Lainez, Lo Celso y Guardado se lamentan tras el Betis-Valencia (Foto: Manuel Gómez)
Lainez, Lo Celso y Guardado se lamentan tras el Betis-Valencia (Foto: Manuel Gómez)

Betis: vivo y romo

El Betis no es un equipo muerto pero le falta gol, fío su suerte en Jesé y erró al dejar salir a Sanabria
Por  10:24 h.

El Betis no es un equipo muerto. No es un equipo caído. No ha bajado los brazos. No está de vacaciones. No anda en chanclas. No ha abandonado toda esperanza. No ha dicho adiós a la competición. No ha renunciado a sus objetivos (está a tres puntos del séptimo). El Betis quiere pero es víctima de sus imperfecciones. Pocos conjuntos generan más en las áreas rivales que el de Setién en estas últimas jornadas. Y ante rivales cualificados como el Sevilla y el Valencia. Pero la historia se repite. Los uy no dan puntos. Lo hacen los goles. Y el Betis tiene una carencia grave ahí.

En enero pudo corregirla. Manejó un ramillete de delanteros pero ninguno se ajustaba a los parámetros. Unos por nivel, la mayoría por precio. Cierto es que otros clubes que acudieron al mercado en busca de goles apenas lo encontraron. Ejemplos hay como el Valencia con Rubén Sobrino, el Barcelona con Boateng o el Sevilla con Munir. El Betis fío su suerte en Jesé y erró al dejar salir a Sanabria. Eran compatibles. No había necesidad de abrirle la puerta al paraguayo sin fichar a alguien para ese puesto. Jesé era una moneda al aire y un complemento, no el nueve que demandaba el grupo.

La lógica se impuso en el verano porque el Betis respetó el estatus que se habían ganado Loren, Sergio León y Sanabria, que se turnaron como goleadores la pasada campaña. Ninguno funcionó de verdad este curso. Y ahí ha residido uno de los grandes problemas béticos. Un dolor en su día a día. Lo Celso y Canales han tenido que llevar esa responsabilidad anotadora, fuera de sus perfiles y también de lo principal de su aportación.

Porque el Betis tiene ocasiones. Llega al área y prueba a los rivales. Ahora más que en una fase en la que se le nubló el tercio final. Ahora lamenta las oportunidades falladas. Si no es por una cosa es por otra. Jesé vive el síndrome que antes sufrieron otros. La portería se le queda chica. Se pierden en la nada las asistencias de Joaquín, Lo Celso o Canales. Sin gol es difícil conseguir los objetivos. Lo más caro, lo más importante. Un buen delantero incluso hubiera tapado las carencias que ahora se ven. Pero nadie ha logrado cubrir ese hueco. Quedan cinco jornadas. El Betis produce pero le cuesta definir. Una historia ya repetida. Le resta corregirla para ir a Europa.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @Orgullo_Nervion: El XI del #SevillaFC ante el FC Dallas: Vaclik: Jesús Navas, Koundé, Carriço, Escudero; Fernando, Banega, Franco Vázqu… - 2 horas ago