El brindis del consejo, técnicos y capitanes en la Feria
El brindis del consejo, técnicos y capitanes en la Feria

Betis: un verano sin incertidumbres

Las figuras de Haro, Catalán, Serra y Setién se consolidan tras la buena temporada y no se esperan los cambios de años anteriores

Por  5:10 h.

El Betis ha puesto cimientos sólidos para que su crecimiento no sólo sea cierto sino con fundamento. En otros años llegaba a los meses de mayo o junio con muchas incertidumbres, dudas ciertas en los papeles principales de la entidad. Desde la presidencia al puesto de entrenador, pasando por el de director deportivo. En 2018 todo ha cambiado. El Betis vive en una estabilidad confortable por los buenos resultados deportivos y que apunta a que durante muchos años puede mantenerse con las mismas figuras de referencia: Ángel Haro y José Miguel López Catalán al frente del consejo, Lorenzo Serra Ferrer como responsable del área deportiva y Quique Setién a los mandos del primer equipo.
Los cambios habían sido habituales en el Betis en las últimas temporadas en busca de una línea no se encontró hasta ahora. Cuatro presidentes, cinco directores deportivos y cinco entrenadores diferentes protagonizaron los cinco últimos veranos. De Miguel Guillén, Vlada Stosic y Pepe Mel (en 2013), Manuel Domínguez Platas, Alexis Trujillo y Julio Velázquez (en 2014), pasando por Juan Carlos Ollero, Eduardo Macià y Pepe Mel (en 2015), y Ángel Haro, Miguel Torrecilla y Gustavo Poyet (en 2016) hasta Ángel Haro, Lorenzo Serra Ferrer y Quique Setién (en 2017). Es la única temporada en estos tiempos en la que en Heliópolis se repiten los perfiles. Y este trío, más López Catalán, conforma la comisión deportiva, responsable de las decisiones en entradas y salidas del primer equipo.
A esto ha ayudado principalmente el acierto en todas las áreas que ha tenido el club, sobre todo la deportiva, que es el sentido final de todos los esfuerzos. La tranquilidad que ha dado a la entidad la resolución de los conflictos judiciales y accionariales durante el mes de julio de 2017 consolidó al frente de la entidad a Ángel Haro y José Miguel López Catalán, lejos de las incertidumbres que se mostraron en años anteriores con dirigentes sustentados por la administración judicial. Gracias a esta consolidación el club ha podido emprender acciones de mayor riesgo y reforzar un liderazgo que era amenazado con levantamiento de medidas o posible retorno de Manuel Ruiz de Lopera o Luis Oliver cada cierto tiempo. Ahora todas aquellas historias han desaparecido y eso lo agradecen los empleados del club, tal y como se encargaba de recordar Marcos Álvarez, preparador físico, en una reciente intervención en Radio Marca Sevilla: «El club ha pegado un cambio radical. Esperábamos hacer una temporada digna porque había mimbres, pero estamos como un cohete. Ha sido una sorpresa para todos. El equipo empezó el año muy bien. Ha habido una clave: Haro y Catalán. La tranquilidad institucional se transmite a lo deportivo. El trabajo que han hecho, el aguantar y querer hacer un Betis grande, ha sido fundamental. En el vestuario se ha notado. La figura de Lorenzo (Serra Ferrer) también ha sido muy importante. Y luego, acertar con un entrenador».
Ese reparto de méritos de quien no sólo es un simple preparador físico, sino una figura fundamental en la primera plantilla y que conoce bien los entresijos del club, destaca los aciertos de los protagonistas de la temporada y de la estabilidad de la entidad. La ascendencia de Lorenzo Serra Ferrer no sólo ha servido durante la campaña para atraer jugadores que difícilmente hubieran estado en la órbita bética (Tello, Javi García, Bartra) por competencia económica con otros clubes, sino también para dar la tranquilidad necesaria en torno a la figura del entrenador en los momentos negativos que vivió Quique Setién tras la eliminación ante el Cádiz y la derrota frente a la Unión Deportiva Las Palmas. Sin Serra, es posible que Setién hubiera seguido el camino de otros técnicos que en años anteriores sufrieron crisis de resultados. Esta estabilidad fue decisiva porque el cántabro quería imponer una filosofía que costó encajar en principio pero que le ha dado un sentido al Betis, una marca propia admirada en LaLiga y que da resultados. Una combinación perfecta.
«Es muy bonito para el club que haya habido tantos canteranos y eso nos ha facilitado a algunos el ir a la selección (sub 21). La figura del míster ha sido fundamental, desde que llegó ha dado mucho protagonismo a la cantera. En mi caso se lo agradezco porque he cumplido un sueño. Ha habido muy buen rollo, muy buen clima en este vestuario durante toda la temporada”, decía ayer Francis en un acto del club. La corrección de Setién durante la temporada y su discurso le han dado muchos puntos también dentro y fuera de la plantilla.
En definitiva, la estabilidad como un valor del Betis en el presente, lejos de los cambios de rumbo constantes de las últimas campañas y de la incertidumbre que acompañaba a una entidad que no acababa de dar el paso para crecer. Ahora, con una plantilla revalorizada, con una afición entregada y con los tres puestos principales ya consolidados, el Betis mira el futuro con las idas y venidas propias de cualquier otro equipo sobre la configuración final de su vestuario pero lejos de los temores de los veranos anteriores.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
El italiano será traspasado por el Sporting de Portugal al Valencia por alrededor de diez millones de euros. https://t.co/n510iSKru0 - 2 horas ago