Fabián celebra su gol con Sergio León en el derbi Sevilla-Betis
Fabián celebra su gol con Sergio León en el derbi Sevilla-Betis

Derbi

El Betis lleva toda la temporada representando a los suyos hablando en el campo y quiere ponerle matrícula a un año sobresaliente
Por  15:40 h.

Llegan las cinco de la tarde y las prisas corren por el cuerpo. “Vamos, que llegamos tarde”. No quieren perderse ni un minuto. Como esas palomas que se distraen sobre el césped antes de que lleguen los balonazos. Es parte de un rito, de una sensación familiar. Camiseta preparada desde hace días, pantalones cómodos y hasta ropa interior de la suerte. Todo acompaña. No es un día normal. Cualquier ayuda vale porque las supersticiones son ese convencimiento íntimo de que también depende de uno lo que va a suceder sobre el terreno de juego. De camino sortea los puestos de pipas. “Hoy no, que necesito las manos para aplaudir hasta que salga humo”. Es un derbi, uno de esos días esperados en el Benito Villamarín. Y más esta temporada, cuando la pesada carga de la mochila de las derrotas se liberó en el Sánchez-Pizjuán en ese mágico día de Reyes. Allí se quedaron mofas, burlas y desprecios. Goleadas, afrentas y desconsideraciones. Vergüenzas, decepciones y frustraciones. Renació un Betis que ahora brilla en LaLiga a punto de abrochar una campaña sobresaliente. Que puede presumir de lo que tiene, que enorgullece con su fútbol a sus más de 50.000 fieles cada fin de semana y que quiere más y más, con una ambición que se respira por los cuatro costados de este club. Que está pleno de ganas de ganar y no parar jamás. Esta campaña ha sorteado muchos “nunca” haciendo posible hitos históricos, superando fronteras jornada a jornada. Y le queda todavía un reto. Pero hablando en el campo, que es donde se debe. Allí donde ha abierto los ojos de los descreídos para convencerles de que Setién ha marcado el camino correcto, de que sus jugadores saben lo que hacen. En el derbi puede pasar cualquier cosa porque es un partido especial, porque el rival más que duplica el presupuesto a pesar de que la clasificación no lo muestre, porque el objetivo bético teórico está ampliamente conseguido, pero hay metas del corazón verdiblanco que la fría cabeza no entiende. Porque la ilusión ya tiene una base cierta, que Boudebouz puede sacar conejos de su chistera, que Guardado condensa toda la fe del beticismo, que Bartra inspira toda la confianza del mundo, que Javi García es un sostén de acero, que Fabián igual vuelve a marcar en el minuto uno, que Joaquín parece que tiene 20 años menos… Es el Betis que representa a los suyos, a una fiel parroquia que quiere seguir disfrutando, viviendo en su fiesta porque el fútbol no es otra cosa que eso, para ponerle matrícula a una temporada de ensueño.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: ENTREVISTA --> Inui: “No me siento atascado pero quizás desde fuera se ve mejor cómo estoy” https://t.co/UNp2PDkB8C #Betis vía @… - 15 mins ago