Boudebouz controla un balón ante el Frosinone (Foto: Frosinone Calcio).
Boudebouz controla un balón ante el Frosinone (Foto: Frosinone Calcio).

Lo que está cocinando este Betis huele muy bien (1-3)

Los de Setién siguen dando buenas sensaciones en la pretemporada

Por  5:23 h.

El Betis quiere que los días pasen rápido. Ya se sabe la lección. Confía en sacar buena nota. Hace muchas cosas bien. Ha superado con calma los parciales. Y ya quiere empezar el examen de verdad. Todos quieren estar. Nadie se lo va a perder. Los tres delanteros, por ejemplo, que presentaron ayer credenciales. Loren, Sanabria y Sergio León. Que decida Setién. Acertará con cualquiera. Queda una semana para el reencuentro con un Villamarín volcánico. Ilusionado con imágenes como la de ayer. Con los triunfos en una pretemporada que ha llenado el casillero de la fe. Lo que está cocinando este Betis huele realmente bien. Queda el Carranza y lo que importa, la competición oficial. Ayer calcó lo que viene haciendo en la preparación ante rivales de toda condición, nacionalidad y pelaje, que aun sabiendo que la receta bética pasa por la paciencia, movimiento de pelota, búsqueda de la oportunidad, riesgo para atraer y combinaciones en los últimos metros, no consiguen hacerle daño. No lo hicieron los Premier Bournemouth y Cardiff y, por supuesto, el Frosinone, que aparece este año en la Serie A y que hace no tanto no estaría tan lejos del Betis, acabó hipnotizado por el juego y el señuelo de los hombres de Setién (1-3), que van en serio a por todo lo que se les ponga por delante.
El cántabro alineó un once que, con los retoques de Pau López por Joel Robles y Boudebouz en lugar de Inui, aparece como principal candidato en todas las apuestas para saltar el viernes frente al Levante. El balón se movía como un péndulo hipnótico para un Frosinone que se reservaba en su campo temiendo ser desnudado por las combinaciones béticas. No le sirvió más que para alargar el momento de su caída y reconocer explícita e implícitamente que el Betis era superior, como así demostró. Loren las tuvo de todos los colores y lo intentó con imaginación. Unas veces se le iba el control, otras se encontraba con el portero y en la más exótica trató una rabona a centímetros de Sportielli. Sí entró la que menos glamour transportaba pero ahí también estaba. Chocó el portero local con uno de sus zagueros y Loren enganchó una volea justo antes del descanso para firmar el triunfo parcial para el mejor equipo justo antes de que un rifirrafe absurdo en el centro del campo dejara a ambos con diez, con la ejecución de Barragán por parte verdiblanca. Así se cerraba una primera parte con Carvalho haciéndolo todo fácil, con Canales e Inui electrocutando al rival en el interlineado, Feddal reviviendo sensaciones atrás y Junior proyectándose muy largo.
La pérdida de un elemento obligó a Setién a reducir su defensa a cuatro efectivos. Los nombres habían cambiado porque en la caseta se quedaron todos menos Joel Robles y Junior. Los nuevos mandaron menos pero lograron ser más eficaces. Sanabria festejó su continuidad a pesar de los cantos de la Premier al culminar una jugada de ¡17 toques! Marca de la casa, ultimada por Boudebouz y con pase acertado de Brasanac al espacio al que corría a ocupar el paraguayo, que definió con un movimiento puro de delantero cruzando la pelota. El 0-2 sirvió para que el Betis enfriara el plato, que reposara lo preparado antes de servirse otra victoria.
Marcó en una acción aislada Ciano en el único disparo a puerta local en todo el partido, con una internada con lanzamiento desde la frontal que mereció una estirada que Joel Robles no practicó. El tanto espoleó a un Frosinone que veía que en el despiste de los cambios estaba su oportunidad ante un Betis obligado a cambiar a Kaptoum, lesionado, por Edgar y en el que Tosca ya había suplido a Junior. Con más canteranos y descartes parecía que el partido iba a igualarse pero ahí se desmelenó Sergio León, que tuvo en sus botas una goleada de escándalo. Se conformó con marcar la primera, con una asistencia brillante de Sanabria que amagó con iniciar una carrera en diagonal que atrajo todas las atenciones para limpiar el espacio a la salida del balón, que se reencontró con el cordobés, que sólo tuvo que regatear al meta y marcar. Después Javi García le regaló a Sergio León un mano a mano y Francis, otro. Pero el delantero canterano se encontró en ambas acciones con Iacobucci. Se hubiera llevado todos los focos pero estaba bien repartirlos con sus compañeros de vanguardia. Todos se reivindican, todos son parte de este pastel en un dulce momento para los verdiblancos. Huele bien lo que cocina este Betis de Setién porque el hambre de ilusión de los suyos ya les hace saborear felicidad.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
@EricCastelFCB Buenos días. No lo sé, Eric. Es una operación compleja pero está avanzada. Hay que esperar al desenlace. - 1 hora ago