Mandi, con el brazalete de capitán, se lamenta de la ocasión fallada en el Wanda (Foto: LaLiga).
Mandi, con el brazalete de capitán, se lamenta de la ocasión fallada en el Wanda (Foto: LaLiga).

Mandi, el ejemplo del crecimiento del Betis

La evolución del franco-argelino es pareja a la del equipo en el último año y medio; el club tiene pendiente la mejora de su contrato y cláusula

Por  5:16 h.

Aïssa Mandi es el único jugador de la plantilla del Real Betis que ha disputado todos los minutos en LaLiga. De hecho, sólo se ha perdido el duelo casero ante el Dudelange, cuando entró en el ciclo de rotaciones que tan bien ejecuta Quique Setién. El internacional argelino no sólo es un fijo para el cántabro, sino que recibe los elogios de sus compañeros de plantilla por su profesionalidad. Tras Joaquín, es el futbolista que más tiempo lleva en el primer equipo y acabó el duelo del pasado domingo en el Wanda Metropolitano con el brazalete de capitán. Llegó gracias a las gestiones de Miguel Torrecilla como director deportivo y ha vivido su eclosión futbolística de la mano de Setién. Su mejora y ampliación de contrato es uno de los asuntos que está encima de la mesa de Lorenzo Serra Ferrer. Mandi, estos días concentrado con su selección para preparar los duelos oficiales de cara a la Copa de África con Benin, es el vivo ejemplo del crecimiento del Betis en este tiempo.
Porque Mandi llegó en el verano de 2016 como un proyecto de futbolista interesante, a cambio de 2,8 millones. Un lateral que quería asentarse como central y de quien Gustavo Poyet dijo con acierto nada más aterrizar en Sevilla que «si todo se da como creo, va a ser un ídolo aquí». El argelino jugó con todos los entrenadores que tuvo en su primera temporada (Poyet, Víctor Sánchez del Amo, Alexis) pero durante el verano de 2017 fue uno de los elementos que parecía destinados a salir del club en la revolución emprendida por Lorenzo Serra Ferrer para cambiar los objetivos del plantel. Mandi había recibido muchas críticas por su forma de jugar, los despistes en las marcas y algunos errores en la salida del balón. Supuso un debate interno puesto que Setién apostó ciegamente por Mandi nada más ver sus evoluciones en Montecastillo y de ahí la famosa conversación con Pezzella cuando le anunció que no iba a tener los minutos que esperaba. El argentino decidió irse a la Fiorentina y el Betis se quedó con Mandi. Una apuesta arriesgada pero que le salió estupendamente. Mandi fue la pasada temporada un baluarte de la defensa y esta campaña ha mejorado, si cabe, su rendimiento. Atento y con una capacidad enorme de aprendizaje, como ya recordaba Hubert Fournier, el entrenador que le hizo debutar en el Stade de Reims, en estas líneas: «La virtud de Mandi es su voluntad por mejorar. Tiene una progresión constante. Cada año muestra mejores estadísticas. Es un chico muy trabajador e inteligente».
Portó el brazelete de capitán en el Wanda Metropolitano después de la salida de Joaquín, sustituido. Fue la primera vez en partido oficial ya que por delante tiene al portuense, Guardado y Javi García. Mandi es el segundo más antiguo del plantel tras Joaquín, que llegó en 2015. Y del verano en el que aterrizó el franco-argelino sólo queda Sanabria. Este hecho supone que el contrato de Mandi, que no ha sido revisado en este tiempo, sea el más antiguo del equipo ya que el de Joaquín fue rehecho el pasado año y los demás han sido más recientes. La intención de varios clubes, principalmente el West Ham, por hacerse con sus servicios el pasado verano hizo que el Betis se remitiera a su cláusula de rescisión de 30 millones de euros porque no quería abrir diálogos para la salida de una pieza fundamental. Para Setién y su cuerpo técnico Mandi es uno de los futbolistas que mejor ha comprendido lo que piden a sus hombres. El central pregunta sus dudas, trata de corregir los errores y es ejemplar por su predisposición al trabajo diario tanto en el campo como en el gimnasio y por su puntualidad. Suele ser de los primeros en llegar y de los últimos en irse de la ciudad deportiva. Una entrega que destaca en el mundo del fútbol actual.
«En cuarenta años que yo he estado metido en el fútbol, tanto de jugador como entrenador, Mandi ha sido el jugador más receptivo que he tenido, el que más interés ha puesto a la hora de hacer los ejercicios, el que más ha escuchado, el que más se ha fijado en todo. Se ha convertido en uno de los mejores jugadores del equipo, y todo por el trabajo y la constancia que ha tenido. Y eso es muy importante», dijo Setién del franco-argelino el pasado verano. Mandi tiene 26 años y su contrato con el Betis expira en junio de 2021. En el club verdiblanco ya han tenido un primer contacto con su agente para anunciar que quieren mejorar la vinculación pero la negociación no se ha emprendido de manera seria y formal. Es uno de los asuntos que abordará la entidad antes del mercado de enero para ubicar su salario para que esté acorde a su rendimiento, puesto que ahora mismo es de los más bajos del plantel, y elevar su cláusula hasta los 50 ó 60 millones de euros dado lo apreciados que están siendo en el mercado los centrales con las recientes y elevadísimas transferencias en LaLiga de Laporte, Lenglet o Íñigo Martínez, entre otros.
Ahora Mandi es una pieza muy codiciada en el mercado y un futbolista clave para Setién. Su crecimiento es parejo al que ha vivido el Betis en el último año y medio. De ser un futbolista que parecía descartado a un valor importantísimo para el conjunto y que aún tiene perspectivas de mejora. Mañana jugará con Argelia ante Benin en partido clasificatorio para la Copa de África del próximo verano en Camerún.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @abc_deportes: #ÚltimaHora Marc Márquez se proclama en Japón pentacampeón del mundo de MotoGP https://t.co/BvrfnvBzmv https://t.co/G3x9k… - 4 horas ago