KC Rivers, en el partido Coosur Betis - Casademont Zaragoza (Foto: JUAN FLORES)
KC Rivers, en el partido Coosur Betis - Casademont Zaragoza (Foto: JUAN FLORES)

Coosur Betis: En polos opuestos, pero igualados en necesidad de ganar

Los de Curro Segura visitan la cancha del Baskonia, que también suma una sola victoria en ACB

Por  10:52 h.

Ocho días después del duro golpe anímico y para la moral del vestuario que supuso la remontada del Casademont Zaragoza, el Coosur Betis tendrá que sacar a relucir su mejor versión para contener y tratar de reducir a un rival de etiqueta, el Kirolbet Baskonia, que ha empezado la temporada con el pie izquierdo, apuntándose tan sólo dos victorias en siete encuentros entre la ACB y la Euroliga. El pasado jueves firmó en Turquía, ante el Fenerbahçe, su cuarta derrota seguida en su tercer desplazamiento consecutivo. Antes dobló la rodilla en las pistas del Khimki y el Bilbao Basket. A juzgar por los resultados hasta la fecha, no parece este Baskonia un rival inabordable en estos momentos, cuando la temporada apenas está arrancando, pero obviamente se trata de un plantel confeccionado para altos objetivos aunque no termine aún de carburar.

El Betis debe levantarse del revés del Casademont y para ello la mejor medicina, tal vez la única conocida, sea la victoria, aunque cuando se visita la cancha de un adversario como el vitoriano, conviene centrarse en hacer el mejor partido posible, más allá de que el esfuerzo te alcance o no para ganarlo. «Nuestras opciones pasan por hacer un gran partido, por estar sólidos y esperar que ellos acusen ese, parece, momento duro que atraviesan. Obviamente es un equipo de un potencial extraordinario», remarcaba Curro Segura tras apuntar que el Baskonia pierde pocos partidos en casa y ya ha caído una vez, contra el Unicaja. Al Estudiantes, en la primera jornada, le recetó un 105-82. La pista alavesa no se le ha dado nada bien históricamente al club hispalense. En esos dominios suma diez reveses en fila, sólo ha agarrado cinco victorias después de 30 comparecencias y la última alegría data de 2008, siendo Cajasol.

En aras de la competitividad, el Betis deberá minimizar los errores no forzados -evitar las canastas fáciles, no conceder rebotes de ataque…-, derrochar intensidad durante los cuarenta minutos, pero especialmente al inicio del primer y el tercer cuartos… y esperar que el rival acuse el esfuerzo de la Euroliga. El Baskonia es líder en porcentajes de tiros de dos (63,6) y en mates (cinco de promedio), además de ser el cuarto máximo anotador, con 86 puntos de media, que son tantos como los que recibe el Betis. Pero los vitorianos también conceden: hasta 83,5 se eleva su media defensiva tras los 82 que le endilgó el Estudiantes, los 95 del Barcelona, los 78 del Unicaja y los 79 del Bilbao Basket. Granger es baja de larga duración y Vildoza, el base argentino, arrastra molestias físicas en un hombro, aunque ya en Turquía pudo participar el jueves. Shengelia sigue siendo la referencia del Baskonia, que ha buscado dinamita exterior en el exNBA Stauskas y más físico interior con los 2,21 metros de Fall y la experiencia de Eric.

Aunque ya pudo ser determinante contra el Casademont Zaragoza con sus 26 puntos y su demoledor acierto perimetral, a KC Rivers siempre se le espera en partidos así, ante rivales de entidad a los que se ha medido una y otra vez en la Euroliga. Sabe de qué va esto. Pero exclusivamente fiado a él no podría dar el campanazo el Coosur Betis. La actuación colectiva deberá ser modélica, excelente. Es la partitura a recitar en citas así. Y de jugadores como Conger, Nacho Martín, Obi o Slaughter se espera un pasito más hacia delante. Niang, ya recuperado, podría jugar sus primeros minutos si Segura lo incluyera en la convocatoria. Los trece componentes del plantel viajaron a Vitoria y uno no se vestirá.