Joaquín, como una estrella de rock: más de una hora firmando autógrafos tras el entrenamiento

El capitán verdiblanco se fotografió con todos y cada uno de los aficionados presentes en la sesión

Por  12:28 h.

Fue la gran atracción una vez finalizó el entrenamiento vespertino del jueves en Montecastillo, que el primer equipo verdiblanco desarrolló a puerta abierta en las instalaciones jerezanas. Casi mil aficionados se dieron cita en la sesión de trabajo del Real Betis y Joaquín fue el gran protagonista. Durante el tiempo en el que el balón rodó sobre el césped, la gran mayoría de aficionados, sobretodo los pequeños, gritaban cada vez que el capitán bético tocaba la pelota y éste aprovechaba cada vez que se acercaba a por un balón donde estaban seguidores para saludar. Pero lo especial llegó una vez finalizó la sesión.

Aún en el campo, Joaquín se acercó primero a un grupo de niños que formaban parte del campus de una escuela de fútbol que se fue a Montecastillo a seguir in situ el entrenamiento de sus ídolos. Joaquín les firmó autógrafos uno por uno y también se hizo muchas fotografías, también con los entrenadores de estos pequeños. Después, ayudado por José Manuel Acuña, utillero del primer equipo bético, Joaquín se fue para la zona donde más aficionados béticos había. Y ahí no paró. Como si de una estrella de rock se tratase, el extremo de El Puerto de Santa María se quedó más de una hora y cuarto después en la zona de entrenamiento con todos los seguidores, a los que regaló la mejor de sus sonrisas para todas las fotos que se hizo. Tuvo que ser ayudado por uno de los miembros de la seguridad privada del club bético desplazado a Montecastillo para poder ganar ya la zona del hotel y acudir a la cena del equipo. Sin duda, el auténtico líder, ídolo y mito de este Real Betis.