Borja Iglesias es atendido en el césped del Villamarín durante el Betis-Valladolid (Foto: Manuel Gómez/ABC)
Borja Iglesias es atendido en el césped del Villamarín durante el Betis-Valladolid (Foto: Manuel Gómez/ABC)

Borja Iglesias, ante la primera lesión de su carrera en la élite

Un problema muscular en enero de 2018 le tuvo apartado un encuentro cuando era futbolista del Zaragoza; el resto, sanciones o decisiones técnicas

Por  4:30 h.

El nuevo delantero del Real Betis, Borja Iglesias, no pudo tener un debut oficial con la camiseta que luce el escudo de las trece barras más desafortunado. Con todos los ojos puestos en él en el primer encuentro de LaLiga 19-20 frente al Valladolid, el gallego tuvo que ser sustituido en el descanso por Loren a consecuencia de un golpe en el tobillo derecho tras una acción con Alcaraz antes de la parada para la hidratación que permitió Jaime Latre. Fue en esos instantes de asueto para que los equipos puedan refrescarse por las altas temperaturas y recibir algunas indicaciones de los técnicos, cuando Iglesias se acercó al banquillo e informó de la molestia que tenía en su articulacion y rápidamente fue atendido por los servicios médicos del primer equipo bético. Con Rubi atento en todo momento y varios compañeros acercándose para interesarse por su estado, a Borja Iglesias se le aplicaba un vendaje compresivo y durante el tramo final del primer tiempo se probó sobre el campo para ver si podía continuar. Además, en una jugada en la que recibía de espaldas, Salisu le castigó aún más el tobillo ya dañado.

Borja Iglesias se cambió y se quedó en el banquillo viendo el resto del partido, donde se pudo comprobar el importante enfado que tenía el atacante compostelano por no poder seguir en el partido y lesionarse en su debut como bético, después de todo el verano de largas e intensas negociaciones con el Espanyol, la confianza que ha depositado el Betis en él y el cariño que la afición le ha dedicado en redes sociales y en su presentación. Al término del choque, el delantero abandonó Heliópolis en muletas y ayer lunes se conoció el parte médico tras las pruebas realizadas. Éste indica que Borja Iglesias sufre un esguince de grado I-II en su tobillo derecho, sin tiempo de baja especificado ya que su reaparición dependerá de la evolución que presente en los próximos días y del éxito que pueda tener el tratamiento de recuperación al que será sometido por parte de los médicos y los recuperadores del primer equipo bético.

Borja Iglesias, saliendo con muletas del Villamarín

Borja Iglesias, saliendo con muletas del Villamarín

Rubi indicaba en la rueda de prensa posterior al partido que «Borja es muy fuerte» y que tratará de perderlo el menor tiempo posible, pero la realidad es que, salvo recuperación milagrosa, el goleador gallego tiene muy difícil estar a disposición del técnico catalán para el encuentro del domingo en el Camp Nou frente al Barcelona. En el Betis, y también lo recordó el preparador de Vilassar ante los medios, tienen muy presente lo que ocurrió con Canales durante la pasada temporada, cuando forzó en el derbi ante el Sevilla y el tramo final del santanderino se vio afectado por la lesión, también en un tobillo. Por eso al cántabro no se le quiso forzar para el choque ante el Valladolid.

Estamos hablando, por tanto, de la primera lesión seria que Borja Iglesias padece a lo largo de su carrera en la élite, puesto que si se echa un vistazo a su trayectoria el delantero gallego se ha perdido muy pocos partidos en las últimas temporadas, desde el curso 13-14 cuando comenzó a despuntar en el Celta B. En aquella campaña, el compostelano participó en 35 partidos, 31 como titular y cuatro como suplente, y sólo fue baja en tres encuentros por decisión técnica. En la temporada 14-15, Iglesias disputó 36 partidos con el filial del conjunto celeste. Sólo fue baja en dos choques, uno por decisión del entrenador y el otro por un motivo mucho más feliz: su debut en Primera, en un Sevilla-Celta que se jugó en Nervión el 3 de enero de 2015. En la 15-16, el gallego jugó también 36 partidos, e igualmente los dos que no jugó con el segundo equipo vigués fueron uno por decisión técnica y otro por ser convocado con el primer equipo, aunque esta vez no jugó. En el curso 16-17 sólo se perdió un partido y disputó 37 choques ligueros y dos de la fase de ascenso a Segunda división.

Fue en la campaña 17-18 cuando Iglesias estuvo ausente de un encuentro por lesión. Fue un Zaragoza-Barcelona B que se perdió por un problema muscular. Ese mismo año también fue baja por acumulación de tarjetas en una ocasión. El año pasado en el Espanyol, Borja Iglesias no estuvo a disposición de Rubi sólo en una ocasión, en LaLiga frente al Athletic y también por acumulación de amonestaciones.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
Vaya historia! DEP https://t.co/PIXZDWMFqK - 17 horas ago