Camarasa y Julio Gracia, en el Betis-Wolverhampton (RBB)
Camarasa y Julio Gracia, en el Betis-Wolverhampton (RBB)

Nueva perspectiva para el canterano Julio

La intención del club es que salga cedido a un equipo de Segunda y revisar antes su vinculación

Por  3:38 h.

Julio Gracia es uno de los canteranos que ha tenido participación en la pretemporada del primer equipo. Ya se estrenó a las órdenes de Quique Setién en la primera vuelta de la campaña 2017-18 pero lo hizo de manera puntual y el grueso de la competición la disputó con el filial. Ahora, tras dejar buenas sensaciones su futuro pasa por una salida como cedido a un club de Segunda división, tal y como avanzaba Estadio Deportivo, y por ello ya estudia ofertas con sus nuevos representantes, ya que ha dejado a la agencia Bahía y ha firmado con RR-Soccer Agency (la empresa presidida por René Ramos). Julio ha sido empleado por Quique Setién en varias posiciones del centro del campo demostrando su versatilidad. De 20 años, la idea del Betis es que se desarrolle ganándose minutos en una categoría superior y así pueda regresar la próxima campaña con mayor peso en el equipo, dado que es un jugador en el que Serra y Setién han depositado mucha confianza.

El contrato de Julio, nacido en El Saucejo, fue renovado en marzo de 2017 al igual que un buen grupo de canteranos, de los que únicamente quedan en el club Junior y Francis. Al debutar con el primer equipo en el partido de la primera vuelta ante el Athletic, en diciembre, la cláusula de rescisión de Julio pasó de dos a ocho millones de euros. Con este nuevo contexto y tras haber realizado la primera parte de la pretemporada y con la idea de que se marche cedido es posible que Julio sea renovado de nuevo para ampliar su vínculo con el Betis y subir su cláusula hasta los 25 millones de euros.

El cambio de agentes en el caso de Julio puede ser un factor clave para esta circunstancia, ya que las relaciones entre el club y Bahía no han sido las mejores desde la salida de Dani Ceballos, aunque en este verano sí acordaron en buena línea la marcha de Rubén Castro y estuvieron negociando las frustradas incorporaciones de Mikel Merino y David López.

Julio afronta así una nueva perspectiva de futuro a sus 20 años y con el camino tapado por la enorme competencia actual en la primera plantilla del Betis tras las últimas incorporaciones y con la exigencia de las tres competiciones.