Fernando Vázquez
Fernando Vázquez

De la interinidad de Merino a las opciones de Vázquez y Mel

El club contactó con el gallego, el técnico del B es una opción intermedia y parece difícil que regrese el madrileño

Por  3:24 h.

El día de ayer comenzó con los focos centrados en Julio Velázquez. La derrota del Betis ante el Alavés dejó al técnico sentenciado, por lo que era cuestión de tiempo que se hiciera oficial su destitución. Pero ésta no llegó debido a la decisión de parte del consejo de dimitir, aunque ni mucho menos esto asegura la continuidad del castellano-leonés. Es más, ni siquiera él ni la gente de su entorno ve opciones de que el próximo sábado se siente en el banquillo contra la Llagostera. Todo lo que no sea su destitución en las próximas horas será una sorpresa, ya que dentro del actual consejo hay gente que se opone a que siga, algo que también ocurre en la gran mayoría de las personas que van a pasar hoy a formar parte de la directiva. De hecho, siguen estando encima de la mesa los mismos nombres para sustituirlo: Pepe Mel, Fernando Vázquez y Juan Merino.
Aun así, ayer Velázquez trabajó como un día cualquiera. Había citado a la plantilla por la mañana en la ciudad deportiva y allí se dirigió para dirigir la sesión y comportarse como lo ha venido haciendo en el resto de las semanas. No hubo charla, pero tampoco las hay casi nunca en los días después de partido, ya que le gusta hacerlo con más tiempo de por medio. Ni tampoco charló con nadie del club, por lo que se marchó a la espera de noticias. Lo que sí cambió fue su actitud una vez abandonó las instalaciones heliopolitanas. Nadie pudo dar con él, ni siquiera la gente de su entorno más cercano, ya que no contestó al móvil. Esperó la llamada del club, porque él mismo da por hecho que no continuará, pero se encontró con que el teléfono no sonó. Debería, por tanto, volver a dirigir hoy al equipo, pero ya estaba pactado que este martes iba a ser de descanso.
En el club, eso sí ya iniciaron ayer los contactos serios con otros entrenadores. Se cuestionó la posibilidad normativa de que Juan Merino, técnico del filial, pudiera entrenar al primer equipo algunas jornadas y luego regresara al B, como una solución momentánea para ganar tiempo. También se sondeó con fuerza a Fernando Vázquez para conocer sus condiciones económicas y si estaría dispuesto a fichar por el Betis. Su experiencia en la casa y el éxito reciente al ascender al Deportivo le avalan. Otra cuestión es la de Pepe Mel, a quien sigue apoyando parte de la afición y que restaría tensión al día a día del equipo aunque el preparador madrileño ya ha deslizado que pondría muchas condiciones a un posible regreso un año después de su despido con el equipo colista en Primera y tras un dos de quince después de tres temporadas notables.