Ian Reina: 25 años del derbi que ganamos todos

Ian Reina y su madre recuerdan en ABC el partido entre Betis y Sevilla que unió a las dos aficiones para salvar la vida de un niño que hoy es un hombre

Por  5:43 h.
Hace 25 años se jugó un derbi inolvidable. El día en el que béticos y sevillistas, sevillistas y béticos ganaron por goleada. Venció la solidaridad. Y la vida de un niño de dos años que hoy es un hombre de 27 y responde al nombre de Ian Reina. “Todavía me felicita mucha gente cuando llega ese día. Mi familia y otras personas que se acuerdan. Y ahora con las redes sociales, más”, dice el protagonista de aquella noche en el Sánchez-Pizjuán mientras repasa en la Casa de ABC las fotos del archivo del periódico. “Ay, mi niño. Parece mentira el tiempo que ha pasado. Mira, aquí salían los jugadores con la pancarta: Ian, entre todos lo conseguiremos”, señala emocionada su madre, Ana María Apolo. El entonces pequeño tenía leucemia y necesitaba un urgente transplante de médula que debía realizarse en una clínica en Houston (Estados Unidos). Recaudar fondos para salvar la vida de Ian Reina fue el objetivo de todos. Fueron 62.400 personas al estadio. Y el derbi lo consiguió.
En su emocionante crónica en ABC de Sevilla, Francisco Pérez arrancaba así: “Cuando seas mayor, Ian, comprenderás a la vista de los vídeos y recortes de prensa que te mostrarán tus padres, lo que Sevilla, España entera, hizo un 11 de octubre de 1994. Porque la jornada que ayer viviste entre mordiscos al chupete y patadas al balón que te habían regalado, fue una impresionante muestra de solidaridad que se recordará muchos años. Te resultará difícil comprender cómo la llamada angustiada de tus padres encontró un eco tan hermoso. Decía tu progenitor antes del encuentro que tenía una deuda contraída de por vida con Sevilla, con España entera, por la respuesta popular al llamamiento que se hizo para que el transplante de médula que necesitas se pudiera realizar en Estados Unidos. Y sin embargo, es Sevilla la que está en deuda contigo. En deuda porque acercaste a dos dirigentes tan irreconciliables como Manuel Ruiz de Lopera y Luis Cuervas, unidos desinteresadamente en el proyecto común de allegar fondos para tu operación; en deuda, porque devolviste a muchas personas el sentido de la palabra solidaridad y el reencuentro con el amor; en deuda, sí, porque reavivaste la pasión por los derbis Sevilla-Betis; en deuda, en fin, porque demostraste que en un mundo insolidario y cruel la mirada de un niño mueve montañas”.
Ian Reina, en el regazo de su madre en el palco del Sánchez-Pizjuán antes del derbi entre el Sevilla y el Betis (Foto: ABC).

Ian Reina, en el regazo de su madre en el palco del Sánchez-Pizjuán antes del derbi entre el Sevilla y el Betis (Foto: ABC).

Emoción pura, que Ian Reina refresca. “Casi todas las personas con las que hablo del partido tienen un recuerdo grande, como algo imposible que sí sucedió juntando a la afición del Sevilla y la del Betis. ‘El primero que unió a las dos aficiones fue Ian Reina’, me dicen. Luego cuando pasó lo de Antonio Puerta y Miki Roqué también me han recordado”, señala el protagonista un cuarto de siglo después. “Siempre existirá la guasa pero ahora veo a las aficiones muy bien”, continúa.
Rafa Paz y Cañas, capitanes del Sevilla y del Betis, portan la pancarta en apoyo a Ian Reina antes del derbi de octubre de 1994 (Foto: ABC).

Rafa Paz y Cañas, capitanes del Sevilla y del Betis, portan la pancarta en apoyo a Ian Reina antes del derbi de octubre de 1994 (Foto: ABC).

Su madre relata cómo consiguieron poner en marcha la maquinaria de la solidaridad bética y sevillista: “Mi marido jugaba en Los Palacios, en Tercera, y a través de eso fue más fácil. Hicimos mucho trabajo previo con festivales, televisión, teatros, vender papeletas… Todo para recaudar dinero. Un día que estábamos en una asociación de vecinos se le preguntó a Gaspar Rosety si nos podía ayudar y dijo que ‘esto lo voy a arreglar yo’. Llamó a Cuervas y fue el primero que lo cogió y aceptó. Después Lopera dijo que sí. Se hizo en el campo del Sevilla porque Cuervas fue el primero que cogió el teléfono. Los días previos fueron fatal porque al niño no se le bajaba la fiebre de 41 y de lo que menos teníamos ganas era de un partido. Le pusimos la camiseta de España con los escudos del Betis y del Sevilla. No se encontraba bien. Estábamos esperanzados pero esperando a que todo terminara. Fue muy emocionante saltar al campo del Sevilla para hacernos las fotos con él. Todo el mundo se prestó. No era el día del Betis o el Sevilla, sino el día de Ian. Todos estaban allí por el niño. El fútbol era lo menos importante. Él empezó a llorar arriba y vino José María García preguntando qué le pasaba al niño, que estaba agobiado con las fotos y eso. Y abrió la puerta del palco y salimos con Ian en brazos y todo el estadio se puso a aplaudir y a cantar ‘Ian, te queremos’. Eso no lo voy a olvidar en la vida. Cada vez que voy a un campo lo recuerdo, lo tendré grabado para siempre. Todo el mundo estaba entregado. Cada uno quería que ganara su Betis o su Sevilla pero todos nos daban su cariño y apoyo”.
Ian Reina ve una fotografía suya con dos años antes del derbi entre el Sevilla y el Betis de 1994 (Foto: J. M. Serrano).

