Los jugadores del Betis protestan a Sánchez Martínez la concesión del 2-2 en el Betis-Barcelona (Foto: Manuel Gómez).
Los jugadores del Betis protestan a Sánchez Martínez la concesión del 2-2 en el Betis-Barcelona (Foto: Manuel Gómez).

Betis: una cascada de castigos de Federación y LaLiga

Un partido para Fekir, multa por lanzamientos y propuestas de sanciones por cánticos

Por  3:09 h.

El Betis recibió ayer varias noticias negativas por parte de organismos de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga. Todos tienen como origen el Betis-Barcelona del domingo pasado, que se salda con la sanción de un partido a Fekir, que no estará ante el Leganés; una multa por los lanzamientos de objetos que recogió Sánchez Martínez en su acta; y la propuesta de castigo que el Director de Partido de LaLiga presenta a Competición y a Antiviolencia en su extenso informe sobre lo que sucedió con respecto a cánticos, incidencias de público y lanzamientos por parte del público.

 

Por partes, primero el Comité de Competición castigó a Fekir con un partido de suspensión por la expulsión sufrida ante el Barcelona por doble amonestación. El órgano federativo desestimó las alegaciones presentadas por el club verdiblanco y el delantero se perderá el Leganés-Betis. “Suspender por 1 partido a D. Nabil Fekir , en virtud del artículo/s 113 del Código Disciplinario y con una multa accesoria al club en cuantía de 350,00 € y de 600,00 € al infractor en aplicación del art. 52”, es el acuerdo al que llegó este organismo federativo, que no hizo caso a las alegaciones béticas porque considera que no existió “error manifiesto” en la redacción del acta. “El club afirma que no hubo derribo, y sí simulación por parte del jugador rival. Sin embargo, este Comité, tras analizar las alegaciones presentadas por club, y de visionar la prueba videográfica aportada, sólo puede concluir que la acción del jugador amonestado es compatible con la descripción de los hechos que efectúa el colegiado en el acta del encuentro. En consecuencia, no se aprecia el error material manifiesto invocado como fundamento de las alegaciones del club. Lo cierto es que las imágenes aportadas, en las que se aprecia claramente el contacto, no permiten llegar de modo indubitado a la conclusión de que dicho jugador no derriba al jugador del equipo contrario”, eso en referencia a la primera amarilla. Mientras, sobre la segunda, la de la protesta, Competición aseguraba que “este Comité es de la opinión que el vídeo muestra claramente el gesto de desprecio al que hace referencia el acta arbitral. No queda probado en ninguno de los dos casos por tanto el error material manifiesto, que requeriría demostrar la existencia de un error claro o patente, independientemente de toda opinión, valoración, interpretación o calificación jurídica que pueda hacerse, circunstancias que no se da en este caso. En definitiva, no basta con una explicación alternativa de los hechos en cuestión”.

 

En el mismo comunicado, Competición multaba al Betis con 301 euros por los objetos que fueron lanzados al césped la expulsión de Fekir y el Barcelona y que el colegiado Sánchez Martínez reflejó en el acta: “En el minuto 77 se lanzaron, por parte del público, varias botellas de plástico al terreno de juego tras la expulsión de un jugador local. Varias de ellas fueron arrojadas con líquido en su interior y el tapón puesto, no impactando en ninguno de los contendientes. Dicho incidente fue comunicado al delegado de campo para que anunciasen por megafonía el cese de dichos lanzamientos”. Considera Competición que este hecho es una “alteración del orden del encuentro de carácter leve (110) Sancionar a Real Betis Balompié SAD, en virtud del artículo/s 110 del Código Disciplinario y con una multa en cuantía de 301,00 €”. Y lo hace porque “no produjeron una perturbación notoria del mismo. De ser así, el colegiado lo hubiese señalado también el acta. Los hechos son por tanto incardinables en el artículo 110 del Código Disciplinario federativo. Este Comité de Competición entiende que el hecho de que algunos espectadores tuviesen botellas de plástico con tapón es en sí mismo prueba de que fallaron algunas de las medidas de prevención de las conductas a las que se refiere el artículo 15 del Código Disciplinario a las que viene obligado el club. Por tanto, procede la desestimación de las alegaciones y la imposición de las consecuencias disciplinarias de las acciones señaladas en el acta arbitral”.

 

Por último, el escrito del informador de LaLiga recogía muchos de los hechos que se produjeron durante el Betis-Barcelona como cánticos contra el árbitro, el Sevilla y Lenglet, principalmente. En su nota informativa, el organismo presidido por Javier Tebas señala que desde la grada se insultó a un joven que llevaba la camiseta del Sevilla, que hubo cánticos contra el club de Nervión antes del inicio del choque, sobre todo en Gol Sur, como “llega la peste, la peste sevillista, con esos cuernos que sacan a la vista. El sevillista, hijo de puta, su puta madre por el culo lo disfruta”.

El gesto de Fekir a Sánchez Martínez y la foto que publicó el francés con el ojo hinchado tras el Betis-Barcelona.

El gesto de Fekir a Sánchez Martínez y la foto que publicó el francés con el ojo hinchado tras el Betis-Barcelona.

También hubo cánticos contra el colegiado del encuentro como “árbitro cabrón” y después de la expulsión de Fekir “se lanzaron varios objetos sobre el terreno de juego, algunos de ellos botellas de plástico con líquido y tapón, los cuales fueron retirados por los recogepelotas situados en la zona más cercana, y no impactando en nadie”. Tras lo cual, el Betis pidió por megafonía que no siguieran los lanzamientos.

 

Por último, se refleja que cuando Lenglet fue expulsado “unos 1.500 aficionados locales, ubicados en los sectores centrales de gol sur grada baja, lugar donde se sitúa la grada de animación del Real Betis Balompié, compuesta por los grupos “Supporters Gol Sur” y Grada 1907”, entonaron de forma coral y coordinada durante aproximadamente 6 segundos, “Lenglet cabrón, puta del Nervión (sic)”, dirigido al citado jugador, y por su pasado como jugador del Sevilla FC”.