Quique Setién y Mandi, en un entrenamiento del Betis (foto: J. J. Úbeda)
Quique Setién y Mandi, en un entrenamiento del Betis (foto: J. J. Úbeda)

Los halagos de Setién a Mandi en una charla a los niños de un campus

"En cuarenta años nunca vi a un futbolista progresar tanto"

Por  10:28 h.

Quique Setién siente predilección por Mandi. Eso no es ninguna novedad. Apostó por él el verano pasado cuando muchos centraban sus miras en Pezzella. Y eso que el argelino no había estado nada bien en su primer año como verdiblanco. Pero el técnico del Betis lo tuvo claro: si alguien tenía que salir, ése no debía ser Mandi. Y eso es lo que pasó. Setién comenzó a darle confianza al central y el argelino fue creciendo. Mejoró mucho. Tanto que se convirtió en una pieza clave para el técnico cántabro. Y por eso no sorprende que ahora Setién ponga a Mandi de ejemplo dando una charla a unos niños. Eso lo que ha ocurrido y se puede ver en un vídeo que está haciéndose viral en las últimas horas. A continuación, reproducimos el vídeo y las palabras de Setién hacia Mandi:

“Fijaros, el año pasado hubo un futbolista que nos fijamos mucho en él, y a las tres semanas tuvimos que decidir entre él u otro para que se fuera porque no había cabida para los dos. Optamos por él y dejamos al otro jugador (Pezzella) que se fuera, que también era buen jugador. Este jugador, cada vez que yo le decía algo, cualquier detalle, siempre me miraba con muchísima atención para recordar todo lo que le iba diciendo. Ese jugador, en cuarenta años que yo he estado metido en el fútbol, tanto de jugador como entrenador, ha sido el jugador más receptivo que he tenido, el que más interés ha puesto a la hora de hacer los ejercicios, el que más ha escuchado, el que más se ha fijado en todo. Fijaros, cuando termina todos los partidos él se lleva un tupper con su arroz y su bonito y nada más terminar el partido no se quita ni la camiseta, se sienta en suelo, coge su cuchara, abre su tupper y se come el arroz y el bonito solo ¿sabéis para qué? para recuperar inmediatamente la energía que ha perdido durante el partido. Come rigurosamente todo lo que tiene que comer, fruta, arroz, pescado, carne… lo lleva a rajatabla. Cada vez que le hago un comentario él pone una mano en el oído (se tapa el derecho) y todo lo que le entra por aquí (el izquierdo) ya no deja que se le escape, para que no se le salga por el otro. Hace poco le eché una bronca en un entrenamiento, no una bronca, le llamé la atención en un detalle, y le dije, no salgas ahí a apretar, y me hace un gesto así, como de cabreo. Al terminar el entrenamiento le pregunto que por qué se cabrea conmigo, y me dice ‘no me cabreo contigo, me cabreo conmigo porque es la segunda vez esta semana que me llamas la atención por el mismo motivo. Ese jugador, la progresión que ha tenido desde que empezamos a jugar a principio de temporada hasta ahora, ha sido la progresión que he visto yo en un futbolista mayor en cuarenta años que llevo metido en el fútbol y viendo futbolistas. Y todo ha sido porque ha sido un chaval responsable, atento, serio en el trabajo, comprometido y todo esto. Eso es importantísimo y es para fijaros. Se llama Aissa Mandi y es el central, que se ha convertido en uno de los mejores jugadores del equipo, y todo por el trabajo y la constancia que ha tenido. Y eso es muy importante”.

Redacción

Redacción