Joaquín, encarando a Granell en el inicio de su carrera (Foto: LaLiga).
Joaquín, encarando a Granell en el inicio de su carrera (Foto: LaLiga).

La carrera de Joaquín es el sueño del Betis (0-1)

Y para siempre será el gol de Joaquín aunque lo acabara marcando Loren; un tanto que le da al Betis un acelerón para seguir quinto y mirar cara a cara a Europa

Por  9:58 h.

Tomó la pelota en zona de lateral izquierdo. Ahí quedaba huérfana tras un rechace. Acudió a su encuentro con la fe de siempre pero guardaba algo en su sonrisa pícara. Acarició el cuero con la derecha, la única pierna que iba a utilizar en los nueve siguientes toques de una secuencia mágica de 47 metros recorridos en siete segundos, una marca más que apreciable para un señor de 36 años, ídolo eterno del beticismo por cosas como esta. Entre el primer y el segundo toque le dio tiempo a esperar a Granell, que fue con ese miedo con el que uno se acerca a alguien que te la puede liar. ¿Por dónde saldrá? Con el exterior, por fuera, dejando ahí al centrocampista del Girona clavado como una estaca. Uno menos y a correr. Se acercaba el centro del campo y ahí esperaba Pere Pons para frenarle. Nada, dos toques más amagando con el cuerpo y esta vez se va por dentro, sacándole dos cuerpos al rival en tres zancadas a pesar de que le agarra la camiseta por debajo del dorsal, incluso con respeto. El aire le llega a los pulmones y al cerebro de manera suficiente para dar un pase que la mayoría, sin recorrer dos metros, apenas pueden ejecutar. En su carrera había dejado atrás a los que le llamaron cuenta chistes, a los que consideraron que estaba viejo, a los que desconfiaron de su regreso y dudaron de su renovación, a los que no han entendido su capacidad de ser único, de ir más allá de lo que supone un terreno de juego, de ser un mito, un símbolo para dos generaciones de béticos que han disfrutado de sus carreras eternas, de sus eslalons, de su ingenio. Ese pase medido para la carrera de Loren, que definió con una calidad y una sangre fría extraordinarias unió la veteranía y la juventud que tan bien se mezclan en este Betis de Setién. La carrera de Joaquín Sánchez Rodríguez, el hijo de Aurelio y Ana, el padre de Salma y Daniela, el referente indiscutible del Betis de nuestro días, lanza a los verdiblancos hacia un sueño del que no quieren despertar jamás.
Mientras Loren era sepultado por Sergio León y Junior en un córner. Joaquín había caído exhausto tras su carrera y abría los brazos en cruz mientras la lluvia caía sin cesar. «¡Qué golazo!», decía Setién ante el alborozo de sus colaboradores en el área técnica. «¡Es tuyo!», le espetaba Sergio León a Joaquín cuando regresaba de la celebración con Loren. Y de alguna manera el tiempo pasará y se recordará más la carrera que el autor del lance final. Será el gol de Joaquín aunque lo haya marcado Loren. Los miles de béticos catalanes que se reunieron en Montilivi merecían el regalo de quien jamás rehúsa una foto o un autógrafo, de un futbolista sideral, de un emblema verdiblanco, de una leyenda que despierta cariño allá donde va y que esta temporada es el ingrediente principal de muchas de las pócimas que prepara Setién en su laboratorio de los sueños que se está convirtiendo el vestuario.
La carrera de Joaquín lanza al Betis hacia Europa afianzando la quinta plaza y esperando el tropiezo hoy de algún rival directo para aumentar distancias a falta de seis jornadas. Setién acertó con el planteamiento y la primera parte fue verdiblanca. Javi García fue muy eficaz como antídoto para Stuani y el Betis sabía cómo pasar la primera línea de presión para encontrar a Fabián y así alimentar a los dos delanteros. El Girona se empleaba con dureza y el Betis coleccionaba ocasiones de Junior, Fabián, Mandi… Dani Giménez se lució ante tirazo lejano de Granell, demostrando que hay portero. Pero el Betis estaba cómodo, movía la pelota y llegaba aún con 0-0. El susto lo da Juanpe al rematar a gol pero es anulado por Jaime Latre por fuera de juego. Decisión correcta. Fue un paréntesis porque después vino el gol de Loren para cerrar una trepidante primera parte.
Machín no quería que la película siguiera igual e hizo dos cambios en el intermedio. Le salió bien la respuesta y los apuros pasaron al área bética. Guardado y Mandi vieron pronto la amarilla. El balón quemaba en las botas béticas. Las bandas eran del Girona, que iba con fuerza a cada balón. Stuani marcaba pero se pinchaba su celebración con el banderín del asistente. Fuera de juego. Bien anulado. El Betis juega ya en el alambre. Mover el banquillo también le vino bien a Setién. Tello dio amplitud y ayudó a Junior para frenar el juego abierto y los balones colgados. Buena lectura. El Girona presiona altísimo de manera arriesgadísima, aunque bien pensado nada tenía que perder. Tello avisa. Sanabria vuelve a los terrenos de juego. Stuani ve anulado un tercer gol. Esta vez él partía bien pero Lozano intervino desde fuera de juego saltando por el balón. Dani Giménez resuelve bien los entuertos en el área y el Betis acaba el partido en el campo rival, con un inteligente Campbell. La carrera de Joaquín lleva a la quinta plaza, a una realidad de sueño o a un sueño que, poco a poco, se convierte en realidad.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @abcdesevilla: ¡Enhorabuena a los ganadores de un dorsal para la #NocturnaSevilla18KH7! Aquí está la lista con los 25 ganadores: https:/… - 5 horas ago