Setién-Caparrós: experiencia dispar y una clara apuesta por la cantera

Será la primera vez que el cántabro y el utrerano, con Europa como objetivo, se enfrenten en sus respectivas carreras deportivas

Por  4:30 h.

Quique Setién y Joaquín Caparrós serán los entrenadores que se sienten en los banquillos del estadio Benito Villamarín para dirigir el derbi de máxima rivalidad hispalense entre el Real Betis y el Sevilla FC número 128 de la historia. Setién está completando una sobresaliente primera campaña al frente del primer equipo verdiblanco, puesto que ha conseguido, cinco años después devolver a la escuadra bética y sus aficionados a disputar la próxima temporada la Liga Europa. De momento, el Betis ha logrado clasificarse para la competición europea al menos como séptimo equipo de LaLiga, por lo que tendría que superar tres rondas previas —eliminatorias a doble partido— si quiere estar en la fase de grupos. Queda en Setién y sus jugadores ponerle la guinda al curso con una clasificación como quinto o sexto, lo que les enviaría directamente al sorteo de la fase de grupos. Enfrente estará Caparrós, técnico al que el Sevilla ha tenido que recurrir tras destituir a Eduardo Berizzo y Vincenzo Montella para tratar de conseguir el billete europeo, después de que con el italiano el club sevillista haya disputado una nueva final de la Copa del Rey y, sobre todo, la histórica eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones frente al Bayern Múnich.

El preparador verdiblanco llega al derbi con una racha en los últimos nueve partidos de siete victorias, ante el Alavés, el Español, el Getafe, el Eibar, el Gerona, Las Palmas y el Málaga, un empate, frente al Atlético de Madrid en el Wanda, y una derrota en San Mamés contra el Athletic de Bilbao. La solidez defensiva y la pegada en ataque ha sido lo que ha caracterizado el cambio de cara que el técnico santanderino y su equipo de trabajo le han imprimido al primer equipo bético, sobre todo y curiosamente, desde la goleada en Nervión por 3 a 5 en el derbi de la primera vuelta. El preparador sevillista, por su parte, tenía por delante cuatro partidos, cuatro finales, para enderezar el rumbo de la nave blanquirroja. Y de momento, a falta de la disputa del derbi y de la última jornada frente al Alavés, el utrerano al menos le ha cambiado la cara a un equipo abatido y prácticamente muerto tras la derrota en la Copa del Rey frente al Barcelona en la final y el 2-1 del encuentro liguero posterior frente al Levante. Caparrós ha dotado al Sevilla de ese gen competitivo en el que sólo importa ganar más allá de la filosofía de juego que se utilice. De hecho, en sus dos primeros partidos, el conjunto de Nervión ha logrado ganar ambos, el primero por la mínima a la Real Sociedad y el segundo por 3 a 2 al Real Madrid. Y esa es la línea que pretende seguir para seguir vivos en la lucha por la séptima plaza —aunque incluso en un triple empate a sesenta puntos pueden ser quintos— con el Getafe de José Bordalás.

Si hablamos de experiencia en este tipo de partidos, obviamente, Caparrós se lleva la palma. El utrerano ha dirigido un total de diez derbis, con tres victorias (una por 1-3 en el Villamarín en Segunda división en el curso 2000-01, otra por 0-1 ya en Primera en la temporada 2002-03 y el 2-1 en el Sánchez-Pizjuán de la campaña 04-05), seis empates y sólo una derrota. Curiosamente, el último encuentro de máxima rivalidad que dirigió al Sevilla en el Villamarín, lo ganaron los béticos por un gol a cero con un tanto del brasileño Ricardo Oliveira en mayo del 2005. Es decir, hace casi trece años. Por el contrario, Setién dirigirá su segundo derbi al frente del Betis, pero curiosamente será el primero en el que estará en el banquillo. En el encuentro de la primera vuelta de esta temporada, el santanderino fue sancionado por tres partidos tras su expulsión frente al Athletic de Bilbao, por lo que no podía sentarse en el banquillo en el Sánchez-Pizjuán. El preparador bético fue a Nervión con sus jugadores, pero nada más entrar en el estadio se marchó a un palco. Fue aislado, junto a su ayudante, Eder Sarabia que también estaba sancionado, como presenció la histórica goleada por 3 a 5 de la noche del seis de enero.

Caparrós y sus «derbis»
Al margen de los resultados, Caparrós, por su pasión sevillista, ha protagonizado alguno de los episodios más curiosos y picantes de los derbis. De hecho, tras el triunfo del miércoles frente al Madrid, el utrerano afirmó que «los derbis no hace falta prepararlos con mucho tiempo, estos partidos siempre se tienen en mente. Ellos (en alusión al Betis) están organizando una fiesta y unas puertas abiertas porque se han clasificado para la competición en la que el Sevilla es el Rey (en referencia a la Liga Europa)». Pero Caparrós, por ejemplo, también fue el que, como entrenador del Mallorca y tras recibir improperios del estadio bético, saltó al Villamarín con una manita ‘celebrando’ los cinco goles que el equipo de Nervión le marcó a los verdiblancos en noviembre del año 2012. El técnico, cuando fue preguntado en la sala de prensa al término del partido, dijo que «a mí me nombra, así que yo saludo». Además, el utrerano hizo famosa la frase de que le hervía «la sangre roja» y días atrás le dio una vuelta a esa expresión para asegurar que a sus jugadores les veía los «huevos blancos y rojos».
Setién por su parte, en estos primeros meses como entrenador del Betis, siempre se ha mostrado respetuoso hacia el eterno rival. En primer lugar, el cántabro defendió a Berizzo cuando el argentino fue destituido en Nervión:«Me dejas un poco sorprendido porque no lo esperaba en ningún caso, dada la trayectoria que lleva el Sevilla en todas las competiciones y como está situado, me sorprende. Desde luego yo no veo motivos salvo que haya podido influir su enfermedad en esta decisión, no lo sé. En el aspecto deportivo, a mí no me parece, de hecho no lo entiendo, pero no soy nadie para meterme donde no me llaman. Creo que Berizzo es un grandísimo entrenador y lo estaba haciendo francamente bien. No me encaja bien esa situación, pero bueno». Después, siempre ha pasado de puntillas ante la «no es una posibilidad» que dijo Montella cuando se le preguntó si el Betis podía superar al Sevilla. En sus enfrentamientos con el conjunto de Nervión, Setién acumulaba tres derrotas como técnico de Las Palmas antes del triunfo de la primera vuelta de este curso.
Con una filosofía de juego muy diferente, Setién y Caparrós sí tienen algo en común. Y es su clara apuesta por la cantera. Con el utrerano debutaron en el Sevilla jugadores como Jesús Navas, Antonio Puerta, Sergio Ramos o Diego Capel. De todos ellos, dos son campeones del mundo con España y el sevillismo —y todo el mundo del fútbol español— guarda en su corazón a Puerta. De hecho, su regreso al Sevilla estaba planificado para la próxima temporada, en un puesto dentro del organigrama deportivo aún por determinar, aunque el utrerano ha manifestado que él quiere estar «cerca de la fábrica», en referencia a los canteranos. También hizo debutar a otros como Víctor Salas. Con Setién, en partido oficial, han debutado en la presente campaña el guardameta Francis, Junior y Loren Morón, además de Redru, Julio Gracia y Aitor Ruibal. La confianza del santanderino en los escalafones inferiores se ha producido desde el inicio de la campaña.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
OPINIÓN --> El Betis lo tiene en su mano https://t.co/LqEQmOrALw #Betis vía @AFDLP - 8 horas ago