Rubi pone el acento en el trabajo defensivo del Betis

Zaga de cuatro, repliegue, acabar las jugadas y grupo compacto, directrices

Por  4:01 h.

Está la plantilla del Betis acumulando mucha carga física en el arranque de la pretemporada pero también hay sitio para la táctica. Rubi ya ha ido dejando pinceladas a su equipo sobre lo que quiere del mismo este curso. La transformación está en marcha. Tomará mucho de lo bueno que ha hecho el bloque verdiblanco estas dos últimas campañas pero el técnico catalán y su cuerpo técnico tienen claro que una de sus prioridades es ajustar los conceptos en la defensa y así están empleando las partes tácticas de la primeras sesiones a centrar la labor en esta cuestión.

 

Tiene claro Rubi que su sistema base va a empezar con una línea de cuatro atrás. Eso es lo que le ha transmitido a su equipo. Y quiere que los laterales se cierren ayudando a los centrales cuando el rival tenga el balón y la actitud sea defensiva. A ellos les ayudará el pivote fijo que pretende emplear por delante de la zaga. El resto del dibujo, incluido si ese pivote tiene acompañante o no, puede variar y esa cuestión también se trabaja estos días en Montecastillo. Y es que Rubi tiene como uno de sus pilares el estudio de los rivales y quiere manejar diferentes versiones del Betis en función de quién sea el oponente en cada jornada.

 

Al no emplear defensa de tres, la tarea de los centrales será muy diferente puesto que la circulación del balón ya no será prioritaria en esta línea, sino que la responsabilidad pasará a los centrocampistas. Y los laterales tendrán recorrido hacia arriba pero más limitado. Otra de las obsesiones de Rubi es que a su equipo no le cojan en los contragolpes y que sepan finalizar las jugadas, así como que los ajustes se hagan rápidos en el repliegue.

 

En todo caso, más allá del trabajo defensivo propiamente dicho, Rubi ha repetido incesantemente que quiere aprovechar la calidad de sus jugadores sobre el césped para poder mandar y definir en los partidos y de ahí que insista en los controles y los giros para saber romper las líneas de los rivales y situar la pelota más en la zona de problemas del oponente y evitar que tenga tanta presencia en la generación desde atrás del Betis.