Borja Iglesias celebra la victoria ante el Leganés con sus compañeros (Foto: LaLiga)
Borja Iglesias celebra la victoria ante el Leganés con sus compañeros (Foto: LaLiga)

El límite salarial, una foto del crecimiento del Betis

El Betis cuadruplica su límite salarial desde 2013, cuando LaLiga lo instauró; hace dos temporadas tenía disponibles 35 millones menos

Por  5:04 h.

En 2013, LaLiga (entonces Liga de Fútbol Profesional) instauró, de acuerdo con el Consejo Superior de Deportes, el límite salarial. Lo hizo a semejanza del control que se realizaba en otros deportes para evitar problemas financieros de los clubes participantes por acometer compromisos de gasto superiores a los recomendables. Entonces el Betis salía como podía de la nefasta herencia de Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver. Estaba inmerso en concurso de acreedores y administrado judicialmente, con una batalla encarnizada por las acciones. Aquel Betis disponía de un límite de 23 millones de euros para confeccionar su plantilla deportiva profesional, entre otros conceptos incluidos en esta partida. Hoy este tope se marcha hasta los 100,3 millones de euros.

 

 
La evolución desde aquella fecha es una foto del crecimiento del Betis, que cada año ha ido mejorando sus cifras. El resto de clubes también lo han conseguido, pero en Heliópolis han pasado de compartir límite salarial con Espanyol, Osasuna, Getafe y Granada a dar el salto y mirar cara a cara al Athletic (103) y Villarreal (108). Más lejos quedan Valencia (170), Sevilla (185) y los trasantlánticos Atlético (348), Real Madrid (641) y Barcelona (671). El objetivo del club es apretar en esta línea de progresión y acercarse a Valencia y Sevilla. Todo dependerá de los resultados deportivos, revalorización de los recursos de plantilla y gestión económica del club.
De esta forma, el Betis ha ido desde aquellos entre catorce y 23 millones de euros para la campaña 2013-14, en la que finalizó descendiendo, a los 13,6 de Segunda (superior a algunos equipos de Primera) a los 39,1 de la 2015-16. Ese importante salto ha ido teniendo su reflejo en campañas siguientes con los 44,6 de la 2016-17, los 65,4 de la 2017-18 y los 97,1 de la temporada pasada.

 

 
Conviene aclarar que los conceptos que forman parte de este límite de coste de plantilla son los salarios fijos y variables, la seguridad social, las primas colectivas, los gastos de adquisición (incluidas comisiones para agentes) y las amortizaciones (importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador). Así, la cuenta se hace fácil: para conocer el techo de gasto que tiene asignado un club hay que restar a los ingresos (de televisión y comerciales) los gastos de estructura de las tres últimas temporadas (auditados por la propia LaLiga).

 

 
Si el Betis hubiera conseguido la temporada pasada la clasificación para la Liga Europa, como era el objetivo de la entidad, el salto sería seguramente mayor en este concepto ya que se garantizaría ingresos superiores por su participación en esta competición. En todo caso, a pesar de no haberlo logrado mantiene cifras similares (crece en tres millones) y no suelta el octavo puesto en Primera, por lo que ha podido disfrutar de un potencial de gasto mayor que doce conjuntos pero inferior a los siete citados anteriormente para este ejercicio 2019-20.

 

 
De cualquier forma, el Betis ha sabido manejarse en estas cifras para acometer operaciones realmente importantes como las adquisiciones en propiedad de Borja Iglesias y Fekir, dos de los fichajes más caros de su historia, en un verano de grandes inversiones en verdiblanco que se unen a las ya realizadas durante la primera parte de 2019 y que ya comprometieron casi 45 millones de gasto para la entidad (Lo Celso, Lainez, Emerson…), en todo caso éstos computables al ejercicio 2018-19. Las ventas de Pau López y Junior y la salida de Lo Celso con una cesión por coste alto con opción de compra futura han influido en esta cifra final que alcanza los tres dígitos.

Fekir, celebrando su gol en el Nou Camp (foto: EFE)
Se cruza el dato del límite salarial con el de la valoración de mercado de la plantilla, puesto que algunas herramientas especializadas sitúan a la verdiblanca entre las cinco o seis primeras del campeonato, aunque ahí concurren factores difícilmente evaluables como los futbolistas cedidos o los que tienen mayor edad y dan un rendimiento adecuado en su club pero no cuentan con mercado para ser traspasados por una cifra importante. De todas formas, sí es cierto que el Betis cuenta en las últimas campañas con un ramillete de jugadores que tienen alto valor en el mercado (superior al coste de adquisición) como sucedió con Ceballos, Fabián, Pau López, Junior y Lo Celso, que se marcharon, además de los que permanecen como Bartra, Mandi, William Carvalho, Fekir, Loren o Canales.

 

 
El Betis, según confirmaba hace unos días López Catalán, se había quedado «muy cerca» de agotar ese límite de gasto de 100,3 millones de euros. Manejó cantidades disponibles para poder acometer alguna contratación en el tramo final del mercado de verano pero no pudo concretarla. Ahora debe afrontar las renovaciones de varios futbolistas, que también tendrán reflejo si hay subidas de salarios que sean relevantes. Joaquín y Guardado son dos de los futbolistas con los que el club ya dialoga para prolongar sus contratos.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @sergantavila: Presentación de la Copa Andalucía de baloncesto 2019. Se juega el domingo (12.00) entre @RealBetisBasket y @unicajaCB #Co - 2 horas ago