Rubi da instrucciones a Fekir durante el Betis - Valladolid
Rubi da instrucciones a Fekir durante el Betis - Valladolid

Continuidad

El equipo de Rubi ha de madurar en su estilo y sostenerlo durante más tiempo de manera equilibrada en los partidos
Por  9:48 h.

El Betis es un equipo por hacer. Una vez más. La apuesta por Rubi parecía que iba a conllevar mayor continuidad al proyecto de Setién pero el catalán ha optado por tomar una vía propia, lo que no está mal. Cierto es que predica buen gusto con la pelota pero también que se ha propuesto darle al bloque su propia personalidad. Eso no puede ser censurable, quizás todo lo contrario. Es su idea, es su apuesta, pero necesita, pues, tiempo. Un bien preciado en el fútbol. Tiene jugadores de calidad para ello pero en Heliópolis se demandan resultados y sensaciones. Y a lo mejor no es la vía más corta. Sin duda lo primero es más importante, puesto que sirve para que lo segundo se perciba con otro cariz. Y porque es lo principal en este juego. El otro son caminos para alcanzarlo. Mientras llegan o no, al Betis se le ven virtudes y carencias casi por igual en este arranque que puede ser catalogado de decepcionante aunque no definitivo, puesto que aún resta mucho para que las valoraciones no tengan vuelta atrás. No es fácil la empresa que tiene Rubi ante sí pero eso no es una novedad.

 

 
Ocurre que esa continuidad que se demandaba ha de verse en el campo. Más allá de seguir lo que ya se venía edificando, por apreciar que el equipo de Rubi es capaz de jugar a lo mismo durante los 90 minutos. O bien, que tiene la virtud de darle al choque lo que va demandando en cada momento. Y eso aún falta. El técnico catalán le ha transmitido su valentía, algo incuestionable, porque sus jugadores encaran y van hacia la meta rival con determinación. Y amor propio hay de sobra, lo que es buena cuestión para el análisis. El problema está en el balance, que hace que todos sus centrales parezcan que están rindiendo por debajo de sus posibilidades. No es eso casualidad. Vivir en el alambre tiene ese peligro. No hay red para una zaga que ha de soportar gran parte del peso en la salida y prácticamente todo en la resta.

 
No es algo que se solucione con un único fichaje o ajuste. Quizás estas dos semanas de parón puedan ser positivas para que Rubi ponga en práctica lo que prepara en su laboratorio. Es un entrenador que quiere controlarlo todo y así lo ha demostrado en este tiempo en el Betis. Explica bien las cosas a la plantilla, muestra argumentos y su lectura de los encuentros sobre la marcha es sobresaliente. Sin embargo, el Betis no acaba de carburar. Le falta continuidad en el juego, gestión acertada de momentos complicados y soltarse de la ansiedad de vivir tanto tiempo por debajo en el marcador. No puede dar la sensación de estar en un minuto 80 permanente porque se acumulan las precipitaciones abajo y arriba. Y no hay corazón ni físico que resista eso.

 
Está claro que esta temporada no está siendo un paseo para ningún equipo del nivel del Betis. A todos les cuesta enlazar triunfos y que el VAR y otras circunstancias están pesando en la valoración de lo que hacen los verdiblancos sobre el terreno de juego pero que tantas circunstancias, o excusas, no tapen el bosque de problemas que debe solventar el grupo heliopolitano por capacidad y responsabilidad antes de que esta situación incómoda ahora se convierta en un imán de asuntos más serios. El calendario varía el perfil de los oponentes pero la facilidad o dificultad la hará el Betis en su caminar, pero el Betis necesita esa continuidad de sensaciones, juego y resultados que debe aportar Rubi con la colaboración de sus jugadores.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: Rubi se ha pronunciado sobre la necesidad de un mediocentro defensivo en el #Betis https://t.co/amNIZ6hDAD - 9 horas ago