Betis: Imagen de la explanada frente a la grada de Preferencia del estadio Benito Villamarín (Foto: Raúl Doblado).
Betis: Imagen de la explanada frente a la grada de Preferencia del estadio Benito Villamarín (Foto: Raúl Doblado).

El Ayuntamiento licitará la explanada del estadio del Betis para un gimnasio

La parcela puede albergar también comercios y hasta un hotel y el club, interesado en ella, tendrá que participar en el concurso como uno más

Por  5:46 h.

El desarrollo urbanístico de la explanada de aparcamientos que hay junto al estadio Benito Villamarín está ya en su fase final tras un largo trabajo del secretario del Ayuntamiento para determinar cuáles son los posibles usos que puede albergar esa parcela, por la que siempre ha mostrado un gran interés el Real Betis Balompié. De hecho, el club ha preguntado en varias ocasiones por la situación de esta bolsa de suelo al alcalde, Juan Espadas, e incluso ha llegado a plantear soluciones como una permuta —el Betis ofrecía otro suelo al Ayuntamiento a cambio del anexo a su estadio—para poder llevar a cabo ahí un espacio deportivo de ocio conectado con el propio estadio. Desde hace tres años los contactos han sido permanentes entre ambas instituciones, como ha venido publicando este periódico desde que se planteó la citada permuta, pero el avance ha sido lento porque era necesario un informe pormenorizado del secretario municipal acerca del estado urbanístico de la parcela y las posibles fórmulas de adjudicación, que finalmente se han decantado por el concurso y han descartado el posible intercambio de suelo, para el que incluso se había llegado a tasar la superficie que linda con el estadio.

 
La explanada es propiedad del Ayuntamiento y está calificada en el Plan General de Ordenación Urbana de 2006 como SIPS —Suelo de Interés Público y Social—, lo que limita mucho sus usos y obliga a reservar una parte para equipamiento público. No obstante, su desbloqueo urbanístico ha sido muy complicado porque sus posibles destinos no estaban del todo claros en el PGOU, de ahí que el alcalde haya tenido que encargar un estudio detallado al secretario, Luis Enrique Flores, que lleva dos años trabajando en este asunto. El principal fedatario municipal ha analizado todas las posibles soluciones que la ley permite en esa parcela y la propuesta final será muy similar a la de la antigua comisaría de la Gavidia: una venta supeditada a un proyecto concreto, en este caso con prioridad para el uso deportivo.

 
Según las fuentes consultadas por este periódico, el Ayuntamiento sacará a concurso esta explanada, que lleva décadas en el limbo, para la construcción de un gimnasio en el que habrá que dejar espacio para instalaciones públicas de Heliópolis, probablemente un centro cívico para el barrio. El análisis del secretario, no obstante, aclara que también hay un porcentaje de suelo que puede albergar usos terciarios, por lo que es posible construir locales comerciales o incluso un hotel. En todo caso, una vez que se concluya todo el estudio previo y la parcela salga a concurso, el Real Betis Balompié S.A.D. será un postor más. Si su oferta es la mejor para los intereses públicos, se quedará con la parcela y podrá ejecutar su proyecto. Si no lo es, la empresa que haga la mejor proposición explotará ese suelo. Por lo tanto, las negociaciones entre ambas instituciones, detalladas por este periódico a lo largo de todo el proceso, no han desembocado en un acuerdo directo porque el Ayuntamiento entiende que al tratarse de patrimonio público esa parcela tiene que enajenarse por concurso.

 
Las mismas fuentes han explicado a ABC que el proceso se podrá culminar en el próximo mandato acogiéndose estrictamente a las indicaciones de los técnicos, tanto del secretario como de los funcionarios de Urbanismo. Pero la operación tiene que ser aprobada por el Pleno del Ayuntamiento antes de su licitación. Para lo que sí ha servido todo este proceso es para aclarar qué usos puede albergar la parcela, que estaba calificada de forma muy ambigua en el PGOU y que ha sido objeto de varias discusiones jurídicas desde que el autor del Plan General, el arquitecto Manuel Ángel González Fustegueras, lo culminó en 2006.

 
Desde que comenzaron los contactos entre el Betis y el Ayuntamiento en el verano de 2016 se han tenido que resolver varias incertidumbres que impidieron que se desarrollara el convenio que ambas instituciones firmaron en 2007 para el desarrollo de toda esa zona, que está infrautilizada desde hace años. La idea de los actuales dirigentes del club verdiblanco siempre ha sido edificar un centro deportivo de alto rendimiento junto con algunos servicios terciarios, algo que ahora se ha confirmado que es posible porque la parcela se encuadra dentro de la tipología urbanística de «suelos dotacionales para equipamientos y servicios públicos deportivos con carácter privado». El Betis quería hacerse con la titularidad de la explanada y sus dos principales dirigentes, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, se reunieron con el alcalde para interesarse por ella. De hecho, los exconsejeros helipolitanos Tomás Solano —arquitecto— y Ernesto Sanguino —abogado— tuvieron varias citas con el secretario municipal para avanzar en la fórmula y llegaron a poner sobre la mesa la opción de la permuta, ya que en los usos finales no había divergencias. «De llevarse a cabo el proyecto, se acabaría con la reordenación del espacio urbanístico de la parcela del campo del Real Betis que incluiría mejoras en el estadio y obras de servicio público para los vecinos», afirmó el club entonces. En consecuencia, el plan sigue en pie, pero la adjudicación se decidirá en un concurso público al que el Betis se tendrá que presentar con un precio de partida que aún no está tasado, pero que ronda los 70 millones de euros.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Adjunto al Director de ABC de Sevilla