Ian Reina ve una fotografía suya con dos años antes del derbi entre el Sevilla y el Betis de 1994 (Foto: J. M. Serrano).

Después de aquello llegaron el exitoso transplante y los viajes a Houston durante varios años. El niño fue creciendo con salud. Y a los diez años los psicólogos le aconsejaron que resguardaran su privacidad para que Ian pudiera vivir sin ser recordado siempre por esa situación. Ahora ya es mayor de edad y, aunque el vídeo y las fotos es lo que le queda en su memoria, sabe que aquella unión sí representa a la afición de la ciudad de Sevilla. “Aquí en todas las familias hay al menos un sevillista o un bético. Y si no, tienes un conocido, amigo, compañero de trabajo… La guasa y eso siempre vienen bien pero de ahí a otro punto como peleas y eso, no. Eso ya no es de Sevilla o Betis, sino de fuera del fútbol. Eso es algo que no es normal. Por ejemplo, yo soy bético, socio del Betis, y siempre que puedo voy a los derbis porque es el partido que más me gusta de toda LaLiga. En Sevilla da igual el Madrid o el Barcelona, porque es el derbi. Yo tengo amigos sevillistas que son como si fueran primos, hermanos o familiares míos. Yo no siento rivalidad con el Sevilla por lo que he vivido. Quiero que gane el Betis siempre, seguro, pero me da igual el Sevilla. No soy como otros béticos que pueden querer que el Sevilla pierda siempre. Yo en los títulos del Sevilla he felicitado a mis amigos sevillistas de verdad”, señala Ian Reina.
José María García sujeta a Ian Reina en el antepalco del Sánchez-Pizjuán antes del derbi entre el Sevilla y el Betis de 1994 (Foto: ABC).

José María García sujeta a Ian Reina en el antepalco del Sánchez-Pizjuán antes del derbi entre el Sevilla y el Betis de 1994 (Foto: ABC).

Aquel partido lo ganó el Betis por 1-2 con doblete de Sabas y respuesta sevillista con el tanto de Monchu. Pero el resultado deportivo fue lo de menos. El económico dejó 31 millones de pesetas (186.000 euros) para sufragar el tratamiento y los viajes. “El día que te hacen falta ahí están. Como cuando Miki o Puerta. Nosotros fuimos allí. Al campo del Betis y al campo del Sevilla. Hay más gente buena que mala en el mundo pero hacen más ruido los malos. Con Ian me di cuenta de que había mucha gente buena, gente que no nos conocía de nada y llamaba a casa, no sé cómo. Todos nos preguntaban qué podían hacer para ayudar. Alejandro Sanz llamó a mi casa y si no se hubiera hecho el partido hubiéramos organizado un concierto con él y Miguel Bosé y más gente suya. Sabíamos que lo íbamos a conseguir”, señala Ana María.
Ian Reina, junto a su madre, Ana María, en la Casa de ABC repasando las fotos del derbi de 1994 (Foto: J. M. Serrano).

Ian Reina, junto a su madre, Ana María, en la Casa de ABC repasando las fotos del derbi de 1994 (Foto: J. M. Serrano).

Y mirando al partido de mañana Ian Reina afirmaba que “espero que gane el Betis. En los últimos años se está viendo más igualado. Antes veía al Sevilla un escalón por encima pero se ha emparejado la cosa. Creo que vamos a ganar por 2-1 pero será disputado”, pronostica. Y recuerda su especial relación con Joaquín con el que, cómo no, guarda anécdotas: “Yo me llevo bien con los jugadores de ahora pero sobre todo con Joaquín. Desde pequeño siempre que me lo he encontrado me ha dicho que era su sobrino y hasta llegué a ir a su boda. No es que me invitara pero estaba yo en El Puerto veraneando y me acerqué allí a ver a la gente. Los de seguridad me dijeron ‘este chaval no se puede quedar fuera ahora que viene su tío’. Y me hicieron entrar. Yo me quería poner detrás y no sabía de quién hablaban cuando decían algo sobre mi tío. Me senté con Cañas e incluso con Lopera, que después se fue más adelante. Yo estaba allí con los del Betis sin comerlo ni beberlo”.
Así contó ABC aquel derbi a favor de Ian Reina en 1994.

Así contó ABC aquel derbi a favor de Ian Reina en 1994.

ResponderReenviar
Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: Rubi da la lista de 18 jugadores para jugar ante el Espanyol con Mandi y Fekir como novedades https://t.co/P9E6kazrDx vía @AFDLP - 8 horas ago