Lanzamiento de Izundu durante el Coosur Betis - Barcelona (Foto: JUAN FLORES)
Lanzamiento de Izundu durante el Coosur Betis - Barcelona (Foto: JUAN FLORES)

Coosur Betis: Hay margen para la mejora tras un primer tercio de claroscuros

El equipo verdiblanco logró ante el Estudiantes su tercera victoria de la temporada

Por  13:50 h.

Cuando más falta le hacía, en uno de esos partidos que pueden marcar la trayectoria de un equipo en la temporada, el Coosur Betis se destapó el domingo con la actuación más completa del curso: 22 puntos de diferencia a un rival directo, el rebote ganado, también el último cuarto, sólo 66 puntos encajados y un 112 de valoración colectiva, topes de la campaña, que aún adquiere más mérito al comprobar en la letra pequeña que AJ Slaughter, mejor anotador de los verdiblancos, apenas contribuyó a esa marca con una unidad, así que los otros 111 créditos se repartieron entre diez jugadores del plantel, ya que Malmanis no participó. Eso habla bien del bloque, del equipo como suma de individualidades.

Tampoco puede decirse que en estas dos últimas jornadas, que han supuesto la recuperación de Nacho Martín para la causa, haya echado de menos el conjunto bético a quien llegaba para ser la referencia, KC Rivers, y apenas dejó detalles a cuentagotas en su fugaz paso por San Pablo. Con un balance de 3-8, en la posición decimosexta y, por ende, fuera del descenso aunque igualado a triunfos con los dos últimos, alcanza el Coosur el primer tercio de la competición (son 34 jornadas en total), que deja desde la perspectiva verdiblanca el rastro de un equipo que ha competido casi siempre y debería llevar alguna victoria más de no haber mediado las temidas desconexiones que lo han sacado de los partidos. Los patinazos de los últimos cuartos se lo han impedido.
Defensivamente, pese a los 66 recibidos del Estudiantes, aún tiene margen de mejora ahí. Su vulnerabilidad es patente y corregible. Encaja un promedio de 84,8 puntos y el porcentaje de los rivales en el lanzamiento es el siguiente: 46,8 en tiro de campo, 54,4 en tiros de dos y 38,9 en triples.

Necesita el Betis, pues, impermeabilizarse mejor, pero también aumentar su poderío reboteador. Esa batalla sólo la ganó cuatro veces en estas once primeras jornadas: al MoraBanc Andorra (36/32), al Barcelona (31/28), al Iberostar Tenerife (33/31) y al Estudiantes (40/26). En esta faceta del juego está creciendo, limando poco a poco el diferencial negativo: promedia 32,8 a favor mientras que sus rivales agarran una media de 35,4 rechaces.

Los otros dos talones de Aquiles del Coosur Betis han sido los últimos cuartos y el tiro libre, donde ha tenido mucha incidencia ese doble rasero arbitral del que el conjunto verdiblanco, tal vez por su condición de recién ascendido, ha salido perjudicado. Contra el Estudiantes (28-17) ganó por segunda vez en toda la temporada el último periodo. El otro se lo llevó frente al Barcelona, también en San Pablo (26-22), aunque en aquella ocasión no le sirvió para adjudicarse el triunfo. El saldo verdiblanco en el parcial definitivo es negativo: anota 20,4 puntos de media y recibe 26. En cuanto a sus visitas a la línea de 4,60, hay un desequilibrio importante: 157 lanzamientos suma el Betis por los 201 de sus once rivales; es decir, 44 intentos menos. Frente al Estudiantes se impuso en este parámetro, lo que no sucedía desde la cuarta jornada, ante el Casademont Zaragoza, cuando el equipo verdiblanco acudió a la línea en diez ocasiones por ocho los aragoneses. Muy llamativa fue la abismal diferencia que se registró en el Martín Carpena: 29 tiros libres a favor del Unicaja por sólo dos en la tarjeta del Coosur.

El mejor en el triple
Sin duda, la principal amenaza del Betis es el triple, arma tan esencial en el baloncesto moderno, donde acreditan los verdiblancos el mejor porcentaje de la ACB, casi un 42 por ciento, siendo además uno de los equipos que más lanzamientos perimetrales intentan: 11,3 de media, justos los mismos que el Real Madrid y el UCAM Murcia. En total, el Betis contabiliza 888 puntos (80,7), de los cuales 372 los ha logrado a través del triple, 402 con canastas de dos y 114 desde el tiro libre. Más desequilibrado es el reparto cuando se analiza la anotación dividida en dos bloques: los puntos conseguidos por los jugadores exteriores (bases, escoltas, aleros) y los sumados por los interiores (ala-pívots y pívots). Los primeros han firmado 557 de esos 888 (casi un 63 por ciento) por los 331 de los segundos (37 por ciento). Aunque no haya estado a buen nivel en las dos últimas jornadas, AJ Slaughter se mantiene como máximo anotador de los verdiblancos, con 13,4 puntos de media y excelentes porcentajes de tiro: 50 en el triple y 63,6 en dobles. No obstante, el jugador más valorado de la plantilla que adiestra Curro Segura es Whittington, con 12,6 créditos merced a unos promedios de 10,8 puntos (35 por ciento en triples), 5,3 rebotes y 1,2 asistencias. La rotación sigue siendo muy amplia y ello implica que sólo un jugador, precisamente AJ Slaughter, rebase los 22 minutos en pista.