Nacho, contra su familia

Por  2:15 h.

Cada regreso de Nacho a Málaga tiene una historia. Lo ha hecho sólo con el Levante y el Betis pero siempre supone algo diferente para él. Es su tierra, es su gente y compite al máximo aunque sea contra su familia. Sí, porque tanto su padre como su tío fueron futbolistas del primer equipo y llevan muchos años llevando los servicios médicos del Málaga, su hermano Perico estuvo en la cantera blanquiazul y su prima, en la portería del equipo femenino.

Nacho y Juan Carlos Pérez Frías, padre y tío del lateral bético, actuaron juntos durante ocho temporadas en el primer equipo malaguista (76-84) y vivieron ascensos y descensos mientras se iba criando el pequeño Nacho (nacido en 1980). Su padre, que jugaba de mediocentro o líbero, jugó más tarde en el Avilés, Marbella y se retiró, curiosamente junto a su hermano, en el Mijas, en el que coincidieron con Antonio Tapia, el causante de que Nacho llegara al Betis en el verano de 2009.

Juan Carlos Pérez lleva varios años siendo el máximo responsable médico del Málaga, mientras que el padre de Nacho es hoy el encargado médico de la cantera después de haber pasado por varios cargos:entrenador desde el benjamín al Málaga B, coordinador de fútbol base, analizando los rivales…
Estaba claro que Nacho iba a acabar siendo médico o futbolista, pero eligió la segunda opción. También estudió carrera, como toda su familia, pero la que compaginó con su avance futbolístico desde el Puerto Malagueño al filial del Málaga fue la de Magisterio de Educación Física. Vivió el doble ascenso del Málaga B con Tapia como entrenador y se estrenó en el primer equipo de la mano de Joaquín Peiró.

La de hoy será la tercera ocasión en la que Nacho regrese a La Rosaleda como visitante. Lo ha hecho con el Levante en la temporada 2004-05 y perdió por 1-0. El recuerdo victorioso es el del año pasado, con ese 0-2 tan oportuno para los verdiblancos. Se le preguntaba esta semana a Santa Cruz, paraguayo y con sólo un año en el Betis, si celebraría su gol contra los heliopolitanos e incluso su sinceridad provocaba polémica. Nacho no es un goleador, pero sería perfectamente comprensible que no hiciera muchos aspavientos si hoy acertara. En los 109 encuentros ligueros que ha disputado con el Betis sólo lo logró en San Mamés. Ahora juega ante su familia.