en noviembre y en aquella ocasión el choque entre los primeros equipos sevillanos se jugó a comienzos del mes de enero. Pero entonces el técnico santanderino también llegaba cuestionado. Quizás no tanto como ahora Rubi, pero también había dudas sobre su trabajo en los primeros meses que iniciaron el proyecto verdiblanco con el cántabro y Lorenzo Serra Ferrer al mando de las operaciones.

Fue precisamente entre los meses de noviembre y diciembre cuando Setién también vio tambalear su puesto en el Betis. A finales del undécimo mes del año, tras ganar en la ida disputada en el Ramón de Carranza por 1 a 2, el Betis cayó eliminado de la Copa del Rey ante el Cádiz después de encajar un sonrojante 3-5 en el Benito Villamarín. Después de la debacle en la competición copera, los verdiblancos tenían la oportunidad de resarcirse en la visita a Las Palmas, el anterior equipo del preparador cántabro, que navegaba en puesto de descenso a Segunda, algo que finalmente consumó al término de la temporada. En Gran Canaria, aún con el recuerdo de la eliminación contra el Cádiz, los verdiblancos completaron un mal partido que terminaron perdiendo por la mínima. Se instaló el estado de crisis. Pero una derrota con buena imagen ante el Atlético de Madrid (0-1) y una victoria ante el Málaga (0-2) permitieron que Setién aguantase en el cargo. Antes del parón navideño, los verdiblancos cayeron en Heliópolis frente al Athletic Club (0-2), por lo que el derbi del 6 de enero se planteaba como clave para el futuro del Betis y del entrenador. El histórico 3-5 fue el punto de inflexión claro para una segunda parte de la temporada en la que, después de una racha de ocho partidos sin perder, el Betis terminó firmando una sexta posición que lo clasificó para jugar en la UEFA Europa League. Ahora, el derbi será la catapulta o la sentencia definitiva para Rubi.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
RT @AFDLP: VÍDEO --> El ‘show’ de Joaquín jugando al tenis con Ferrero contra Bartra y Ferrer https://t.co/rdNCw2pIKA #Betis vía @JuanArbid - 15 horas ago