El Estadio de la Cartuja, en un entrenamiento del Betis en la 2012-13 (Foto: Juan José Úbeda).
El Estadio de la Cartuja, en un entrenamiento del Betis en la 2012-13 (Foto: Juan José Úbeda).

La cubierta del Estadio de la Cartuja condiciona la obra de Preferencia del Villamarín

Uno de los escenarios que manejaba el Betis era trasladarse un año al estadio cartujano

Por  5:43 h.

El Estadio de la Cartuja ha de cerrar sus puertas a toda actividad al constatar los técnicos de la empresa que se encarga de su mantenimiento que el deterioro de la cubierta del recinto ha ido degradándose con el paso del tiempo y no firmar el visto bueno para que pueda usarse, tal y como avanza ABC de Sevilla. Dado el peligro que conlleva, el Estadio de la Cartuja no ha recibido el permiso para abrirse de nuevo al público y albergar nuevos eventos que afecten a gradas, pistas ni césped. Este hecho tiene impacto directo en los planes que maneja el Real Betis en estos momentos con la culminación de la obra del estadio Benito Villamarín. Y es que en el club heliopolitano contaban con que una de las posibilidades era trasladarse a jugar un año en el Estadio de la Cartuja mientras finalizaba la nueva zona de Preferencia.
El consejo de administración bético se movía en dos escenarios ante esta circunstancia. O bien acometer las obras de Preferencia en una sola temporada con la mudanza obligada de toda la actividad al Estadio de la Cartuja o diferir la construcción de Preferencia a un plazo de dos campañas pero sin tener que mover la sede de los partidos del Betis como local y mantenerse en el Villamarín conviviendo con las obras.
Al tener el cupo de socios completo y contar con una capacidad de 60.000 espectadores no habría espacio en el Villamarín para tirar la grada de Preferencia, como se hizo con Gol Sur, y jugar como local toda una temporada, readaptando el palco, oficinas y vestuarios, y acoger a los abonados afectados. Sí podría hacerse en el caso de que se hiciera en dos campañas con una reorganización ajustada para que no hubiera más molestias de las que ya se esperan. En su día, cuando se construyó el Gol Sur sus abonados sí pudieron seguir los partidos en otras zonas del estadio ya que había suficientes asientos libres, algo que no sucede en estos momentos.
La opción de la mudanza a la Cartuja era planteada como seria desde los responsables del proyecto de mejora del Villamarín pero esta noticia puede afectar a sus planes, que son a medio plazo, si la cubierta no está reparada a tiempo. Otro hecho que afecta al Villamarín ha sido que el concierto de Alejandro Sanz del próximo 1 de junio lo pueda albergar el coliseo bético, ya que según fuentes consultadas por ABC de Sevilla, ya contaban con el hecho de que no podía utilizarse el Estadio de la Cartuja debido al deterioro de su cubierta.