Tello trata de marcharse de Ricardo Rodríguez en el Betis-Milan (Foto: Raúl Doblado/ABC)
Tello trata de marcharse de Ricardo Rodríguez en el Betis-Milan (Foto: Raúl Doblado/ABC)

Los pasos en Europa y en LaLiga

El Betis, a una victoria de lograr el pase a la siguiente ronda continental, tiene ahora la prueba del Camp Nou
Por  19:15 h.

Desde que se conoció el calendario de la fase de grupos de la Liga Europa, las dos fechas fijadas para los enfrentamientos ante el Milan habían generado bastante ilusión entre la afición del Real Betis. Se pudo comprobar hace dos semanas con los 7.000 aficionados presentes en las gradas de San Siro, que disfrutaron de verdad con la victoria de su equipo.

También era muy esperado el partido de Heliópolis. El peso del Milan en Europa no es el mismo que en el famoso cruce jugado en la Recopa del 77. Y su nivel queda bastante lejos del equipo que revolucionó el fútbol continental a finales de los ochenta y comienzos de los noventa. Pero su nombre sigue imponiendo cierto respeto. De ahí que sea importante destacar el hecho de que, superado el ecuador de la fase de grupos, el Betis haya sido capaz de sumar cuatro de los seis puntos que ha disputado con el equipo italiano y que se encuentre en la primera posición. Depende de sí mismo el cuadro verdiblanco para lograr el pase a la siguiente ronda. La situación en Europa parece estar bien encarrilada. Y en tres semanas puede estar sellada si hay triunfo casero ante el Olympiacos. Un paso queda para certificar la presencia en dieciseisavos y “olvidar” la competición hasta el inicio de 2019.

El paso dado ayer pudo ser incluso mayor, pero el rendimiento bético fue de más a menos. Además del futuro en la propia Liga Europa, el partido ante el Milan se presentaba para el Betis como una oportunidad para recuperar algo de calma tras el jaleo montado por su entrenador en la previa con las famosas declaraciones sobre Bartra. Algunos silbidos se escucharon cuando en el marcador se anunció el nombre de Quique Setién antes de arrancar. Sin embargo, el ambiente cambió cuando el balón empezó a rodar. Los futbolistas se encargaron de tirar de la grada con un fútbol rápido, directo y convincente. Saliendo con solvencia de la presión rival. Llegó el merecido gol. Y pudo caer alguno más. Gran rendimiento en la primera media hora y control sin apuros en el resto de la primera parte.

Pero no hubo continuidad. De nuevo se desperdició una ventaja jugando en casa. El partido no fue tan trepidante como el del Celta, aunque pronto se vio que el Betis de la segunda parte se había alejado del de la primera. Ahora que se ha recuperado algo de olfato goleador, al equipo de Setién se le aparecen problemas de un pasado no muy lejano. Por ejemplo, la mala lectura a la hora de defender algunas faltas laterales y saques de esquina. Así llegó el gol de Suso. Un tanto que terminó de enfriar el partido. Ahora hay que mirar de nuevo a LaLiga. Ni más ni menos que al Barcelona. Prueba de máximo nivel.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
Sidnei estará dos semanas de baja por molestias musculares https://t.co/z9Jqm64pDu vía @AFDLP #Betis - 5 mins ago