Pepe Mel hace indicaciones a sus jugadores en el entrenamiento (Foto: J.J. Úbeda)
Pepe Mel hace indicaciones a sus jugadores en el entrenamiento (Foto: J.J. Úbeda)

Mel, sin mucho margen de maniobra

Cuenta con los justos para hacer la convocatoria, en la que entraría el canterano Fabián

Por  5:42 h.

El Betis se enfrentará este sábado al Tenerife con poca capacidad de sorprender en su once inicial. Ocurre que entre los sancionados (Rennella y Piccini), lesionados (Vadillo y Álex Martínez), los que se marcharon a la Copa de África (Kadir y Ndiaye) y los descartados (Sergio y Chuli, quien ya se marchó al Leganés), Pepe Mel prácticamente cuenta con lo justo para confeccionar un once y los tres cambios teniendo en cuenta que hay otra serie de futbolistas a los que manifiestamente ha concedido tratamiento secundario como Perquis o Matilla. Por lo que el once inicial, aunque en el entrenamiento de ayer a puerta cerrada no dejó pistas, no debe diferir del formado por Adán; Molinero, Bruno, Jordi, Varela; Xavi Torres, Lolo Reyes, Ceballos; Pacheco, Jorge Molina y Rubén Castro. Y es que, quitando a estos jugadores, sólo parece contar entre los que tiene disponibles con Nono, a quien una vez recuperado de su lesión se lo expresó directamente el pasado lunes, y Cejudo, con quien existe una importante preocupación al ver que no acaba de evolucionar este año. Ya que Perquis, Casado y Matilla se quedaron fuera de la lista por decisión técnica para ir a Alcorcón y no parece probable que pasen de ser descartes a titulares.
De esta manera, pocas posibilidades de sorprender tiene el Betis en una jornada que se antoja nuevamente clave para tratar de mantener o recortar las distancias con los de arriba y recuperar algún puesto, ya que la quinta plaza resulta incómoda para un conjunto como el heliopolitano a estas alturas del campeonato. A estos jugadores de la primera plantilla se les une Caro, un fijo en los entrenamientos con el Betis, y en estos días también trabaja con el grupo Fabián. El mediocentro podría entrar en la convocatoria y, si no juega más de 45 minutos, estaría disponible para jugar con el Betis B de Merino ante el Cádiz el domingo en el Benito Villamarín, una circunstancia que ya ha vivido tras su estreno en Lugo.
Lo que está por ver es la decisión que pueda tomar Mel con respecto a algunos jugadores que aún no tienen del todo claro su futuro en el club. Son los casos, principalmente, de Perquis y Matilla, puesto que el de Sergio ya ha quedado claro con las declaraciones del propio técnico y no es previsible que entre en la lista. Si Mel los deja fuera de la convocatoria estará todo dicho, pero si los incluye habrá que ver si estarán de relleno o para aportar en caso de necesidad. Lo preocupante, eso sí, es que tras la marcha de Chuli el Betis se queda sin recambios de ataque en caso de necesidad, más allá de la aportación que pueda hacer Cejudo desde el banquillo.
La noticia positiva del día fue la evolución de Dani Ceballos. La fuerte contusión que sufrió ante el Alcorcón había dejado dudas sobre su participación el sábado frente al Tenerife. El canterano regresó con muchos menos dolores y completó la sesión sin mayores problemas, aunque mantenía algunas molestias en algunos movimientos. La incógnita parece resuelta y en este momento se garantiza su concurso, vital en estas condiciones de ausencias en el bloque bético. El Betis se ejercitó ayer por la mañana a puerta cerrada y lo hizo por la tarde atendiendo a una serie de pruebas físicas preparadas por el cuerpo técnico para ir evaluando al plantel. Hoy trabajará a puerta abierta, mañana de nuevo en privado y habrá una última sesión el mismo sábado horas antes del choque.