Setién golpea el balón durante un entrenamiento (Foto: EFE)
Setién golpea el balón durante un entrenamiento (Foto: EFE)

El equilibrismo de Setién

En la balanza del técnico verdiblanco se reparten la fragilidad defensiva, el acierto en ataque, la lectura de los partidos y el asalto a la zona europea

Por  4:47 h.

Pitó el colegiado Gil Manzano el final del encuentro y la mayoría de los aficionados que seguían en sus asientos a pesar del tanto de Benzema aplaudieron a los jugadores del Real Betis. Se reconocía el buen papel hecho en la mayoría de los minutos de la primera parte y el hecho de soñar con el empate durante unos instantes gracias al gol de Sergio León. A buen seguro que ninguno de los más de 50.000 béticos que acudieron al partido se marcharon satisfechos con el resultado. Lo que ocurre es que unos están algo más cerca que otros de la manera que el entrenador verdiblanco, Quique Setién, tiene de entender el fútbol. La figura del técnico, a día de hoy, se ha convertido en uno de los grandes debates de la grada.

Demasiadas goleadas
No es el Betis el primero ni el último equipo de LaLiga que pierde ante conjuntos como el Real Madrid o el Barcelona. Lo que no entra tanto en los planes es hacerlo a golpe de goleada. El problema es el amontonamiento de resultados similares. El aficionado bético soporta entre indignado y resignado un listado que no parece tener final. Valencia (3-6), Eibar (5-0), Cádiz (3-5), Barcelona (0-5) y Real Madrid (3-5). Los de Setién llegaron a la cita del domingo después de encajar sólo un tanto de penalti en los 180 minutos jugados ante el Villarreal y el Deportivo. Pero la fragilidad defensiva es un mal que tiene muchas papeletas de acompañar a los verdiblancos hasta el final de la temporada. Los números son contundentes. El Betis es el tercer equipo más goleado de la Primera división. 50 tantos recibidos en 24 partidos. La media es algo superior a los 2 por encuentro. Obliga a tener que hacer tres para pensar en la victoria. Y en caso de lograrlo, como el domingo, a veces ni siquiera vale. Sólo Las Palmas (52 goles en contra) y el Deportivo de La Coruña (53), se han mostrado más endebles que los verdiblancos. Hasta el colista Málaga recibe menos (38). Las cifras se radicalizan cuando se habla de partidos disputados en el Benito Villamarín. El de Setién es el equipo que más tantos ha encajado actuando como local en la presente temporada (28 goles en 13 partidos).

Capacidad de reacción
Justo un mes ha transcurrido entre la visita del Barcelona al campo del Betis y la del Real Madrid, partidos con diferencias y también ciertas similitudes. Por ejemplo, ambos encuentros tuvieron un punto de inflexión justo cuando el reloj alcanzó el minuto 59. El azulgrana Rakitic abrió el camino de la goleada, mientras que el domingo fue Asensio el que le dio la vuelta al marcador anotando el 2-3 con un remate preciso que dejó muy tocado al conjunto verdiblanco. Ante el Barcelona y el Madrid, el Betis mostró una versión competitiva en la primera parte. Más recorrido tuvo lo visto el domingo. En 16 intensos minutos, los verdiblancos acorralaron a su rival y generaron tres ocasiones claras antes de que Mandi y Junior se convirtieran en los actores principales de sus dos primeros goles. El Betis había empezado el encuentro algo dormido y reaccionó tras el tanto inicial de Asensio. Pero las fuerzas se evaporaron a la hora de juego.

Relevos en las alineaciones
Setién tardó en mover ficha ante el Madrid. No hizo el primer cambio hasta el minuto 75, algo que generó enfado en varios sectores de la grada. El partido se le hizo largo a futbolistas como Joaquín, que volvió a ser clave en las acciones de ataque de su equipo demostrando que atraviesa por uno de los mejores momentos, sino el mejor, desde que arrancó su segunda etapa como bético en 2015. Otro de los encargados de comandar la reacción bética de la primera parte fue Boudebouz, jugador en el que hay depositadas ilusiones a pesar de que hasta el momento no haya encontrado regularidad. Técnicos y aficionados lo siguen esperando. Setién no se baja de su apuesta canterana. Ya han sido muchos los que han debutado con el primer equipo a sus órdenes. La aparición de alguno de ellos (Aitor, Julio Gracia, Redru) ha sido fugaz. Otros tuvieron que hacer las maletas (Narváez). Francis ha adelantado a Rafa Navarro en la carrera por ser el relevo de Barragán. Mientras, los últimos en llegar, Loren y Junior, disfrutan del momento. Setién busca en el filial nombres de presente y futuro. Sabedor también de que buena parte de la grada se siente más satisfecha cuando ve sobre el campo a futbolistas de la casa. Al propio técnico le corresponde la tarea de encontrar valores en los escalafones inferiores sin descuidar otros detalles. Está obligado a sacar el máximo provecho de aquellos jugadores por los que el club apostó fuerte y que, en estos momentos, se encuentran en un segundo plano. Son los casos de Javi García, Camarasa o Tello. Desde finales de noviembre, cuando quedó eliminado de la Copa del Rey, el Betis sólo tiene un frente abierto. Pero en semanas como la próxima, tendrá que jugar tres encuentros (Levante, Real Sociedad y Valencia) en apenas siete días.

Posibilidad abierta 

En el club tomaron el pasado verano la decisión de no fijar un objetivo concreto en la tabla cuando se le preguntara a jugadores, técnicos y consejeros. Cuesta escuchar la palabra Europa en boca de los profesionales. Sin embargo, la inmensa mayoría de los aficionados espera, por lo menos, ver al equipo llegando con opciones europeas a las últimas jornadas. Quedan por delante 14 finales. Justo tres meses de competición. De momento, Setién y sus futbolistas están en números para luchar por el billete.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @Orgullo_Nervion: EN VIDEO Nolito, la guasa con Lenglet y la elección de Luis Enrique como seleccionador https://t.co/gtNhO6McG6 vía @Or - 7 horas ago