Lorenzo Serra Ferrer posa para ABC en el palco del estadio Benito Villamarín (Foto: J. J. Úbeda)
Lorenzo Serra Ferrer posa para ABC en el palco del estadio Benito Villamarín (Foto: J. J. Úbeda)

Betis-Sevilla: Serra y Caparrós, a desnivelar la balanza personal

Una promesa que busca ir a más frente a la posibilidad ampliar registros desde el palco

Por  16:26 h.

Es de Sa Pobla y conoció el sentimiento bético algo tarde pero, desde entonces, es una institución para la afición verdiblanca. Hablamos de Lorenzo Serra Ferrer, nombre al cual se suelen vincular éxitos del Betis. Y así fue en la temporada pasada, cuando llegó para hacerse cargo de la parcela deportiva, pero esta vez desde los despachos y no desde el banquillo, donde se había encumbrado como ídolo bético. Se mostró ambicioso desde el principio, habló de crecer, de un Betis grande, de por qué no mirar hacia Europa… y del derbi. Si por algo se ha caracterizado siempre el mallorquín ha sido por su exigencia a la hora de hablar del eterno rival. Tal es así que hace un año hizo una promesa: «habrá derbi». La frase, que podría entenderse como irrelevante, tenía su explicación. En las últimas temporadas el Sevilla se había mostrado tan superior al Betis que el enfrentamiento entre ambos había perdido protagonismo. Serra quería recuperarlo. Y bien que lo hizo.

Porque el ya entonces vicepresidente deportivo terminó la campaña pasada con un balance que cualquier bético hubiera firmado: goleada (3-5) en el Ramón Sánchez-Pizjuán, empate (2-2) en el Benito Villamarín y el hecho de quedar por encima del eterno rival en la tabla clasificatoria. Pero ahora quiere más, después de un verano en el que ha vuelto a conseguir darle un salto de calidad importante a la plantilla verdiblanca. La fe en él va en aumento en la parroquia bética, algo que el de Sa Pobla quiere devolver con resultados. Y qué mejor que empezar por imponerse al Sevilla. Enfrente, y esta vez hasta en el palco, tendrá a Joaquín Caparrós, un viejo conocido con el que ahora le une una amistad después de haber sido los mayores ejemplos de enemigos irreconciliables. La balanza entre ambos está más que nivelada.

Como técnicos sólo se enfrentaron en una temporada, la 2004-2005, con una victoria para cada uno. Caparrós ganó 2-1 en el Sánchez-Pizjuán y Serra hizo lo propio, pero por 1-0, en el Villamarín. Y la temporada pasada, aunque fuera en áreas diferentes (el de Sa Pobla, como vicepresidente deportivo; el utrerano, como entrenador), sólo se vieron las caras en el derbi de la segunda vuelta, el cual acabó en 2-2. Es decir, el que consiga ganar mañana se pondrá por delante en este singular duelo que ya se ha convertido en un clásico de los enfrentamientos entre el Betis y el Sevilla.

Otro que es ídolo de los suyos, Joaquín Caparrós, vivirá este derbi de una forma especial. Acostumbrado a estar sobre el césped del Ramón Sánchez-Pizjuán y del Benito Villamarín, ahora le tocará seguir el duelo desde el palco, después de que a finales de mayo se le nombrara director de fútbol del Sevilla. Es decir, ya no será tan protagonista, no buscará la motivación de los suyos de una forma tan directa ni, en teoría, podrá crispar tanto a los aficionados rivales, pero lo que tiene claro el utrerano es que quiere ver ganar a su equipo y, de paso, sacar ventaja en los duelos personales con Lorenzo Serra Ferrer.

Su relación ha pasado por todo tipo de estados. Enemigos cuando eran entrenadores, jefe-empleado cuando el de Sa Pobla lo contrató como técnico para el Mallorca y ahora, con una relación cordial en la que cada uno busca el bien personal.

Y eso es lo que quiere Caparrós después de un verano diferente. Distinto. Complicado. Se ha estrenado como director de fútbol, lo que se ha entendido siempre como director deportivo, y ha notado la falta de experiencia. Han sido varias las piedras que se ha encontrado en el camino e, incluso, ha sido puesto en duda por un sector del sevillismo. Pero finalmente, y a falta de los resultados marquen el futuro de la entidad, el utrerano ha conformado una plantilla que debe darle al Sevilla para luchar por los objetivos marcados.

Y uno de ellos, por mucho que de puertas para afuera se diga lo contrario, es ganar el derbi. Vencer al eterno rival. Y, después de lo ocurrido en la temporada pasada, con más motivo. Los de Nervión llevaban más de una década centrados en otros aspectos más importantes como hacerse grandes en Europa. Mientras lo lograban, solían superar al Betis sin excesivos problemas. Todo cambió en la pasada campaña. La derrota, goleada incluida, en el Ramón Sánchez-Pizjuán hizo mucho daño y, aunque el empate en el Villamarín se vendió como una victoria porque servía para asegurarse la ronda previa de la Liga Europa, a Caparrós le quedó el resquemor de despedirse del banquillo sevillista con victoria. La busca ahora, aunque sea desde otra área. Ya no será él quien decida la alineación, pero sí tendrá mucho que ver porque la conformación de la plantilla ha sido cosa suya y de su equipo de trabajo.

El utrerano sólo cuenta con una derrota en su haber contra el Betis, precisamente ante Lorenzo Serra Ferrer en la temporada 2004-2005, pero no es que quiera que la cosa quede ahí, sino que busca ampliar el porcentaje de victorias que tiene cada vez que se ha enfrentado al conjunto verdiblanco. Se estrenó con victoria en el año 2000 en Segunda división al ganar 1-3 en Heliópolis, empatando luego en la segunda vuelta. Y ya en la máxima categoría, Caparrós ha conseguido dos victorias, cinco empates y la ya comentada derrota contra Serra Ferrer.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Dos cosas que, quizás, van a contracorriente pero que es de justicia decirlas. 1. Setién habrá sido cabezón en acc… https://t.co/D7YPlkx2g2 - 1 día ago