Marcos Álvarez observa a los futbolistas durante un entrenamiento (Foto: Juan José Úbeda)
Marcos Álvarez observa a los futbolistas durante un entrenamiento (Foto: Juan José Úbeda)

Marcos Álvarez: “El mejor entrenamiento para los jugadores del Betis será la propia competición”

El encargado de supervisar la preparación física del equipo es optimista de cara a la acumulación de partidos en la próxima temporada

Por  4:09 h.

En su tarjeta dice que es uno de los preparadores físicos de la primera plantilla del Betis. Pero su papel va más allá. Incluso ha llegado a ejercer de entrenador, tal y como ocurrió en el derbi jugado en Nervión que acabó con el contundente triunfo verdiblanco (3-5). Cada mañana, después de la habitual charla de Quique Setién, Marcos Álvarez toma el mando para iniciar el trabajo. Su conexión con los jugadores ha sido máxima. Se ha podido comprobar en los famosos vídeos de motivación previos a los partidos. Después de una notable temporada a nivel colectivo, ya piensa en la mejor manera de sacar partido al grupo en una campaña exigente.

-¿Qué supone renovar por el Betis de manera indefinida?
-Estoy muy contento porque el club me ha demostrado una confianza plena. Supone que a nivel personal y profesional me sienta muy orgulloso.

-¿Cambia su papel en el club?
– Dentro de una estructura de un club importante como es el Betis, lo que iba a significar mi figura es que se le diera continuidad a lo que es una dinámica de entrenamiento dentro del equipo. Independientemente del cuerpo técnico que venga, una plantilla con los jugadores que hoy en día hay y el coste que suponen, deben de tener un control continuo de su trabajo. E intentar que si por causas naturales del fútbol se cambia de cuerpo técnico no suponga un cambio drástico en la preparación de los jugadores. Y que los ciclos de preparación no se modifiquen. Eso no significa que yo tenga autonomía para hacer lo que quiera. Soy una herramienta del club a disposición de las personas que vengan a entrenar al equipo. Trataré de aportar mi experiencia y conocimiento para ponerlos a disposición del equipo. En el cuerpo médico se han hecho unas modificaciones. Será un área cohesionada con la mía porque en momentos determinados hay contenidos que se tienen que pisar y la comunicación es fundamental. De hecho ya se ha preparado todo lo relativo al comienzo de la temporada.

-¿Va a variar la pretemporada respecto a la del año pasado?
-Poco. Una vez que eche a rodar la competición habrá que ir dosificando las cargas de los jugadores que más minutos lleven. En este caso, hay que intentar que el equipo sea muy competitivo con los 22-25 futbolistas que tengamos para que la competencia haga que no baje el rendimiento en las tres competiciones. Ya no existe el tipo de trabajo para intentar llegar a un pico de forma en septiembre o en diciembre…. Se trata de trabajar desde el primer día de una manera para que el equipo llegue al primer partido del 18-19 de agosto en las mejores condiciones posibles. Que los que vayan a jugar hayan tenido el ritmo de los encuentros amistosos. Hemos intentado consensuar un poco con el área de marketing, que lógicamente tiene que trabajar también ya que el Betis es un equipo que, a día de hoy, está muy solicitado en España y Europa. Lo que tampoco podemos es volcarlo todo en el tema del marketing. Nosotros, como entrenadores, lo que pretendemos es tener unos días en los que el equipo se conjunte, que todos entren en la dinámica de trabajo y que cuando juegue los primeros partidos amistosos esté un tanto rodado.

-¿Cómo se han planteado las vacaciones teniendo en cuenta lo que viene?
-Los jugadores tienen un periodo amplio de descanso. Se les ha dado unas recomendaciones. Un futbolista profesional tiene que estar completamente parado, como máximo, siete o diez días. Y a partir de ahí tiene que reiniciar su rutina de trabajo. Son recomendaciones que se le dan. Tanto desde el área de rendimiento como de nutrición, médica y planificación. En los últimos años estoy notando que los jugadores vienen de una manera muy homogénea al primer día de entrenamiento. Es difícil encontrar lo que pasaba antiguamente, que se veían jugadores con sobrepeso o fuera de forma. La gran mayoría se suele cuidar. Es dar un paso adelante en nuestra preparación. Respecto al año pasado adelantamos también un par de peldaños en la preparación porque la gran mayoría de los jugadores ya sabe del juego de Setién. Un trabajo específico que, a principios de la pasada temporada, tuvimos que repetir mucho. Ahora, eso te va a garantizar que sean mucho más fluidos los primeros días.

