Joaquín se marcha de Jordi Alba en el amistoso jugado ante el Barcelona
Joaquín se marcha de Jordi Alba en el amistoso jugado ante el Barcelona

Joaquín clama por su regreso y la Fiorentina empezó pidiendo cinco millones

El máximo accionista del equipo italiano le trasladó sus intenciones a su técnico, Paulo Sousa

Por  4:52 h.

La temperatura ha subido unos grados en el «caso Joaquín». Betis y Fiorentina negocian para intentar llegar a un acuerdo económico que permita, nueve años después, el regreso del portuense a Heliópolis. El paso de las horas ha generado un aumento del nerviosismo. Cada vez queda menos para el cierre del mercado y ninguna de las partes quiere dar un paso en falso. El partido, además, se juega en varios escenarios. Los teléfonos de los representantes del Betis, de la Fiorentina y del jugador están siempre encendidos. El agente de Joaquín está en Florencia para no perder detalle de los movimientos. Se habla en privado y también en público.

El propio Joaquín fue el primero en pronunciarse sobre su posible marcha. De menos a más, el portuense ha utilizado las redes sociales para ir telegrafiando sus deseos de regresar al Betis. «Mi decisión está tomada, sólo quiero volver a casa», dijo ayer mismo antes de lanzar un mensaje más contundente con el que pretendía responder al lanzado por el el presidente honorario y máximo accionista de la Fiorentina, Andrea Della Valle, el domingo por la noche: «Joaquín es el centro de nuestro proyecto y el entrenador cree mucho en él. Hablé con Joaquín y me dijo que quiere volver a España, pero sabe que puede volver en el futuro. Espero que lo haya entendido: él quiere ir a casa, pero no es el momento, pues es el centro de nuestro proyecto. El jugador no está en el mercado», dijo Della Valle.

«No entiendo por qué están haciendo esto», afirmó Joaquín, que quiso ofrecer su versión del asunto tras escuchar las palabras del máximo accionista de la Fiorentina: «He estado en el mercado desde el año pasado, cuando estaba entrenando por separado. No entiendo por qué ahora cambiaron de idea. Incluso los aficionados de la Fiorentina están apoyándome», aseguró el portuense en declaraciones a la página firenzeviola.it.

Joaquín asegura que son muchos los seguidores del cuadro italiano que «ven normal que yo quiera regresar a casa, a Sevilla, el lugar en el que soy feliz. Echo de menos mi familia, echo de menos al Betis y a mi ciudad». El extremo considera que la situación ha llegado a tal punto que la salida más racional pasa por su desvinculación de la Fiorentina: «Deben entender que soy un futbolista con una carrera de 16 años y que merezco ir a casa. En dos años lo he dado todo por la Fiorentina», aseguró antes de preguntarse, «¿por qué me tienen que quitar la felicidad de poder volver al Betis?». Joaquín no quiso pasar por alto que «en septiembre habrá una junta de accionistas y podría cambiar todo. Hace cinco años que quiero volver al Betis, desde que me fui. No tiene nada que ver que ahora esté Eduardo Macià. Lo importante no es quién gestiona el Betis».

El problema es que los deseos de Joaquín empezaron a chocar con las intenciones económicas de ambos clubes. El domingo por la noche, tras el triunfo logrado ante el Milan, Della Valle le dijo al entrenador de la Fiorentina, Paulo Sousa, que no tenía intención de vender a Joaquín y que sólo se lo pensaría en el caso de que el Betis pusiera cinco millones de euros encima de la mesa, cantidad más que elevada para las intenciones expresadas por el cuadro verdiblanco hasta el momento. Paulo Sousa no está por la labor de apartar a Joaquín del grupo. Si está en condiciones, se entrenará con el resto de los compañeros. Otra cosa es ver qué piensa hacer el propio Joaquín.