Niang intenta pasar el balón a Almazán en el Coosur Betis - Movistar Estudiantes (Juan Flores)
Niang intenta pasar el balón a Almazán en el Coosur Betis - Movistar Estudiantes (Juan Flores)

Contundente respuesta del Coosur Betis en un día crítico (88-66)

El conjunto verdiblanco logra la tercera victoria de la temporada, y también la más cómoda, ante un rival directo como el Movistar Estudiantes

Por  14:51 h.

El día que el Estudiantes estrenaba base, el exNBA Toney Douglas, quienes marcaron los tiempos y controlaron el partido fueron Sipahi y Oliver, quienes sumaron 22 puntos y aportaron entre ambos siete asistencias a la victoria solvente y justa del Coosur Betis, que respondió con una contundencia inesperada en un día crítico, el primero de la temporada. Visitaba su cancha un rival directo y desde el salto inicial impuso su ley el conjunto verdiblanco, cuya coral actuación (112 de valoración), con muchos jugadores sumando en pos de la victoria, tumbó al Estudiantes, sin respuesta para contrarrestar al Coosur. Los verdiblancos siempre estuvieron por delante y, además, se impusieron también en el rebote (40/26) y redondearon su gran partido en el último cuarto (28-17), su talón de Aquiles.

Acuciado por la necesidad, el Betis salió enchufado, sin holgazanear en defensa, consciente de que tenía que dar el do de pecho ante un rival directo. Esa actitud y predisposición al trabajo se notó en seguida, activando el juego interior para sacar petróleo de la fragilidad defensiva del Estudiantes en la pintura y completando el trabajo con el tiro exterior. Obi anotó el primero (12-5) de los tres triples que firmaría el conjunto verdiblanco en un primer cuarto bastante completo al que contribuyó Oliver, muy afinado. Dio un clínic en tres o cuatro jugadas esenciales para que el Betis pusiera tierra de por medio. Una recuperación tras un triple de Borg que acabó en dos puntos de Almazán, un gancho tras postear y un triple del catalán asentaron el control del Coosur (26-16) ante una versión deslabazada del Estudiantes, sin más recursos que el tiro exterior de Scrubb para sostenerse en el encuentro.

La diferencia de intensidad y concentración era, entonces, abismal, y así siguió siendo en el despegue del segundo parcial, aunque Dzikic, el técnico visitante, le dio carrete ya a Kadji, bastión interior de los colegiales. Con su actividad en las dos zonas y las muñecas de Scrubb encontró ya el Estudiantes dos anclajes al partido, mas insuficientes para contener al Betis, mucho más coral y certero. Después de un parcial de 5-9 (31-25) que arrimaba a los visitantes, Curro Segura pidió tiempo muerto y de ahí pegó otro estirón la tropa verdiblanca, con los primeros puntos de AJ Slaughter y un parcial de 9-0 que elevó la distancia hasta los quince puntos (40-25).

Lástima que, a partir de entonces, el Betis se mostrara un tanto más errático en la toma de decisiones y perdiera un poco el control, lo suficiente para que entre Kadji y Scrubb enmendasen un poco la plana, aunque la superioridad bética al intermedio era notoria. De diez mandaba, promediaba un 56 por ciento en el tiro de campo, se imponía en el rebote (18/11), doblaba a su rival en puntos en la pintura (20/10) y en valoración la distancia era muy significativa (53/31). La peor noticia del primer periodo fue la lesión de Whittington, que en un mal apoyo se lastimó el tobillo derecho y tuvo que retirarse a los vestuarios. Luego pudo jugar sin problemas.

El partido continuó en esas coordenadas en el tercer cuarto. No acababa de rebelarse el Movistar Estudiantes y, como el conjunto verdiblanco no titubeó ni se vio achacado por ninguna desconexión, la distancia de seguridad se mantuvo. Oliver, con un triple, la amplió a trece (54-41) mientras el Estudiantes fiaba todas sus opciones al combustible anotador de Scrubb y algunas canastas episódicas de Arteaga. Pero nada de eso hizo temblar los cimientos defensivos del Coosur, que con otro gancho de Oliver, qué partido el suyo, y dos tiros libres de Almazán, encaraba el último cuarto con once puntos de ventaja (60-49). Carburaba la defensa bética. No daba la impresión de que esta vez pudiera correr peligro el triunfo verdiblanco, pero quedaba por ver cómo se comportaría el equipo en esos últimos diez minutos, a menudo su peor tramo en los partidos. Y en esta ocasión no extravió los papeles. Fue incisivo, ambicioso y acabó luciéndose delante de su gente, que se llevó un alegrón. Mucho que ver en ello tuvo Oliver, que imponía la cátedra para que el partido no se saliera de esos raíles. Ni jugando con los dos bases le hizo cosquillas el Estudiantes a la retaguardia verdiblanca.

El estreno de Douglas fue, por cierto, desafortunadísimo, y tampoco Pressey respondió. Con el rival descabezado, el Betis ya sí esprintó. Era el momento. Triple de Oliver, dos libres de Whittington y tremendo mate de Sipahi, la secuencia para colocar el 69-53. Paró el partido Dzikic, pero su equipo estaba vencido y se desmembró ya casi definitivamente. Enechionyia birló la pelota para machacar y, luego, Sipahi y Whittington estiraron el parcial al 13-0 y ampliaron la ventaja a los 22 puntos (75-53). Quedaban unos siete minutos, pero la victoria estaba en el bolsillo por mucho que, entonces sí, a Brizuela le entraran los triples que hasta entonces se le habían negado (75-61). Otro triple de Obi y un dos más uno de Niang (82-63) elevaron a la categoría de imposible la temida reacción colegial y permitían al Betis alcanzar la orilla de la tercera victoria con absoluta tranquilidad, algo que no se recordaba en San Pablo. Con el triunfo empaquetado, el equipo siguió apretando. Quería más renta. No se relajó y no había motivo para ello. Pensaba en el basket-average particular con un rival directo y Conger, rematando el gran trabajo colectivo del Coosur, lo situó en 22 puntos (88-66).

Coosur Betis (26+18+16+28): Sipahi (9), AJ Slaughter (6), Conger (16), Enechionyia (8), Whittington (8) -quinteto inicial-; Malmanis (-), Oliver (13), Borg (9), Niang (7), Almazán (4), Nacho Martín (8), Izundu (-).
Movistar Estudiantes (16+18+15+17): Pressey (8), Brizuela (8), Dangubic (2), Dukan (9), Palacios (-) -quinteto inicial-; Vicedo (-), Kadji (12), Sow (-), Geidriatis (-), Arteaga (8), Douglas (-), Scrubb (19).

Árbitros: García González, Sixto, Padrós. Eliminado Kadji, por cinco faltas (m. 37). Undécima jornada de la Liga Endesa. Palacio de los Deportes San Pablo, ante 4.971 espectadores.