Eder Sarabia, en el Betis-Barcelona (Raúl Doblado)
Eder Sarabia, en el Betis-Barcelona (Raúl Doblado)

Sarabia: “El bético no sólo se enorgullece de que su equipo gane, sino de cómo juega”

"Fabián ha espabilado porque le hemos puesto un contexto para desarrollar todo lo que tiene dentro", dice en una entrevista el segundo entrenador bético

Por  16:10 h.

Eder Sarabia aparece en el cuerpo técnico del Betis en segundo plano, tras la estela de Quique Setién. Pero para el técnico cántabro, el vasco tiene una importancia vital. Si deja a Marcos Álvarez y Fran Soto el apartado de la preparación física, bajo las premisas que marca el ideario de Setién, éste permite que el apartado táctico lo lleve Sarabia, con lo que eso está suponiendo en la dirección técnica de este Betis que a falta de tres jornadas ha conseguido clasificarse para competición europea cinco temporadas después. Así que el tándem es perfecto y de momento, en su primera temporada, ha triunfado. El segundo entrenador verdiblanco visita este sábado el estadio de San Mamés, lo que lleva en la sangre desde pequeño por su padre, el histórico Manu Sarabia. Por eso ha sido objetivo de muchas entrevistas, tanto en medios vascos como en nacionales.

En declaraciones al diario Marca, Sarabia dice que “cuando era chiquitín, por lo que he vivido en mi casa con mi padre, mi sueño era ser futbolista. Estaba convencido, pensaba que el tiempo iba a ir pasando, iba a ir quemando etapas y que iba a ser futbolista. Pero hay un momento con 22 ó 23 años que ves que no va a ser. Y enseguida vi la posibilidad de entrenar y la verdad es que me encantó. Yo siempre he tenido retos grandes, siempre he soñado cosas importantes, y una de las que siempre he soñado es ser entrenador del Athletic. De momento no es, estoy muy bien donde estoy, con Quique, pero sentarse en el banquillo de San Mamés, aunque sea en el del rival, es algo muy especial. No sólo por mí, sino por toda la gente que tengo detrás, mis amigos y familia, que saben que eso para mí es lo más grande. Ahora estamos un poco de moda. Me piden entradas, gente que quiere ir a ver el partido, otros que no pueden, pero te quieren saludar en el hotel… Amigos incluso del colegio que te mandan mensajes y se alegran mucho por ti, entrevistas… Es algo normal. Yo no estoy tan acostumbrado porque estoy en segundo plano, pero también es bonito que la gente se acuerde de uno y de esos sentimientos, de lo que hemos mamado de pequeños”.

Hablando del Betis, Sarabia piensa que “entendemos que el fútbol es un espectáculo y por ahí el público no sólo va a ver ganar a su equipo, sino a disfrutar y pasárselo bien, tiene una parte de arte y eso tenemos que cuidarlo. Pero no es que seamos unos románticos y que pongamos eso por encima de todo. Lo ponemos en la balanza y entendemos que es el camino más corto para conseguir resultados. Es verdad que en poco tiempo el equipo ha demostrado muchas cosas, es reconocido en todas partes por una manera de jugar, por tener muchas variantes y alternativas. Por eso creo que el secreto de que el equipo sea tan reconocible sobre todo es la convicción en lo que se hace, la seguridad”.

De lo que más satisfechos están en el cuerpo técnico, según Sarabia, de cómo están marchando las cosas en el Betis es “ver que el futbolista en el campo, ante las diferentes circunstancias o situaciones que te propone el rival, es capaz de entender lo que tiene que hacer en cada momento. Les damos unas pautas, unos mecanismos, atraer por un lado para progresar por otro, pero es él quien tiene que tomar las decisiones, saber si ahora se para o se mueve, si se acerca o se aleja, si conduce o si pasa, cómo generar los espacios para luego aprovecharlos… Eso es en lo que trabajamos, en que el fútbol sea lo más simple posible y que cada acción técnica, control, pase o conducción, sea lo más sencilla. Hay que trabajar no sólo en el que tiene la pelota sino en los demás, cómo se colocan los de alrededor, los de zona intermedia buscando segundas jugadas… Son cosas que trabajas en los entrenamientos y ellos ven que van saliendo. Y que aparte de disfrutar, también les hace mejores y los revaloriza”.

Sarabia habla también de nombres propios. De Joaquín, Fabián y Mandi comenta en la misma pregunta que “empezando por Joaquín, sabíamos que podía evolucionar hacia un futbolista diferente, de jugar por dentro, entender mejor el juego, aparecer y ser más protagonista… También destacaría a Fabián, que es el jugador que ahora todos quieren ver. El primer día que llegamos, delante de todos, el míster le preguntó a Joaquín: “¿Este Fabián qué tal es?” Y Joaquín respondió: “Míster, es bueno, pero tiene que espabilar”. Y ha espabilado porque le hemos puesto un contexto para desarrollar todo lo que tiene dentro. Aunque el más significativo puede ser Mandi. El año pasado nos decían que era un poco blando, que no sé qué… Pero nosotros le vimos potencial. Y ya cuando entrenas con él, ves lo profesional que es, las ganas que tiene de aprender y hacer lo que le pides… Todo el mundo se ha sorprendido”, mientras que de Bartra piensa que “es un futbolista rápido, sabe ir a presionar a la marca, es agresivo, acostumbrado a jugar a 40 ó 50 metros de su portería sin ponerse nervioso… y esa personalidad que tiene con la pelota nos da mucho. Cada manera de jugar requiere de cosas diferentes. Nosotros no necesitamos a los mejores jugadores, necesitamos a los más adecuados. A Bartra igual lo llevas a otro equipo y no brilla tanto, pero para nosotros es uno de los más adecuados. Se acertó mucho en su fichaje, ha encajado muy bien”.

Por último, habla de la afición: “Entendemos la urgencia de la afición. Estamos en una ciudad muy importante, con una afición que ha dado la cara hasta en los peores momentos y el potencial del club debe ser pelear por cosas importantes. Entendemos esa frustración de los últimos años y esa necesidad. Pero ellos deben poner también un poquito de su parte para entender que todo proceso en la vida tiene un tiempo. Y en este caso, esta manera de jugar más basada en el ataque, siempre es más compleja y necesitas un poco más de tiempo. Pero creo que la gente ya se está dando cuenta. El gol del otro día nos ha servido si cabe un poco más para ese que está un poquito más ansioso, que es normal, lo entienda muy bien. Y lo más importante: el bético ya no sólo se enorgullece de que su equipo gane, sino de cómo juega y el reconocimiento que estamos teniendo”, finaliza el segundo entrenador del Betis, Eder Sarabia.

Redacción

Redacción