Fekir, junto a Mouangué, cuando ya era jugador del Olympique Lyonnais; a la derecha, dos imágenes de su etapa en el Saint Priest
Fekir, junto a Mouangué, cuando ya era jugador del Olympique Lyonnais; a la derecha, dos imágenes de su etapa en el Saint Priest

“¿Por qué no puede Fekir ayudar a hacer del Betis un equipo de clase mundial?”

Mouangué, uno de los primeros entrenadores de Fekir en Francia, elogia al internacional galo y ve que su objetivo es dar un salto en el Betis

Por  5:10 h.

A pesar de ser un jugador con una calidad innegable, los comienzos de Nabil Fekir en el fútbol no fueron nada fáciles. Ligado al Olympique de Lyon desde muy joven (doce años), una dolorosa inflamación en la parte superior de la tibia (conocido esto como enfermedad de Osgood-Schlatter) hizo que el club de su niñez prescindiera del joven Nabil, quien pasaría a buscar acomodo en un modesto equipo de la periferia de Lyon, el FC Vaulx en Velin, del que su padre era vicepresidente.
Sin embargo, el fútbol regional se le quedaba pequeño para un Fekir que ya en edad adolescente comenzaba a desprender talento, lo que le valió para dar el salto al AS Saint Priest. En aquel club del sur de Lyon -que hoy en día disputa el Championnat National 2 (cuarta categoría de fútbol en Francia)- Fekir volvió a recuperar sensaciones y rendir a un gran nivel, dando allí sus primeros pasos en el fútbol profesional. Y es que a pesar de haber disputado tan solo una campaña en este club 2es esta prueba la que me dio ánimos para esforzarme y llegar al más alto nivel. Si hubiera permanecido en el Olympique de Lyon, habría estado mejor. Pero aprendí otras cosas en Saint Priest”, reconocía el propio Fekir en una entrevista concedida en septiembre de 2013 al diario francés Le Progrès.

 

 
Quien pudo comprobar en primera persona la explosión futbolística de Fekir en el Saint Priest fue Robert Mouangué, entrenador del internacional galo por aquel entonces y actual director deportivo de la entidad. “Nabil está claro que es un jugador de un alto nivel. No hablo sólo en lo deportivo, sino también mentalmente. Dentro del nivel deportivo influye lo mental, la técnica, la profesionalidad… Por lo tanto, destacaría su enorme mentalidad. Y a nivel técnico destacaría que tiene unas aptitudes por encima de la media, desde que era pequeño. En las categorías inferiores del Olympique de Lyon pudieron comprobarlo”, comenta en un primer momento el extécnico francés sobre la figura de Fekir, quien volvió al Olympique de Lyon en el verano de 2011, tras destacar una temporada con la elástica del Saint Priest. “Allí comenzó con el equipo B casi dos años y, a partir del tercer año ya comenzó con el primer equipo”, matizaba Mouangué con respecto a la vuelta del jugador al equipo de sus sueños.
Sobre el traspaso de Fekir al Betis materializado en el pasado mercado de fichajes, Moaungué no escondía su sorpresa por la decisión tomada por el galo. “A un jugador como Nabil Fekir se le espera ver en un club de renombre a nivel internacional. El Betis no es un club top a nivel mundial. Por esta parte me quedé un poco sorprendido, pero cuando vemos las últimas temporadas de Nabil, con ausencia de partidos por lesiones… El jugador necesitaba tener más tiempo de juego, tener responsabilidades para poder reencontrarse con todas sus cualidades. Si se hubiera ido este año a un equipo top mundial como el Tottenham, la Juventus o Liverpool… quizás no podría haber sido tan popular como lo es en el Betis. Él necesita jugar al fútbol, sentirse importante, tener responsabilidad en un equipo”, considera el actual director deportivo del Saint Priest.

 

Fekir, jugador del Betis, celebra su gol al Leganés (foto: EFE)

Fekir, jugador del Betis, celebra su gol al Leganés (foto: EFE)

A pesar de su sorpresa por la llegada de Fekir al Heliópolis, Mouangué reconoce que, junto al ex del Olympique de Lyon, “hay además también dos o tres jugadores de calidad en el Betis. Si Lo Celso se hubiera quedado…”. Eso sí, su exentrenador insiste en que “Fekir no es ni Ronaldo ni Messi, todavía no está a ese nivel, pero está claro está haciendo un esfuerzo. En los tres primeros partidos ya ha marcado dos goles, ya está empezando a coger la idea del entrenador de su nuevo equipo. ¿Por qué no puede ayudar a hacer del Betis un equipo de clase mundial? Creo el Betis es, en cierta manera, el medio con el que Fekir pretende dar un paso atrás para luego dar un salto aún más alto. Es decir, es una etapa para Nabil”, asimilando este concepto a la experiencia vivida por el jugador en Saint Priest, al que llegó años después de salir del equipo de sus sueños, el Olympique de Lyon, y tras despuntar un año a las órdenes de Mouangué, volver al filial de Les Gones.
Por último, sobre la adaptación de Fekir a la LaLiga española, Mouangué no duda en que “sus cualidades se adaptan justamente al fútbol español. Su técnica, su agresividad, la posibilidad de jugar en el centro o en banda, su fuerza… todo eso le va a venir muy bien en España. Y más aún en un club como el Betis. Verdaderamente pienso que ha sido un buen cambio para él. Por el momento, los primeros partidos demuestran que tenía razón. Le está yendo bien. Si en el equipo todo el mundo consigue progresar alrededor de Fekir, será un éxito y el año que viene el Betis podrá revenderlo. Es parecida a la situación que tuvo con Lo Celso. Porque el objetivo no es que Nabil permanezca tres o cuatro años en el Betis. El objetivo es que esta experiencia le sirva para dar el salto”.

Álvaro Galván

Álvaro Galván