Eder Sarabia, Quique SEtién, Marcos Álvarez, Fran Soto y Jon Pascua, en Montecastillo (Foto: Paco Martín)
Eder Sarabia, Quique SEtién, Marcos Álvarez, Fran Soto y Jon Pascua, en Montecastillo (Foto: Paco Martín)

“El objetivo en nuestro primer año era establecer las bases de un Betis grande”

Eder Sarabia, Marcos Álvarez, Fran Soto y Jon Pascua, ayudantes de Quique Setién, valoran la temporada del Betis

Por  23:30 h.

Los principales colaboradores de Quique Setién en su cuerpo técnico fueron los protagonistas del programa Heliópolis, de Betis TV. Eder Sarabia, segundo entrenador; Fran Soto y Marcos Álvarez, preparadores físicos; y Jon Pascua, entrenador de porteros, analizaron la temporada del conjunto verdiblanco destacando algunos puntos clave. En opinión de Sarabia, “en la temporada ha habido momentos importantes pero destaco a dos. Después de perder en Vigo, que no fue un buen partido en el que no entendimos bien lo que teníamos que hacer, ante un equipo que nos presionó e incomodó, nosotros en la charla siempre intentamos ser sinceros y realistas, pensábamos que había equipos como Celta, Athletic o Real Sociedad que a priori eran mejores. Así había que asumirlo. Teníamos que centrarnos más en nosotros, estar tranquilos. Otro día importante también fue después de perder ante el Valencia. Quedaban 10-12 partidos. Real Sociedad, Athletic y Celta no acababan de arrancar y Eibar o Girona estaban por encima. En Valencia hicimos un gran partido y en momentos puntuales tuvimos errores ante un equipazo. Nuestro mensaje fue de transmitir convicción, que estábamos haciendo muchas cosas bien, era el momento de dar ese paso de mentalidad. En ese momento los que estaban por delante no eran mejores y nuestra obligación era superarles. Fue el paso definitivo del equipo, de convencerse de lo que estaba haciendo y después comenzó la racha espectacular. Fue clave tener algo claro, un plan, y no desviarnos, darle matices en momentos determinados porque hay que ir ajustando las cosas pero seguir”.

Para Jon Pascua, “el cambio más importante fue tras el partido contra Las Palmas. El comienzo ante el Atlético de Madrid dimos un cambio y luego, a pesar de la derrota con el Athletic, enlazamos una racha positiva. Al final nos fuimos metiendo poco a poco y nos lo empezamos a creer hasta el final, que sí ha sido decepcionante pero no por falta de ambición. Le ha pasado al Real Madrid, Villarreal… Todos los de arriba se han dejado ir un poco o que llegas con mucho estrés y cuando consigues objetivos hay liberación y bajas el nivel de concentración. No hay que darle más importancia aunque ha sido triste final para gran temporada. Ni el mejor de los sueños nadie hubiera pensado que fuéramos a conseguir esto, tenemos que quedarnos con lo positivo”.

Considera Marcos Álvarez a este respecto que en el final de temporada “ha habido mucha tensión. Cuando juegas por ganar por estar arriba y tienes que ganar un fin de semana sí y otro también. Se acumula tensión grande y cuando consigues objetivo que no estaba marcado incluso aparece relajación. La tensión empieza a desaparecer y puede provocar esos desajustes que hemos tenido.

Respondía Sarabia que “el equipo, tras Las Palmas, se empezó a soltar, a encontrar lo mejor de sí mismo y llegar donde ha llegado. No estoy de acuerdo que al final nos hemos dejado, es verdad que inconscientemente puedes bajar un poco de tensión. Nos faltaba un punto y las sensación del equipo en Bilbao y Sevilla era llegar con ese estrés de no conseguir ahora el punto que faltaba. Empezamos muy bien esos partidos y ante el Leganés en once contra once dominamos pero luego tienes esa ansiedad de tener que ganar y no te salen las cosas y no acabó de darse. Hay que tener una visión general de que le hemos sacado 17 puntos al Athletic, 13 a la Real Sociedad, hemos estado mucho tiempo por delante del Sevilla, el Villarreal con jugadores estratosféricos nos ha sacado un punto… Sirve de aprendizaje para el año que viene cuando vivamos momentos difíciles todos seamos conscientes de que si hemos tomado ese camino y da resultados que tengamos paciencia y lo apoyemos”.

Ese concepto es el que destacaba Fran Soto. “Todo era nuevo y lo que más necesitábamos era tiempo. ha sido lo más importante. Por eso este segundo año tenemos parte del trabajo hecho, una ventaja pero hay que verlo con respecto a los rivales. En términos relativos seremos mejores pero dependemos de los demás. Es una competición de confrontamiento y hay que ver cómo estás en esa competición. Será el año uno después de este, que ha sido el cero”, señalaba el preparador físico.

E interpelaba Sarabia: “Siempre hemos creído en lo que he hemos hecho, hemos sido optimistas. Queríamos poner las bases de un proyecto a la altura de lo que se merece el Betis y la clave ha sido ser constantes, perseverar y convencer al futbolistas para que supieran sobreponerse y tener las cosas claras. Es lo que nos ha dado llegar hasta el final tan fuertes y conseguir este éxito. El objetivo en el primer año era establecer las bases de un Betis grande. Hemos conseguido algo importante pero no era el objetivo. Queríamos establecer idea, modelo y nosotros comprender la necesidad y urgencia que tenía el Betis y que ellos se sintieran partícipes de lo que estábamos construyendo. El fútbol que proponemos encaja con el gusto del bético y ya estamos ansiosos de empezar el día 6 en Montecastillo”.

Redacción

Redacción