-¿Cómo será el descanso de los futbolistas que están en el Mundial?
-Las vacaciones que se les suelen dar, normalmente, se hacen en consenso con el entrenador. Depende mucho del momento en el que acabe con su selección. Si acaba en la fase de grupos, a lo mejor se presenta cinco o seis días después del inicio previsto para el resto de jugadores. Al principio no se le da una fecha exacta. Se va hablando con ellos en función de lo que ha ocurrido con su selección. De todas maneras estamos en contacto continuo con los futbolistas del Betis que han ido al Mundial.

-¿La lesión de Guardado queda olvidada?
– El problema que tenía es que se le había formado un hematoma que estaba oprimiendo el nervio. Se le ha podido limpiar. Con las ganas que tiene, lo buen profesional que es y el final de temporada tan bonito que vivimos en el Betis, en cierto modo se precipitó un poco. Le dolía más de lo que nos decía por sus ganas de jugar. Cualquier pequeño golpe no se te va. Y lo que mejor le vino fue el parón que hizo al final de la temporada en España y antes de iniciar el Mundial. Ahora mismo, por lo que hemos hablado con él, la zona está totalmente limpia.

-¿Qué cambia en la planificación por el hecho de tener que afrontar tres competiciones?
-Me gusta cuantos más partidos tengamos durante la semana. Al futbolista, lo que más le gusta es jugar. Y a los entrenadores, también. El mejor entrenamiento que van a tener los jugadores será la propia competición. Tenemos que convencernos todos. Si cuando tengan la oportunidad lo dan todo, el futbolista que menos va a jugar en la plantilla con tres competiciones tendrá 20 ó 25 partidos. Se trata de un número que, a día de hoy, es una muy buena media para futbolistas que jueguen poco dentro de una plantilla. Hay que hacer desde el primer momento un equipo compacto, en el que todos sepan lo bonito que puede ser jugar en las tres competiciones. Tenemos que mirarnos y decir: «Una semana me toca a mí, otra te toca a ti…». Y que cuando se lleven a cabo tres o cuatro cambios, el equipo no lo note.

-¿Deberá ser una plantilla más larga?
-No todos los años tienes la capacidad para sacar a tres o cuatro chavales de la cantera que estén al nivel que han estado esta temporada Loren, Junior o Francis. En medio año se han hecho profesionales. Ahora tienen que dar el paso adelante para estabilizarse en el mundo profesional y la Primera división en un equipo de la importancia del Betis. Ya hay muchos jugadores que quieren venir al Betis, no es como antes. Eso nos va a facilitar hacer un equipo bastante competitivo.

-¿Será un reto sorprender a los equipos que ya conocen la forma de jugar del Betis de Setién?
– Se puede contestar viendo lo que ha sido la primera y segunda vuelta de la pasada temporada. Cuando te decían que ya se conocía mucho más nuestra manera de jugar, había rivales que no sabían por dónde salía el balón. Nuestros jugadores cogieron una confianza tal que era una maravilla verlos. El juego a dos toques al que el contrario no te llega con la presión. Equipos duros como el Español, Getafe, Gerona… No va a ser una merma para el rendimiento del equipo.

-¿Seguirán teniendo protagonismo los canteranos a pesar del descenso del filial a la Tercera división?
-Durante la pretemporada pasan siete u ocho chavales que, potencialmente, se ven que pueden jugar a corto plazo en el primer equipo. Ya entonces los estás viendo. Su desarrollo, la forma de plantarse en el campo rodeados de jugadores de nivel… Cuando Setién sacó a Junior, Julio Gracia o Loren ya tenía un esquema de lo que podían dar porque en pretemporada los utilizó bastante. Es importante que en su categoría estén rindiendo a buen nivel, pero normalmente se trata de jugadores que están muy observados.

-¿Qué diferencias ha encontrado en la parcela física respecto a su primera temporada en el Betis?
-Lo que han cambiado han sido los resultados. Es verdad que el año anterior el equipo competía. Que luego no ganábamos o empatábamos mucho, es verdad. Pero se competía. Sinceramente ha existido un salto de calidad este año y, lo más importante, es que el cuerpo técnico ha sabido transmitirle las ideas a los jugadores. Y el club ha tenido la paciencia y la confianza que debe de tener para que salgan los frutos del proyecto que se había planteado a principio de temporada.

-Ha puesto alto el listón con los vídeos en los que se podían ver los ejercicios de motivación previos a los partidos ligueros…
-Es como todo, al final yo soy el que pongo los juegos, pero los que los interpretan son los jugadores.

-Lo de ganar un título con el Betis es algo que le motiva de verdad…
-Soy ambicioso y tengo ganas. Sobre todo porque estoy viendo un club con mucha vida, joven, con ganas de conseguir cosas. Varias áreas que se están integrando con una buena conexión. Todos mirando por el Betis. Y eso creo que sólo va a traer cosas buenas. Mi ilusión sería ganar algún título.