goteras-san-pablo

Coosur Betis: Goteras en vías de reparación

Los de Curro Seguro se vieron sorprendidos en el entrenamiento de ayer; la cubierta se está impermeabilizando

Por  7:34 h.

El Coosur Betis se vio sorprendido ayer en el entrenamiento matinal por unas inoportunas y molestas goteras localizadas cerca de una de las canastas, en la zona concretamente, como puede apreciarse en la imagen que acompaña a la información, y que en un principio impidieron al equipo verdiblanco ejercitarse con normalidad, teniendo que hacerlo a media pista, si bien pudo finalizar la sesión sin problemas en una semana de trabajo muy especial, ya que el domingo aparece por San Pablo el Barcelona (12.30).

Las goteras han sido un mal recurrente de la instalación situada en Kansas City, durante años además, por el mal estado de la cubierta, algo a lo que se le está poniendo solución por parte del Ayuntamiento y el IMD a través de los presupuestos municipales ya que, desde hace unas semanas, se iniciaron los trabajos de reparación que todavía continúan y tienen previsto su finalización para principios de 2020. Pronto, ese tipo de goteras o filtraciones que también han afectado a la grada y otras zonas del pabellón deben ser, pues, historia. La obra, que cuenta con un presupuesto de 251.721 euros, se licitó en el mes de marzo, tiene un plazo de ejecución de 16 semanas, comenzó hace un mes y consiste en la sustitución del material aislante que cubre el techo de la instalación, lo que puede provocar algunas molestias en el desarrollo del trabajo como las que afectaron, precisamente, al equipo verdiblanco tras las lluvias de la noche del jueves. Esa zona es la que se está reparando en estos momentos ya que, según pudo confirmar ABC de fuentes municipales, el arreglo del resto de la cubierta está prácticamente finalizado. En este sentido, el Ayuntamiento aclaró también que dentro del proyecto se contempla además «un modificado sobre el acceso a las claraboyas de la instalación que no tienen incidencia sobre los plazos marcados». Hace tres años se aplicó una solución temporal consistente en la impermeabilización de las juntas y la limpieza de los canalones. Ahora, en cambio, la obra es más compleja.

De la misma tiene conocimiento el Coosur Betis, aunque ayer no podía ocultar el club su malestar por las molestias ocasionadas a un equipo profesional que, como expone su director deportivo, Juanma Rodríguez, no puede acudir tampoco a entrenarse a otro pabellón. «Hasta que termine la obra, nos han dicho los operarios que colocarán lonas en esa zona para que no cale el agua. No tenemos una instalación alternativa en la que entrenarnos. La pista del sótano está fatal y en Amate no hay canastas de suelo para un equipo profesional, al margen de que se está entrenando allí el equipo de fútbol sala, pero la realidad es que no hay instalaciones deportivas propias de la cuarta o quinta ciudad de España», razonaba el dirigente verdiblanco, abundando en la cuestión: «Sevilla se merece un pabellón en condiciones, no uno con 30 años, el Estadio Olímpico cerrado y otras instalaciones que son de barrio pero no pueden acoger a equipos que compiten a un gran nivel. Ahora entiendo por qué en Sevilla, al margen de ser una ciudad muy futbolera, no han tirado para arriba los deportes de sala, aparte del Caja, que contaba con el banco detrás y el pabellón. Es mi reflexión».

El Ayuntamiento recordó ayer que, durante el periodo 2015-2019, «sólo en fondos propios ha establecido diferentes calendarios anuales que han permitido sumar inversiones de doce millones de euros que han afectado a 63 espacios deportivos y una planificación de treinta millones de euros también con carácter plurianual para la renovación del césped de los campos de fútbol a través de un novedoso sistema de renting». Además, destacó que «la colaboración con la iniciativa privada permite añadir 50 millones a estas inversiones».